Retail
Viernes, 22 de Mayo del 2015

30 de las 75 compañías top de lujo del mundo ya operan en Perú

El potencial no está solo en centros comerciales como el Jockey Plaza, sino también en zonas claves como San Isidro y Miraflores.

La palabra lujo está cada día más ligada al mercado de consumo peruano, y es que desde hace algunos años su ingreso fue impulsado por la mejora del consumo, tendencia que continuará en los próximos años.

Con un sector retail que se estima que crecerá cerca de 9%, se está creando un efecto llamado marcas de lujo que ven al Perú como uno de los más interesantes de Latinoamérica, indicó al diario Gestión, Diego Stecchi, managing partner de Luxury Retail Partners.

Si bien el mercado peruano aún es pequeño en el contexto de la región, es de los que tienen un mayor potencial. Francisco Revelo, socio de servicios de consumo masivo de Deloitte Perú, afirma que solo 30 de las de las 75 compañías top del mundo, están presentes en el país.

“Los representantes del retail vemos con mucho interés los proyectos de desarrollo comercial que actualmente los operadores locales están impulsando. Para que esta apuesta por el Perú sea una realidad, el país necesita afrontar unos retos a media no y largo plazo que generen nuevo potencial económico”, dijo Stecchi.

Lo que destaca es que el concentrado de marcas de lujo se sitúa en Lima, en el Jockey Plaza, que aglutina a un gran número de marcas, pero no a todas. Aunque añade que realmente hasta ahora “no existe lugar en Lima –mall o calle–, verdaderamente atractivo para las marcas de lujo”.

¿Por qué es tan importante estar en Lima?

El informe global “El poder del lujo”, de Deloitte, confirma que en el Perú, particularmente Lima, se adquieren productos de lujo asequible de un precio medio de US$ 300, aunque este gasto comienza a ascender hasta los US$ 500 en categorías como ropa de diseño, relojes, joyas, bolsos, accesorios, cosméticos y fragancias.

Stecchi refiere que Lima representa el mayor potencial en el sector y que los malls no son la única oportunidad que tienen las marcas de lujo para relanzar su presencia en la capital.

“De hecho, existen algunos proyectos en San Isidro y Miraflores que apuntan hacia la idea de aglutinar una selección de marcas de lujo en la calle”.

Pero no solo en Lima debería verse el desarrollo de las marcas de lujo. Diego Stecchi refiere que otro reto a afrontar es la penetración del sector en el resto de ciudades del país, particularmente en Cusco, “la cual es clave, por su historia y su creciente mercado turístico multinacional”.

Ubicando la “milla de oro”

La densidad del tráfico, que dificulta mucho los desplazamientos de una a otra parte de la ciudad capital es un factor a tener en cuenta a la hora de planificar un desarrollo de venta de las marcas de lujo, señala Diego Stecchi.

“Si queremos ofrecer nuestros productos al pú- blico que nos los reclama, probablemente es mejor abrir las tiendas cerca de sus lugares de residencia (San Isidro o Miraflores), que en un mall a una hora de distancia de la vivienda habitual”, dijo.

Esto, anotó, podría dar lugar a una “milla de oro”, es decir, una avenida en la que todas las marcas de lujo estén representadas.

Esta noticia es auspiciada por:

[post-views]
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email
Etiquetas