Retail
Jueves, 17 de Enero del 2013

Amancio Ortega y un imperio imparable: Inditex

A pesar de la crisis europea, la compañía gallega continúa creciendo rompiendo sus propios récords.

Puede ser visto como el éxito de un empresario, o cómo un fracaso de una economía. Lo cierto es que el arribo de Inditex al tope del IBEX 35, el principal índice bursátil de España, conformado por las 35 empresas con mayor liquidez que cotizan en la bolsa, provoca sentimientos encontrados.  Sin duda, la compañía debe felicitarse de cómo, en un contexto tan difícil e incierto, la textil ibérica es hoy casi la única empresa que sigue creciendo y comunicando incrementos en beneficios. Durante el primer semestre de 2012, la empresa fundada por Amancio Ortega se hizo con un beneficio de 944 millones de euros, un 32% más que el año anterior.

Sus accionistas deben de estar más que satisfechos. Desde su salida a bolsa, en mayo de 2001, Inditex ha multiplicado por más de cinco su capitalización bursátil.

La razón de su éxito sería su estrategia de producción limitada: “Produce pocas cantidades acotadas de cada unidad de producto y, si un producto no tiene la salida esperada, su problema es menor, puesto que se le aplican los descuentos necesarios para liquidarlos en la venta y quitarlos de stock en poco tiempo”. Lo cual, a la vez, “permite dinamizar la oferta en las tiendas”, explica, en Madrid, Tamara Levin, experta en Indumentaria, Textil y Mercadeo. A ello se une la fuerte internacionalización.

Lo irónico es que las virtudes del modelo “Amancio Ortega” son justamente la contrapartida de los defectos que impulsaron la burbuja inmobiliaria y el desastre posterior en la península: construcción masiva, local y sin descuentos.

[post-views]
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email