Estados Unidos
Jueves, 8 de Octubre del 2015

American Apparel negocia con sus acreedores para salir a flote

American Apparel

La firma norteamericana American Apparel afirmó que su declaración de bancarrota no afectará a sus negocios y tampoco habrá despidos en sus tiendas.

En un movimiento no imprevisto, este lunes, American Apparel se declaró en quiebra en el estado de Delaware en los Estados Unidos. Sin embargo, la compañía dijo que sus tiendas no se verán afectadas por la presentación de este recurso, y tampoco habrá cierres de tiendas o despidos.

La compañía de moda con sede en Los Ángeles, que aún no ha reportado un beneficio desde el año 2009, ha estado luchando bajo el peso de grandes deudas, débiles ventas y una batalla legal prolongada y costosa con su fundador y CEO derrocado, el polémico Dov Charney.

La presentación de este recurso legal viene de la mano de un acuerdo de American Apparel con sus acreedores, quienes han garantizado que reducirían la deuda de la minorista de $ 300 millones a $ 135 millones a través de la conversión de deuda por acciones de la empresa con los tenedores de bonos.

El acuerdo, que aún requiere la aprobación de la corte de bancarrota, permitiría American Apparel mantener sus operaciones de fabricación, que se encuentran en Los Ángeles, y sus 130 tiendas en Estados Unidos, dijo la compañía. Asimismo, las operaciones en el exterior de la empresa minorista no se verán afectados por la reestructuración.

LEE TAMBIÉN: Oaktree inyectaría 175 millones de dólares para salvar a Quiksilver

ACREEDORES TOMARÍAN EL CONTROL DE COMPAÑÍA

La quiebra acabaría con los actuales accionistas de American Apparel, incluyendo Charney, cuya participación en la compañía era un valor aproximado de $ 8.2 millones a partir del viernes, según el New York Times. Además pondría a los acreedores de la compañía en el control total.

La Bolsa de Nueva York, advirtió la semana pasada que American Apparel estaba en riesgo de ser retirado de la lista las acciones de la compañía cerraron a tan sólo 11.2 centavos el viernes.

Cabe recordar que en enero, American Apparel nombró a Paula Schneider como CEO. Ella lanzó un ambicioso esfuerzo para dar la vuelta a la compañía, un esfuerzo que se ve obstaculizada por la deuda de la compañía.

En una entrevista con el Times el domingo, Schneider indicó que la bancarrota sería dar a la empresa un nuevo comienzo.

“Nuestra carga de la deuda simplemente no era sostenible. No se puede hacer un plan de reestructuración sin efectivo”, Schneider dijo a Times. “Cada día, nos gustaría tomar decisiones sobre lo que íbamos a comprar, a pesar de que necesitábamos más para todo el mundo. Todos los días, tengo que elegir entre lo que me voy a comprar para la venta al por menor o al por mayor, o dar de comercio electrónico el dinero suficiente para desarrollar una aplicación móvil”.

Al 30 de septiembre del American Apparel operaba 227 tiendas en 19 países, incluyendo Estados Unidos y Canadá.

[post-views]
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email
Etiquetas