Retail
Viernes, 10 de Octubre del 2014

Casas de joyas peruanas son muy competitivas en la región

La producción peruana de joyas ha sabido colocarse a la par de lo mejor del mundo y mantener su mercado.

Si en el resto de América Latina el producto de lujo en que más se gasta es, de lejos, la prenda de vestir, en el Perú, la compra de joyas le disputa ese lugar. Se trata de un gusto muy antiguo y que ha permitido, además, el desarrollo de una oferta local que compite con las marcas del exterior.

“En G&G Joyeros podrás encontrar lo mismo o más que en cualquier joyería europea de lujo. Nuestros diseños evocan las tendencias europeas por más que son creadas en casa”, afirma Jack Gomberof, gerente general de G&G Joyeros, resaltando su propia marca, G&G Exclusive Collection, diseñada localmente y fabricadas en Italia.

Esta empresa peruana tiene la cadena de joyerías más grande de Sudamérica, con 11 boutiques, una de las cuales está en Santiago de Chile. Su oferta se complementa con las ‘top’: Chopard, Messika, Pomellato, Gucci, Piaget y Jacob&Co.

Héctor Banchero, gerente general de la Casa Banchero, señala también que la joyería nacional o internacional se rige en función a la moda.

“El cliente es más exigente y exquisito, por lo que la oferta debe asegurar innovación constante y buscar diferenciación a través de la exclusividad”, sostiene Banchero.

Aldo Noriega, de Joyería Aldo, agrega que las casas de joyas peruanas siguen siendo muy competitivas, sobre todo en precios y posventa. Y también está el alto conocimiento del cliente peruano.

Claudia Rey, directora de Baliq Joyerías, dice que han identificado una tendencia por los diseños limpios y suaves que acompañan a la mujer elegante.

“El 2015 lanzaremos nuestra colección de joyería para la mujer Baliq y la nueva temporada”, anuncia.

En cuanto a las piedras más preciadas en el mercado peruano, Gomberof, de G&G Joyeros, lista a los rubíes, zairos y esmeraldas.

[post-views]
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email