Retail
Martes, 8 de Marzo del 2011

Centros comerciales se expanden en provincias

Se busca ajustar la oferta a su población y su capacidad de gasto, apostando por ‘power center’ y los ‘strip center’.

Por Alejandra Acosta

 

La carrera por inundar de centros comerciales las provincias recién está empezando. Después de que Real Plaza, del grupo Interbank, pusiera la valla alta anunciando que en mayo tendrá listo un centro comercial en la ciudad de Juliaca, en Puno, la aguja de la brújula de los operadores de ‘retail’ moderno ha empezado a girar sobre su eje y apuntar hacia los 1,3 millones de kilómetros cuadrados del territorio nacional.

Con cerca de 40 centros comerciales operando y desarrollándose mayoritariamente en la costa –excepto los siete de Arequipa, Cajamarca,Huancayo y ahora Juliaca– ahora es el turno para que las ciudades de nuestra serranía accedan a dicho ‘retail’.

“Los nuevos destinos son Ayacucho, Huancavelica y Huánuco, que hasta hace poco eran impensables para un centro comercial. Y estos son planes que los desarrolladores están evaluando seriamente”, comenta Gonzalo Ansola, presidente de la Asociación de Centros Comerciales y de Entretenimiento del Perú (Accep).

Como explica Ansola, lo que se planea no es instalar centros comerciales con más de 30 mil m2 de área arrendable –el tamaño de los Real Plaza en Arequipa y Huancayo o el del Centro Cívico en Lima– en las ciudades llamadas de segunda y tercera línea, sino ajustar la oferta a su población y su capacidad de gasto, apostando por los formatos de ‘power center’ y de ‘strip center’.

Eduardo Herrera, country manager de la chilena Parque Arauco, coincide en que los nuevos desarrollos que se anunciarán este año tendrán como ubicación geográfica ciudades que aún están vírgenes de ‘retail’.

“En los próximos cinco años va a haber una carrera de los desarrolladores por llevar una oferta comercial moderna a por lo menos 20 ciudades de segunda y tercera línea y en 10 años, el área arrendable que ahora ronda los 1,2 millones de m2, se triplicará”, pronostica.

Para dar un ejemplo, la empresa se prepara para inaugurar antes de la mitad del año un Mega Plaza de 22.000 m2 de área arrendable en Chimbote, con una inversión de US$16 millones, en sociedad con el grupo Wiese. Así, la alianza que identificó el potencial de Lima norte, apuesta por Áncash, el departamento que había sido saltado por los retailers que, saliendo de Lima, llegaron primero a Trujillo, a Chiclayo y a Piura en el norte.

Y no son los únicos, pues Real Plaza prevé terminar de construir un centro comercial también en mayo, que demandará una inversión de US$7 millones.

Pero la de Chimbote no es la apuesta más agresiva de Parque Arauco, que también opera el exitoso Parque Lambramani en Arequipa. “La compañía ha hecho un aumento de capital de US$230 millones esta semana para financiar proyectos en Colombia, el Perú y Chile. Queremos atraer la mayor parte de esa inversión al Perú y antes de que termine el primer semestre anunciaremos proyectos que van a sorprender a todos”, revela.

Aunque no adelantó qué localidades estarían en esos planes, Herrera comenta que están buscando ciudades de segunda línea en niveles de población e ingresos. “Hay una variación conceptual en la que todos los mercados se están volviendo atractivos y todos estamos viendo cómo llegar a esas ciudades primero con formatos desde 10.000 m2. También nos motiva que los terrenos estén por las nubes en los destinos obvios”, indica.

Y es que pese a que muchos de los desarrolladores hasta ahora han apostado a lo seguro, los números muestran que hay un amplio abanico de ciudades que cumplen, en teoría, los requisitos para la instalación de un centro comercial: una población de más de 200 mil habitantes y un ingreso per cápita relativamente alto.

Revisando las proyecciones de población para el 2011 del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), se encuentran ciudades con un área de influencia a nivel de provincia como Tacna, Cusco, Ayacucho,Huánuco e Iquitos que superan esa masa crítica. Asimismo, por el nivel de gasto per cápita al 2009, resaltan Tacna, Ilo,Pucallpa Tarapoto, Iquitos, Cusco y Cerro de Pasco con indicadores que superan a Cajamarca, el próximo destino del aventurero Real Plaza, que entrará a competir en el 2012 con El Quinde Shopping Plaza, único bastión del ‘retail’ moderno en esa ciudad desde el 2006.

Ekimed, el único operador grande que nació en provincias y que opera ese centro comercial, se prepara para enfrentarse a su vez con Multimercados Zonales, del grupo Romero, que entró a la capital sureña con su Plaza del Sol en el 2008, con Sodimac y Tottus como anclas.

“Tal y como hicimos en Cajamarca, El Quinde será el punto de encuentro de los iqueños y lo desarrollaremos en dos etapas. Para la primera, hemos cerrado contrato con Maestro y con un operador de cines, y estamos evaluando a dos grandes supermercadistas, uno nacional y otro internacional que recién está entrando al mercado, además de una tienda por departamentos”, revela Enrique Melián, gerente general de Ekimed.

Como se conoce, Ripley es la única departamental que aún no ha entrado a Ica, así que esta sería una de las ocho tiendas que la chilena abrirá en el Perú entre el 2011 y el 2013. “En una segunda etapa tendremos una segunda tienda por departamentos y un centro empresarial”, dice.

El centro comercial se levantará en un terreno de 55.000 m2, con una inversión de US$28 millones y estará listo para la campaña navideña de este año.

Al mismo tiempo, Ekimed continúa con sus proyectos de un mercado de abastos en Chimbote y tiene congelado el proyecto de otro EL Quinde en Sullana, Piura, debido a que el área es susceptible ante el fenómeno de El Niño.

Haciendo el ejercicio de mirar hacia el futuro, Melián pone la puntería en una zona en la que hasta ahora solo han ingresado el grupo Interbank con Plaza Vea y Cineplanet: el cluster Tacna-Ilo-Moquegua.

“Todo el Perú tiene potencial, solo hay que ser creativo e intuitivo para encontrar los formatos adecuados a cada localidad y encontrar los operadores y ‘retailers’ que busca el público” y señala que también evalúan proyectos en Ayacucho, Cusco y en Tarapoto.

¿Y cuál es ese formato que funciona fuera de Lima? Los entrevistados coinciden en que el secreto es una buena oferta de entretenimiento, servicios y gastronomía. Herrera tiene su fórmula. “Conocer bien al futuro cliente y concentrarse en que las tiendas menores le gusten. Las anclas atraen flujo, pero ahí no está la rentabilidad”, dice. En tanto, Mall Aventura Plaza –integrada por Falabella, Ripley y Malls Perú–, tiene casi cerrada la compra de un terreno en Huancayo y está a la caza de áreas en Ica y Chimbote para entrar a competir con su mix de Saga Falabella, Ripley, Tottus y Sodimac. Como se ve, la carrera continúa.

[post-views]
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email