Internacionales
Lunes, 11 de Agosto del 2014

Cinco consejos para mejorar el packaging de tu producto

¿Cómo tentar al consumidor para que en segundos decida una compra?

Las cinco claves para que un producto sea elegido por el cliente:

Conocer el mercado

Hacer un relevamiento de la competencia en el mercado y las características del rubro, es primordial para que el consumidor pueda reconocer fácilmente el rubro o familia de producto al que pertenece.

“Esto va a condicionar el diseño y, en el caso de un producto existente, a evaluar su ‘estado de salud’”, sostiene Carla Finocchietti, de Grupo A, especialista en comunicación y diseño.

Para ello, hay que identificar el perfil y posicionamiento estratégico. También, “analizar paradigmas estilísticos del rubro (los códigos que se manejan -si existieran- dentro del sector, relevamiento de pares) y valores marcarios propios (gráficos y extragráficos)”, explica Eugenia Carlesi, profesora de Diseño Gráfico en UADE.

Ganar visibilidad

“Es fundamental porque en solo ocho segundos se concentra la decisión de compra del consumidor”, explica Martín Muchnik, director de Muchnik Design.

Para Carlesi, es primordial tener en cuenta el recorrido del producto antes de llegar al consumidor, ya que incidirá en la resistencia al almacenaje y transporte, limitaciones de forma, tamaño y peso, así como requerimientos de shelf-life (tiempo de almacenamiento).

Explorar el diseño. “Explorar las opciones que te da ese envase y sus limitaciones. Se puede generar un diseño a partir de su morfología, explotando cierta característica.

Pero, hay que tener en cuenta limitaciones técnicas, como de qué material está hecho, para no llevarnos sorpresas a la hora de imprimir. Es importante bocetar a mano, con lápiz. La máquina en primera instancia resulta obsoleta”, repasa Finocchietti.

Pensar en el consumidor

Se define al envase como ‘vendedor silencioso’, dice Carlesi. Más allá de que no es sólo eso, Muchnik resalta la importancia que tiene a la hora de llegar al consumidor, sobre todo paras las pymes.

“Las firmas más pequeñas tienen menos recursos para hacer campañas publicitarias. Su foco debe orientarse a las acciones más redituables. Teniendo en cuenta que el 75% de las decisiones de compra se realizan en el lugar de venta, la inversión en el packaging es estratégica”, recomienda el titular de Muchnik Design.

Menos es más. Es ideal contar con un manual de marca. Si no es así, es importante definir los recursos con los que trabajar: tipografías, paleta cromática, fotografía, ilustración. A la hora de diseñar: menos es más. No se requiere un catálogo de recursos, sino codificar elementos.

“Lo que podés decir en el envase es muy poco; por eso, hay que hacerlo sencillo para que la gente lo vea. En los últimos años, se incorporaron los códigos QR, que no tienen ningún atractivo visual, pero suelen ser una herramienta de promoción publicitaria, vinculando al consumidor con la web”, finaliza Muchnik.

[post-views]
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email