Internacionales
Miércoles, 18 de Marzo del 2015

Colella’s Supermarket cierra sus puertas en Estados Unidos

Luego de 70 años, el cierre de estas tiendas simboliza el declive de los negocios de alimentos en el país.

A los 59 años, Dale Danahy, es presidenta de Colella’s Supermarket de Hopkinton, Massachusetts, un lugar que el mundo conoce como punto de partida de la Maratón de Boston. Para la población local, es la sede del local de alimentos y bebidas que cierra sus puertas luego de 70 años.

Danahy forma parte de la operación desde hace 45 años, dado que comenzó a los 14 en la sección de alimentos frescos. A lo largo de décadas ella y sus cinco hermanas trabajaron en el local. Tres se quedaron, y presenciaron su expansión y modernización hasta el 2010, con una renovación de US$1,5 millones, que le dio ventaja sobre la competencia.

Ahora que la actividad minorista ha migrado a la web, tiendas como Colella’s constituyen un ejemplo de las ya raras tiendas y cafés en un mismo local, donde todos se conocen por el nombre. Los clientes que acudían a comprar alimentos encontraban vecinos y amigos.

“La gente me decía que pensaba dedicar cinco minutos a hacer unas compras y que tardaba 45 porque veía a todos sus conocidos”, dijo Danahy, que dirigía la tienda de 1.950 metros cuadrados (21.000 pies cuadrados) junto con sus hermanas Diane y Sandy. “Lo que se ha perdido aquí es la comunidad”.

Cierre de tiendas locales

Se cuenta lo mismo en todas partes. Entre el 2002 y el 2007 se cerraron 3.000 locales de alimentos, según los datos más recientes del Censo de los Estados Unidos. La tendencia se profundizaría al darse a conocer nuevas cifras más avanzado el año, según Stacy Mitchell, del Instituto de Autoabastecimiento Local.

El poder adquisitivo de cadenas más grandes como Walmart Stores, que tiene ingresos anuales por alimentos de US$156.000 millones, es tan fuerte, que las tiendas de menor magnitud se han visto obligadas a consolidarse, dijo Mitchell, que dirige el grupo de Minneapolis.

Lo que queda es un contexto de precios imposible para comercios como Colella’s, cuyas ventas brutas de US$13 millones –en los mejores años- han declinado muy por debajo de ese nivel.

Danahy, que se describe como una adicta al trabajo y que ha participado cuatro veces en la Maratón de Boston, recuerda la llegada a la ciudad el 2011 de Price Chopper, una cadena con 134 locales con sede en Schenectady, Nueva York, que se quedó con más del 10% de las operaciones de Colella’s Supermarket.

Esta noticia es auspiciada por:

[post-views]
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email
Etiquetas