Internacionales
Martes, 14 de Julio del 2009

El fin del sueño californiano golpea a El Corte Inglés

Después de varios meses de rebajas y liquidación, Gottschalks ha echado el cierre
La compañía llevaba 105 años en el negocio de los grandes almacenes
El Corte Inglés es el accionista extranjero mayoritario con el 16% de las acciones

Por BEATRIZ GARCÍA (SOITU.ES)

SAN BERNARDINO (CALIFORNIA).- Ayer fue la última vez que los emblemáticos grandes almacenes Gottschalks abrieron sus puertas. Lo único que la crisis californiana ha dejado de ellos son unos carteles que dicen “Store closed” (Tienda cerrada) y una liquidación en un par de tiendas del norte del estado con rebajas de hasta el 80%. Ésta sería una noticia más sobre la dramática situación económica que vive California si no fuera porque uno de los principales accionistas extranjeros de la empresa en bancarrota es El Corte Inglés.

Así empezaron. (1916)
Según Bloomberg, la compañía con sede en Madrid tiene el 16% de las acciones totales de Gottschalks y es el accionista extranjero mayoritario de los almacenes.
Los negocios de El Corte Inglés en EEUU comenzaron en la década de los 80, cuando la empresa —aprovechando el ‘boom’ de sus tiendas en España— decidió invertir en el extranjero. En 1983 se animó a comprar Harris Company, una red de tiendas con base en San Bernardino (California), que mantuvo hasta 1998, cuando las ventas de estos medianos almacenes empezaron a descender considerablemente. Entonces los almacenes californianos y la empresa presidida por Isidoro Álvarez llegaron a un acuerdo por el que Gottschalks absorbió Harris. A cambio, El Corte Inglés se quedó con el 16% del accionariado de Harris-Gottschalks y dos edificios: uno en el centro de San Bernardino y otro en Moreno Valley Mall.
Pero una década más tarde llegó la crisis californiana, un mal económico devastador que no se apiada de nada ni nadie. Ni siquiera de negocios como Gottschalks, que, fundado en 1904, fue pionero en instalar aire acondicionado y aceptar tarjetas de crédito. Innovaciones éstas que le posicionaron en el mercado como el líder en las décadas de los 70 y 80, pero que no fueron suficientes para luchar contra sus grandes competidores del presente: Macy’s, Target y Wallmart. Ahora las palabras éxito e innovación se han cambiado por bancarrota y liquidación, y las puertas de su última tienda abierta ya se han cerrado para siempre. Según publica The Press Enterprise, un equipo de consultores de El Corte Inglés habría viajado a California hace unos meses para estudiar con detenimiento los libros de cuentas y saber qué ha llevado a una de las empresas mejor consideradas del país a la ruina.

B.G
Así acabaron. (2009)
A las once de la mañana de ayer en el Gottschalks de San Bernardino (California) no había ni un alma. La escena era un poco inquietante: un edificio enorme —tipo El Corte Inglés— totalmente abandonado, y un aparcamiento gigante donde no había ni un solo coche. La imagen parecía sacada de una superproducción estadounidense donde alguna catástrofe ha terminado con la humanidad y ya sólo se ven restos de una sociedad superconsumista a la que le gustaba comprar en grandes espacios. La presencia en Internet también se ha esfumado.web se ha caído y es casi imposible obtener información sobre en qué tiendas, de las 38 que hay en California, hay todavía liquidación. En el 90% de los teléfonos de Gottschalks no hay nadie al otro lado. Sólo en el establecimiento de Fresno una dependienta responde a la llamada y da por primera vez una señal de vida en horas. “Ya sólo queda abierta nuestra tienda y un par de ellas más en todo el estado. Ahora mismo hay mucha gente comprando en el departamento de cosmética y perfumería porque tenemos ¡descuentos de hasta el 85%!”, explica. La
Pero quizás esta falta de información se deba a que los grandes almacenes, aunque con los últimos coletazos de liquidación durante este fin de semana, ya se habían dado por muertos hace meses. Concretamente en enero, cuando —después de dos años buscando un comprador desesperadamente— Gottschalks se declaró en bancarrota. La esperanza de no acabar como Circuit City, Linens n Things o The Sharper Image —otras grandes superficies que han cerrado sus puertas recientemente— se esfumó cuando un grupo inversor chino, que estuvo al principio interesado, dijo que se echaba para atrás y no compraba Gottschalks. Mediante esta negativa se dio paso a la venta de las mercancías (menaje del hogar, ropa, cosméticos, joyería…) a través de una compañía experta en liquidación. Los productos llevan de rebajas y liquidación desde abril y las tiendas se han ido cerrando progresivamente.
Para aquellos nostálgicos que pensaban pasarse a última hora de ayer a buscar alguna ganga y despedirse de un negocio que lleva ‘toda la vida’ en California, el presidente de Better Business Bureau, Doug Broten, lanzó un mensaje muy claro: “Tenéis que tener claro que durante la liquidación ya no estáis comprando a la empresa en la que habéis confiado durante décadas. Ahora le compráis a los liquidadores, que han ganado en juicio el derecho a utilizar el nombre para tratar de vender. Pero no son Gottschalks”. La mayoría de los clientes habituales coincide en que es una pena que los almacenes cierren “por la gente que se queda sin trabajo” —en total 5.200 personas se han ido al paro— y porque era un sitio mítico donde comprar y “conocido por todas las generaciones”.
¿Qué va a pasar con los 58 edificios de Gottschalks?
Ahora los dueños de Gottschalks están centrados en qué hacer con los 58 edificios donde albergaban los grandes almacenes. Hay 38 en California, siete en Washington, cinco en Alaska, dos en Idaho, cuatro en Oregón y dos en Nevada. Los dos edificios que pertenecen a El Corte Inglés están en California. Los inmuebles están muy bien situados. Suelen ubicarse en el centro de la ciudad o en una parte privilegiada de un centro comercial, por lo que se espera que se puedan alquilar o vender pronto. Los primeros en echarle el ojo al pastel han sido Macy’s, lo más parecido a un Corte Inglés en EEUU, y Forever 21, sólo de ropa dedicada a un público joven.
Macy’s, con fama ‘pija’ y especializada en ropa de marcas como Calvin Klein o Ralph Lauren, tanto para el hogar como para vestir, ha mostrado su interés por las localizaciones de River Park y Visalia. Además, está planeando mudarse cuanto antes a sus nuevas direcciones y no descarta hacerse con más inmuebles de Gottschalks en el futuro.
Forever 21, en plena expansión de marca por todo el mundo y acusada por diseñadores como Anna Sui de copiar descaradamente diseños que se ven en pasarela, ha anunciado que se instalará en los inmuebles de Fashion Fair y Hanford Mall. Hasta el momento, se desconoce qué pasará con los dos edificios propiedad de El Corte Inglés.

http://www.soitu.es/

[post-views]
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email