Internacionales
Jueves, 17 de Abril del 2014

Escasez de alimentos en supermercados de Venezuela

Tres de cada diez productos básicos han llegado a tener altos niveles de escasez.

Las estadísticas oficiales, medidas por la máxima autoridad monetaria del país, establecieron el desabastecimiento de bienes esenciales en 31%, al citar fuentes oficiales. El dato no fue anunciado por la entidad, que viene registrando retrasos en la publicación de las estadísticas.

La inflación tampoco da tregua, a pesar de los planes implementados por el gobierno, que incluyen la expropiación de los comercios que suben los precios y, más recientemente, el establecimiento de una cartilla de racionamiento al estilo cubano.

El alza de precios registrada fue de 4,1%. Si se analiza, llega al 59,4%. En alimentos y bebidas no alcohólicas roza el 80%.

Esto marca un agravamiento de la ya delicada situación económica de 2013, que cerró con una inflación del 56,2% anual, y una escasez del 22,4%.

El nivel de desabastecimiento de algunos alimentos es inédito. Productos como el azúcar, la leche en polvo y los aceites han llegado a tener niveles de escasez superiores al 80%. Harinas y mantequillas han estado mucho tiempo por encima del 60%.

También algunos bienes indispensables para la higiene personal son muy difíciles de conseguir. El caso paradigmático es el del papel higiénico, que por momentos es prácticamente imposible de conseguir.

Esta combinación de factores ha alterado completamente la vida cotidiana de los venezolanos. En el peor de los casos, se ven obligados a hacer renunciamientos impensables años atrás. En el mejor, deben pasar varias horas por día recorriendo distintos comercios y haciendo largas colas para conseguir algunos bienes esenciales.

Frente a esta crisis, el gobierno de Nicolás Maduro sólo atina a denunciar especulaciones de los comerciantes y a responder con ideología. El canciller, Elías Jaua, llegó al absurdo de preguntar en un discurso: “¿Ustedes quieren patria o papel higiénico?”.

“Es una necedad compañero, porque un problema puntual de abastecimiento no puede medirse con un valor supremo como es tener patria. La patria no se mide en un supermercado, sino en la conciencia de los hombres y mujeres que habitan una nación”, apuntó.

La terrible combinación de escasez y subida de precios ha sido uno de los impulsores de las protestas que sacuden al país desde el 12 de febrero y que ya dejaron un saldo de 41 muertos.

[post-views]
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email