Especialista
Jueves, 18 de Mayo del 2017

Por qué la “empresa inteligente” es la ola del futuro

Por Jeff Schmitz, Chief Marketing Officer de Zebra Technologies.

email

 

Cuando pensamos en cómo funcionarán las empresas, los gobiernos, las organizaciones benéficas, los fabricantes e incluso la sociedad misma en el futuro, dos palabras vienen a la mente: Empresa Inteligente.

Una red mundial de sensores conectados mediante tecnología inalámbrica a computadoras que analizan los datos, le brindará a las empresas de todo el mundo más información y visibilidad sobre cómo funcionan las personas, los dispositivos y los sistemas.

Las empresas tendrán una nueva “inteligencia” para tomar decisiones en tiempo real.

Las ciudades sabrán y podrán controlar – en tiempo real – cómo fluye el tráfico, cómo el agua y la electricidad son asignados, y otros innumerables factores de la vida urbana.

Las empresas sabrán y serán capaces de reaccionar – en tiempo real – a cómo se mueven los productos y el inventario y dónde se necesitan.

Los fabricantes podrán saber – en tiempo real – qué partes se necesitan y producirlas de inmediato.

Las empresas serán conscientes de lo que está pasando y podrán actuar inmediatamente sobre esa información. Por ejemplo, las empresas serán capaces de decir dónde están sus empleados ahora, así como planear donde deberían estar en el futuro para satisfacer las necesidades de los clientes.

En el corazón de la empresa inteligente se encuentran sensores como las etiquetas de identificación por radiofrecuencia (RFID) que combinan un chip de computadora con una antena de radio para rastrear y transmitir datos de forma inalámbrica a las computadoras.

Esta nueva visibilidad permitirá a las empresas crecer más rápido, tomar mejores decisiones respaldadas por datos y mejorar drásticamente la eficiencia de sus operaciones. Ahorrarán tiempo y dinero, serán más ágiles y tendrán una ventaja competitiva.

Esto será, si adoptan esta nueva tecnología.

Cómo la Empresa Inteligente ayudará a las empresas y a sus consumidores

El futuro de la conectividad conocido como Internet de las Cosas (IoT) ya está aquí.

Según Gartner Research 6.400 millones de dispositivos están conectados a Internet en 2016, un 30% más que en 2015, y llegarán a 20.800 millones en 2020. Sólo este año, 5,5 millones de nuevos dispositivos se conectarán todos los días.

En ese sentido, las empresas gastarán $235 mil millones este año para conectar dispositivos al IoT, de acuerdo a Gartner. Eso es 22% más que en el 2015.

En el 2014, aproximadamente 1.300 millones de personas estaban conectadas por dispositivos móviles inalámbricos, representando el 37,4% de la fuerza laboral mundial. Eso crecerá a 1,75 mil millones en 2020, representando el 42,0% de la fuerza laboral mundial, según Strategy Analytics.

Piense en un proveedor de atención médica que puede rastrear los signos vitales de un paciente y obtener el cuidado adecuado, a la persona adecuada, en el momento adecuado.

Actualmente, las enfermeras pasan el 30% de su tiempo ingresando los datos de salud en una computadora. Un rastreador inteligente lo hará automáticamente, en tiempo real, y el personal de atención médica estará libre para pasar más tiempo con los pacientes.

Veamos a un minorista que conecta los estantes de las tiendas con sensores y faros para hacer un seguimiento del inventario. Con los datos en tiempo real, puede enviar cupones para el 20% de descuento en un suéter al smartphone de un cliente mientras él o ella están de pie en la tienda – mirando el suéter.

Imagine a los propietarios de viviendas que pueden controlar sus casas a través de dispositivos habilitados para IoT, rastreando el uso de energía, haciendo un inventario de lo que hay en la nevera y pidiendo más comida en línea.

El impacto económico del IoT ya se puede sentir

El mercado de los dispositivos de identificación por radiofrecuencia (RFID), la tecnología subyacente para los sensores, está explotando.

Según la consultora IDTechEx, con sede en Reino Unido, las ventas totales de dispositivos RFID en 2015 fueron de 10.100 millones de dólares, frente a los 9.500 millones de dólares en 2014 y los 8.800 millones de dólares en 2013.

Esto incluye etiquetas, lectores y software / servicios para tarjetas RFID, rótulos, terminales y todos los demás factores de forma, tanto para RFID pasiva como activa. IDTechEx prevé que aumente a 13.200 millones de dólares en 2020.

A medida que el poder de cálculo se ha disparado y la cantidad de energía necesaria para cada cálculo se ha desplomado, la capacidad de rastrear y analizar datos está llegando a un punto en el que las empresas deben aprovechar.

De hecho, nos acercamos al punto donde los datos son el nuevo dispositivo. Las empresas que no se adapten a esta nueva forma de captura de datos, análisis y acción inmediata se quedarán atrás.

Y eso no es muy inteligente.

Este artículo es auspiciado por:

firma-base-01

email
[post-views]
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email
Etiquetas