Retail
Viernes, 22 de Junio del 2012

Europa: Alianzas entre diseñadores de primera línea y marcas masivas

La moda europea parece haber encontrado la estrategia para el vencer el panorama adverso.

El pasado 8 de marzo, las filas afuera de las tiendas de H&M en España eran de cuadras. En el momento que abrieron las puertas, cientos de ansiosas compradoras se empujaron para entrar y tomaron cuanto pudieron de los estantes, mientras que otras no dudaron en sacar la ropa de los maniquíes o de las vitrinas. De ir a los probadores, ni hablar, directo a la caja. Todo por conseguir una prenda de la colección de la firma italiana Marni para la marca sueca. “Las prendas se agotaron en 5 minutos en las 261 tiendas donde estuvieron disponibles”, explicó el encargado de comunicaciones de H&M, Toni Sánchez.

Aunque esta situación se contradice con la crisis económica europea que afecta al Viejo Continente desde mediados del año 2008, lo cierto es que la industria de la moda no se ha liberado de sus negativos efectos. Los coletazos del sobreendeudamiento europeo también llegaron hasta pequeñas tiendas, grandes cadenas del retail e incluso las maisons de la moda más importantes.

Uno de los casos más emblemáticos fue el cierre del departamento de alta costura de la casa francesa Christian Lacroix en el año 2009, tras declararse en bancarrota. “Nosotros queremos continuar, pero las dificultades inherentes a la crisis en el mercado del lujo redujeron considerablemente nuestros ingresos”, declaró el presidente de la marca, Nicolas Topiol.

La suerte de Lacroix también la corrió el grupo Arcadia, un gigante del retail inglés propietario de marcas como Topshop, Dorothy Perkins, Topman y Burton, que a fines de 2011 anunció el cierre de 260 tiendas en un plazo de tres años a causa del endeudamiento. Otras marcas más pequeñas como El Delgado Buil y David Delfin también debieron despedirse de la industria, mientras que varias de las que subsisten han debido enfrentar una disminución considerable de ingresos.

El escenario es adverso, pero el negocio de la moda, parece haber encontrado una buena estrategia para enfrentarlo. A través de alianzas entre diseñadores de primera línea y marcas masivas, también llamadas ‘fast fashion’. “Ellos aportan con su nombre y una propuesta creativa novedosa que refresca la firma con que se alían, mientras que las marcas low cost ofrecen una vitrina amplia y un público masivo”, explica Alejandra Gardiazabal, profesora del curso Proyecto de Colecciones del Duoc UC.

http://mujer.latercera.com/

[post-views]
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email