Internacionales
Viernes, 16 de Mayo del 2014

Gigante estadounidense Walgreens podría tomar el control de FASA

Para el próximo año, podrá ejercer una opción para quedarse con el 100% de FASA, decisión que ya habría aprobado.

Walmart es la mayor cadena de supermercados del mundo y de EEUU. Arribó a Chile en 2009, con la compra de D&S por casi US$3.000 millones. Ahora, Walgreens la mayor cadena de farmacias del mundo y de EE.UU. tiene un pie en Chile.

Walgreens tiene un 45% de la inglesa Alliance Boots, que recientemente llegó a un acuerdo con la empresa mexicana Casa Saba para adquirir las operaciones de Farmacias Ahumada (con presencia en Chile, México y Brasil), en una operación que podría superar los US$630 millones.

Pero Walgreens tiene una opción para tomar el próximo año el 55% que no maneja de Alliance Boots, con lo cual pasaría a tomar el control de FASA. El punto es que, según fuentes cercanas, la estadounidense ya tendría definido seguir este camino.

Walgreens es un viejo conocido en la industria de las farmacias en Chile. La compañía fue uno de los interesados en quedarse con FASA cuando José Codner (su fundador) inició las tratativas para vender la cadena en medio del caso de colusión de las farmacias. No obstante, la carrera aquella vez fue ganada por el grupo mexicano Casa Saba.

Cambio de mano

El grupo azteca es el mismo que recientemente llegó a un acuerdo con Alliance Boots para venderles FASA. Los británicos llegaron a un acuerdo con el grupo mexicano (que maneja el 97,8% de FASA), familia que a su vez tomó el control de la cadena de farmacias en mayo de 2010 tras adquirirle sus participaciones a Codner (51,1%) y Falabella (20%), en una operación que incluyó una OPA y que en ese momento se valoró en unos US$493 millones en efectivo y US$162 millones por hacerse cargo de la deuda de la compañía.

Operaciones en la región

No obstante, en estos tres años los mexicanos vendieron las operaciones que FASA manejaba en Perú, lo que les generó una utilidad de US$36 millones, además en septiembre de 2013, la compañía efectuó la venta de la totalidad de la filial CSB Drogarías, que contemplaba la operación de farmacias principalmente en Rio de Janeiro.

La transacción implicó un precio final de US$5,4 millones, con un efecto en resultados equivalente a una pérdida de $682 millones, destacó Feller-Rate en un informe de octubre de 2013 sobre FASA.

Y es que el grupo Casa Saba quería hacer caja y quedarse con sus operaciones más rentables. De hecho, en Brasil la cadena Farmacias Drogasmil presentaba persistentes pérdidas operacionales.

Desde hace varios meses que el grupo mexicano enfrenta un complejo panorama financiero. Precisamente por su inversión en Chile. Ha trascendido que los actuales flujos del conglomerado no están siendo suficientes no sólo para pagar la millonaria deuda asumida por la adquisición de FASA, sino incluso para cubrir los intereses del préstamo.

La compañía había informado hace unos meses al regulador mexicano que se encontraba en un proceso de análisis de opciones estratégicas potencialmente transformacionales, incluyendo alternativas de capitalización de ciertos negocios, fusiones, alianzas estratégicas y/o desinversión total de su negocio de distribución y venta al mayoreo de productos farmacéuticos.

[post-views]
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email