Retail
Miércoles, 26 de Diciembre del 2012

Hasta nueve proyectos de centros comerciales se prepara en la selva

Iquitos, Tarapoto y Pucallpa son las principales ciudades en las que buscan invertir Grupos empresariales.

La selva peruana está preparándose para ser identificada también en algunos años como un mercado moderno, gracias al aterrizaje cada vez más próximo de los centros comerciales.

Esta zona del país, en especial Iquitos, Tarapoto y Pucallpa tienen una economía saludable, producto de las inversiones petroleras, de la agricultura y de actividades agropecuarias e industriales a base de madera, que han generado un aumento en los ingresos y consumo de sus habitantes.

Según Sandro Vidal, gerente de investigación en Colliers International, estos indicadores, sin duda, ponen en vitrina y dejan entrever su potencial. El oriente peruano, pese a ser el 66% del territorio nacional, ha sido considerado la última parada de los ‘retailers’ nacionales y extranjeros.

Agregó que a la fecha, son 11 las ciudades del oriente más atractivas para el desarrollo del comercio moderno (incluye a Jaén por tener ceja de selva), identificadas en su estudio de prioridades de los 100 destinos con mayor potencial para el ‘retail’. Este ubica a Iquitos como la primera en la lista y la séptima en todo el Perú. Siendo Madre de Dios (Puerto Maldonado) el único departamento, de los cinco que forman la Amazonía, que no aparece en este ránking.

“En las ciudades más grandes como Iquitos, Tarapoto, Pucallpa, Yurimaguas y Lamas podrían establecerse centros comerciales con toda una oferta completa. Mientras que en Bagua Grande, Rioja, Moyobamba, Contamana y Chachapoyas la opción serían los ‘strip centers’”, comentó Aramburú.

Hoy son ocho los principales grupos interesados en llegar a la selva y alrededor de nueve proyectos en estudio y en proceso.

A mediados de año, Pentarama (dueños de la cadena de cines Cinerama) inauguró Cinerama Plaza, el primer ‘strip center’ de Tarapoto y de toda la selva. El ‘mall’ vecinal que incluye cinco salas de cine, una en 3D, un patio de comidas, nueve locales y ocho módulos requirió US$5 millones de inversión. Este estará operativo al 100% en el primer trimestre del 2013; sin embargo, el flujo de visitantes es abrumador, comenta su gerente de márketing, Julio García.

La compañía tiene entre sus planes replicar el modelo en Moyobamba, donde construirán un complejo de cinco salas de cine, juegos y patio de comidas. Su inauguración se proyecta para el segundo semestre del próximo año y demandaría US$2,5 millones.

Jaén (Cajamarca) podría ser su nueva parada, ya que cuentan con un terreno ahí, dijo García.

A esta ciudad también llegará Retco en el 2014. Con una inversión de US$7,5 millones montará un ‘strip center’ que albergará a un supermercado, patio de comidas, cines y una tienda de mejoramiento del hogar, revela su presidente ejecutivo, Martín Malara. Su apuesta es por desarrollar marcas regionales que complementen su oferta, además de extranjeras como la argentina Sunstar y Blaisten (uno de los ‘homecenters’ de Cencosud), entre otras firmas, con quienes negocian su ingreso a esta parte del país.

Por su parte el grupo Intercorp ya adquirió un terreno de 70.000 m2 en Tarapoto cerca al aeropuerto Guillermo Castillo, donde se ubicaría un Real Plaza, adonde ingresaría con todas sus marcas e incluso su colegio Innova Schools.

Supermercados Peruanos (que maneja Plaza Vea) no se queda atrás, también ha alquilado un local cerca a la Plaza de Armas de Tarapoto, refiere Dalmacio Hidalgo, gerente de la cámara de comercio de esa ciudad.

Metro, de Cencosud, estaría en ese mismo proceso. “Viene una competencia fuerte a nivel de supermercados, por lo que las marcas locales como La Inmaculada y Bigote tendrán que preparase”, manifiesta.

Saga Falabella se habría hecho del terreno de la fábrica Coca-Cola, pero aún se desconocen los detalles. Lo único oficial es el interés de la departamental por desarrollarse ahí y en Iquitos, según confirma su gerente central de Negocios, Alex Zimmermann.

En Pucallpa se anuncian dos proyectos concretos. Uno de ellos es el ‘power center’ a cargo de Open Plaza (Falabella). Este llegará con las anclas Tottus, Saga Falabella, Sodimac y la mexicana Cinépolis. El ‘mall’ se inaugurará el segundo semestre del próximo año, probablemente en agosto, comenta Nelson Torres, presidente de la Cámara de Comercio de Pucallpa.

El otro desarrollo está a cargo de Real Plaza, aunque su gerente general, Rafael Dasso, prefiere no dar mayor detalle. Se supo que este tiene un área de 55.400 m2 y se ubica en la avenida Centenario. Trascendió que se ejecutaría un Plaza Vea en el 2013.

Maestro también tendría todo planificado para operar el 2013, sostiene Torres.

Otro ‘mall’ vecinal que ya está en construcción es el Cine Star. Este se localiza en la esquina de los jirones Atahualpa y Raimondi en pleno centro de la ciudad. Esta cadena está también en Iquitos solo con salas de cine. Su inauguración está calculada para febrero o marzo próximos.

Víctor Manuel Valdivia, presidente de la Cámara de Comercio de Iquitos, señala que hace algún tiempo estuvieron en negociaciones con las cadenas de supermercados (Metro, Plaza Vea y Tottus) para vender el terreno de 4.500 m2 de área de venta y 3.100 m2 de estacionamiento que hoy ocupa su hipermercado Pirámide; sin embargo, nada se concretó. No obstante, han reanudado las conversaciones con Supermercados Peruanos. A 30 m2 de este local cuentan con otro terreno de 3.122 m2 que podría complementarse con el primero.

Valdivia también revela que están en conversaciones con Sodimac (Falabella) para venderles un área de 15.000 m2 de su terreno en el distrito de San Juan, a espaldas de la urbanización Juan Pablo II. “Esperamos llegar a un buen término en el primer semestre del 2013, a fin de que la tienda de mejoramiento funcione en el 2014”, anota.

Según detalla, el terreno de San Juan tiene 40.000 m2 y la idea es convertirlo en un centro comercial, el primero de la ciudad. Para ello han conversado con Corporación E.W., de la familia Wong, y con MZ Gestión Inmobiliaria, del Grupo Romero, para cederles el espacio o establecer algún tipo de alianza.

Pirámide también tiene otro terreno de 5.800 m2 en el distrito de Punchana, concebido para levantar un supermercado por tratarse de un espacio reducido.

Ripley, El Quinde (Ekimed) e Inmuebles Panamericana también quieren estar en la selva sin embargo a la fecha no tienen nada concreto. Enrique Melián, gerente general de Ekimed, asegura que es una plaza en la que van a estar, pero no en el corto plazo. De igual forma opina, el gerente general de Inmuebles Panamericana (sociedad entre el grupo Wiese y la chilena Parque Arauco) Percy Vigil, quién afirma que por el momento tienen otras prioridades. Cabe recordar que la firma estuvo en algún momento interesada en el terreno que hoy es de Open Plaza en Pucallpa.

Norberto Rossi, director ejecutivo de Ripley Perú, por el momento su interés se centra en plazas como Piura (donde abrirán su segunda tienda), Ica, Cajamarca y Lima (Av. Salaverry).

Para Percy Vigil la llegada tardía del ‘retail’ a la Amazonía responde a un proceso natural, porque la expansión se da tomando en cuenta factores como la distancia y la rentabilidad. “Los desarrolladores primero miraron Lima, porque era el mercado más grande, luego la costa, después la sierra y en cuarto lugar la selva”, añade Rolando Arellano, presidente de Arellano Márketing. Además, no es un secreto que los problemas logísticos y las grandes distancias son el talón de Aquiles de la selva, principalmente de Loreto, pues sus vecinos amazónicos sí tienen una buena interconexión vial.

“La logística es muy difícil, escasa y tremendamente cara. La única conexión para llegar a Iquitos es por la vía fluvial desde Pucallpa. Un kilo de carga enviada por río cuesta S/.1,00 y por vía aérea, S/.4,20”, detalla.

Valdivia agrega que lo único ventajoso es el reintegro tributario para Loreto, vigente hasta el 2015.

Ernesto Aramburú aconseja que al demorarse 30 días en llegar la mercadería, las compras tienen que ser bien pensadas y precisas. En el caso de la selva, se debería manejar un 50% más de stocks con respecto a Lima, lo cual significa un costo mayor de 60% a 70% en mercadería. Quizá los supermercados sí deban trabajar más con productos de la zona y los ‘malls’ desarrollar marcas regionales. Aún con estas carencias, el consumidor charapa está más pegado al modelo occidental con una orientación más moderna que el de la sierra, puntualiza Arellano.

Quienes han abierto paso a los grandes ‘retailers’ han sido las cadenas de electrodomésticos y de boticas. La Curacao (ahora en manos de Tiendas EFE, Linzor Capital y el Grupo Wiese), EFE, Elektra y Carsa, entre otras firmas, han llegado incluso hasta zonas menos desarrolladas, como Puerto Maldonado.

Carsa llegó a tener una fábrica de pequeños electrodomésticos en los 80 en la mencionada ciudad. Ahora tiene cerca de 15 tiendas, incluyendo Tingo María, anota su gerente general, Fernando Durán.

“Hemos aprendido a manejar nuestros tiempos, aplicando procesos logísticos más altos”, sostiene.

En el caso de las boticas, Gustavo Bravo, gerente general de Arcángel, recuerda que su representada e Inkafarma fueron las primeras en llegar, pues están allí desde el 2001.

A diferencia del consumidor de otras zonas, el selvático valora menos los descuentos.

Sin duda, el oriente aún es tierra virgen y trae una lluvia de oportunidades para distintos formatos de ‘retail’, que llegarán de la mano de los centros comerciales.

http://elcomercio.pe

[post-views]
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email