Internacionales
Martes, 22 de Abril del 2014

“La aventura colombiana ha sido la gran desilusión de estos casi tres años”

Sostuvo el presidente del directorio de La Polar.

“La aventura colombiana ha sido la gran desilusión de estos casi tres años”, comentó el presidente del directorio de La Polar, César Barros, en su carta a los accionistas incluida en la Memoria Anual 2013.

En la misiva, Barros explicó que parte de las causas de los problemas en Colombia fueron los contratos de “arriendos costosísimos, y fuera de todo rango para la industria, que sus dueños –lógicamente-  se negaron a renegociar. En el tiempo, los resultados mostraron que las ubicaciones escogidas por la anterior administración tampoco fueron buenas”.

Por lo mismo, indicó que la única alternativa para sacar adelante esa filial habría sido aumentar su volumen, abriendo entre diez a doce tiendas más “y lanzándose con gran audacia al mercado del crédito”.

Otro factor que expuso como causa de la crisis fue el alza de aranceles para ropa importada desde Asia que decretó el gobierno colombiano.

Por lo anterior, La Polar decidió ajustar el plan, priorizando Chile. Así, del último aumento de capital destinaron unos US$ 150 millones a la cartera de créditos a nivel local, US$ 30 millones a financiar el acuerdo con el Sernac, US$ 15 millones a la recompra de deuda, US$ 20 millones al plan de inversiones en Chile y US$ 50 millones a Colombia.

Además, contrataron a MBA Lazard para buscar un socio para la operación en ese país y posteriormente, “ante el mal resultado de esas gestiones, se decidió ampliar el mandato a la venta total del negocio”, explicó Barros.

En noviembre 2013, continua el relato, dejaron de inyectar recursos en esa filial y unos meses después decidieron cerrarla y liquidarla totalmente.

“Esto saca de La Polar un negocio difícil, de largo aliento, y que –incluso sin abrir nuevas tiendas- implicaba un sacrificio de caja cercano a los US$ 40 millones por año, y abriendo nuevas ubicaciones, fácilmente el doble o el triple de esa cantidad”, explicó.

Sobre la decisión de dejar el país cafetero el director del retailer dijo que aunque dura fue correcta. “La Polar requiere enfocarse en Chile, y actualmente no tiene los recursos necesarios como para crecer y/o mantenerse en un país de muy difícil estructura logística (…) y de un desarrollo de muy largo aliento”, precisó.

Renegociación

Barros también hizo mención al proceso anunciado la semana pasada de renegociar la deuda, esperando que sea tasada a valor de mercado -poco menos de 
US$ 100 millones- y no nominal 
-US$ 750 millones-.

Por lo mismo, junto al director Bernardo Fontaine; el asesor legal Juan Enrique Allard, y el gerente de Finanzas, Álvaro Araya, acudió ayer hasta las oficinas de LarrainVial para reunirse con los acreedores de la compañía.

Tras el encuentro Barros dijo a Diario Financiero que explicaron los estados financieros y la situación de la operación colombiana, “que era algo pendiente”. En todo caso, aseguró que en la cita, que se extendió por unas dos horas, no se habló sobre la renegociación de la deuda.

En tanto, otros participantes de la reunión señalaron que éste último punto sí se trató, analizando posibles alternativas. Además, dijeron que hubo consenso en que este tema debe resolverse pronto.

En la memoria el presidente de La Polar plantea: “Seguimos convencidos, y se lo hemos demostrado al país y al mundo, que por grande que haya sido el engaño, que por terrible que haya sido el desmanejo impuesto a la empresa antes de junio de 2011, con fe, paciencia y determinación se puede vencer al destino”.

[post-views]
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email