Retail
Viernes, 25 de Abril del 2014

La efervescencia del ‘shopping’ en el retail peruano

Once de los proyectos previstos para el 2013 fueron reprogramados para este año.

Fue por los 90’s que los peruanos tenían solo el Jockey Plaza, Larcomar y Plaza San Miguel, tres grandes retailers que en realidad eran solo para Lima. Han pasado veinte años y el boom, sin lugar a duda, se ha desatado.

A la fecha, el Perú cuenta con 60 locales en todo el país y 10 más se abrirán este 2014, cada uno con todo lo que un ‘mall’ de primer mundo puede tener.

Así lo señala Leonardo García Polo, country manager de Falcon, organización líder en negociación y reducción de costos, quien indica que los centros comerciales son un fenómeno social, ya no exclusivos del Perú.

“En realidad seguimos la tendencia de la Región. Un ranking elaborado en el 2013 por International Council of Shopping Centers (ICSC) señala que México es el país que más centros comerciales tiene (593), le sigue Brasil con 429, luego Venezuela (168), Colombia (151), Argentina, Chile y Perú. Los tres últimos con menos de 100 ‘malls’, cada uno”, afirma.

Según indican los expertos el crecimiento seguirá y para el 2021 habrá 137 locales en todo el territorio peruano. Es decir, lo que hasta ahora había tomado dos décadas se registrará en 6 años con un crecimiento acelerado de casi el 100%.

El último informe de la organización Lima Cómo Vamos, asegura que los supermercados y centros comerciales son la principal fuente de satisfacción de los limeños; y debe ser, porque en la actualidad es aquí donde se encuentra la mayor parte de estos.

Situación en provincias

Sin embargo, ahora los empresarios apuntan la expansión al interior del país. Por lo menos 50% de las ciudades en provincia aún no cuentan con un ‘mall’. Tumbes, Amazonas, Loreto, Pasco, Madre de Dios, Huancavelica, Ayacucho, Apurímac, Moquegua y Tacna son algunas de ellas.

“La expansión interna se viene con fuerza. Ya existen proyectos de grandes corporaciones como Parque Arauco (Chile) y Real Plaza (Perú) que tienen pensado llegar a Ayacucho y Moquegua. Otras cadenas comerciales como Coney Park, la chilena Sodimac y Home Center también continuarán su expansión, esta última arribará a Cusco y Villa el Salvador con una inversión de US$ $18 millones durante el 2014 y según Juan José Calle, presidente de la Asociación de Centros Comerciales del Perú (ACCEP), en los próximos 5 años cada ciudad tendrá un centro comercial”, señala García – Polo.

Pues bien, pese a toda esta efervescencia local, el crecimiento podría ser mejor. Uno de los principales desafíos que atraviesan los inversionistas son las demoras en los permisos municipales. A ello se le suma la falta de terrenos, zonas con acceso a saneamiento, electricidad y vías de transporte.

Por otro lado, conforme afirmó Calle en un medio local, en el 2013 se frenaron US$ 2,000 millones en inversión para la expansión de los centros comerciales. Así, once de los proyectos previstos para el 2013 fueron reprogramados para este año.

El reto para seguir creciendo

“En este juego, ser el primero es sumamente importante. Las ciudades que hoy no cuentan con un centro comercial tienen potencial para uno o máximo dos. La entrada del primero hace reformular las estimaciones al segundo y definitivamente, en una plaza pequeña, descarta la opción de inversión a un tercero. Inclusive, hay localidades como Huaral donde antes parecía impensable montar un centro comercial completo, sin embargo en este caso la estrategia se inclina por ser el único que acapare el mercado”, explica el ejecutivo.

En ese sentido, la mayor dificultad siguen siendo las autorizaciones para iniciar las obras, que pueden demorar entre uno y tres años debido a la burocracia. Así, al igual que en un partido de fútbol es importante que el árbitro deje fluir el juego sin interrupciones, en este caso sucede igual. Es fundamental que los municipios agilicen los procesos para que la inversión no se detenga.

Además, es reto de los gobiernos impulsar el crecimiento con planes de habilitación urbana y proveer de servicios básicos como el agua, desagüe y de energía que en muchos casos, al no existir, dificulta o impide la llegada de grandes proyectos a las zonas más alejadas.

Finalmente, consideró que la llegada de un centro comercial a una zona no solo la mejora visualmente, sino también contribuye a disminuir la delincuencia en los alrededores, eleva el valor de suelo y otorga empleo directo a centenares de personas.

En el 2013 el Ministerio de la Producción aprobó 76 estudios de impacto ambiental, permitiendo el ingreso a US$ 500 millones en inversión para la apertura de centros comerciales a nivel nacional.

[post-views]
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email