Tecnología y Tendencias
Jueves, 6 de Marzo del 2014

La tienda virtual: Un escaparate al éxito

Del comercio tradicional al comercio electrónico.

Una tienda virtual o tienda online es un espacio dentro de un sitio web, en el que se ofrecen artículos a la venta. En un sentido amplio, se puede describir a una tienda virtual como una plataforma de comercio convencional que se vale de un sitio web para realizar sus ventas y transacciones.

Por lo general, las compras en una tienda virtual se pagan con tarjeta de crédito en el mismo sitio web y luego los productos son enviados por correo.

Sin embargo, se pueden utilizar otros medios de pago como transferencias bancarias, cupones de pago, PayPal, etc. En la mayoría de los casos, la tienda virtual suele requerir que los usuarios se registren antes de poder realizar una compra.

El concepto de tienda virtual representa el intento de trasladar la “operativa” comercial habitual de un comercio tradicional al internet.

La tienda virtual: El local

El equivalente del local físico es, hoy por hoy, un conjunto de páginas web mostradas al visitante desde nuestro servidor web. Lógicamente, el local de nuestra tienda debe estar en las mejores condiciones y eso supone elegir bien dónde vamos a ubicar nuestro servidor web.

Por tanto, la elección de una buena plataforma tecnológica para desarrollar nuestra tienda virtual y sobretodo la capacidad de adaptar esa plataforma según los cambios que se vayan produciendo son básicas para llevar a buen término el proyecto de comercio virtual.

Las tiendas virtuales se componen habitualmente de un catálogo de productos estructurados en categorías y fichas de producto en los que se detallan sus principales características, así como el precio y la disponibilidad de compra.

Uno de los conceptos que ha tomado fama en el ámbito de las tiendas virtuales es el del “carrito de compra”. Simplemente se trata de un software -puede ser parte de la solución completa o un módulo adicional- que asiste al cliente en su “recorrido virtual” por la tienda, anotando los productos que él va indicando, calculando su importe final, permitiéndole devolver productos “a las estanterías”, etc.

Por todo eso, una tienda virtual no es más que un escaparate permanente de los productos que son susceptibles de ser vendidos y que incorpora toda la tecnología necesaria para llevar a cabo todo el proceso de venta y postventa con las máximas garantías.

[post-views]
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email