Internacionales
Martes, 21 de Abril del 2015

Minoristas de moda australiana explotarían a empleados de sus cadenas de suministros

Algunas empresas de ropa carecen de transparencia y no tienen pleno conocimiento de donde proceden sus materias primas.

Una auditoria en Australia, encontró que empresas del país carecen de transparencia en torno a su cadena de suministro o no tienen pleno conocimiento de donde se obtienen sus materias primas, dejando a los trabajadores (incluidos niños), en riesgo de explotación.

Este informe evaluó a 59 compañías de ropa, desde su cadena de suministro, el aprovisionamiento de materias primas, la cosecha del algodón predominantemente, hasta la fabricación final.

Los investigadores encontraron que sólo el 9% de las empresas encuestadas, podían demostrar que estaban pagando a sus trabajadores extranjeros un salario con el que podían vivir, y sólo el 10% de las empresas llevaban a cabo regularmente auditorías sin previo aviso para garantizar que las normas se estén cumpliendo en las fábricas.

Gershon Nimbalker, investigador principal y gerente de promoción de Baptist World Aid, dijo que marcas australianas, como Just Group, propietaria de Just Jeans, Jay Jays, Peter Alexander y Portmans, recibieron una calificación baja, al igual que Best & Less y Lowes, por no demostrar que estaban protegiendo a sus trabajadores en el extranjero.

“Just Group, por ejemplo, es una de las empresas más difíciles para hablar de su proceso de cadena de suministro”, apuntó.

Por otro lado, Jee Luna, jefe de marca y marketing de Best & Less, dijo que la baja calificación dada a la empresa por la auditoría no fue un reflejo justo, ya que la compañía no habían participado en el proceso de investigación, al ser una pequeña empresa sin los recursos para responder a las preguntas.

En el informe también encontró que algunas empresas australianas habían mejorado sus estándares drásticamente.

Kmart y Cotton On habían mejorado significativamente su trazabilidad de los proveedores, mientras que la carretera nacional y el Grupo Sussan, habían mejorado los salarios de los trabajadores en el extranjero.

“Para Australia, la mayor parte de nuestras importaciones vienen de la región de Asia-Pacífico, donde se estima que 78 millones de niños están involucrados en trabajo infantil. Las cadenas de suministro son más profundas y es más difícil que puedan ser monitoreadas”, dijo Martijn Boersma, Investigador de gobierno corporativo de la Universidad de Tecnología de Sydney.

Es importante para las marcas de moda demostrar que sus materiales se estaban obteniendo de manera ética y que se mantenían las condiciones de trabajo, según el informe.

La complejidad de algunas cadenas de suministro no era una excusa para la falta de transparencia o estándares éticos fuertes y monitoreo, dijo Boersma.

“A pesar de que los consumidores pueden desear artículos baratos, no quieren un producto de origen como consecuencia del trabajo abusivo”, apuntó.

Esta noticia es auspiciada por:

[post-views]
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email
Etiquetas