Internacionales
Jueves, 3 de Julio del 2014

Ópticas: Un negocio al que grandes cadenas le ‘echan el ojo’

Ante esta oportunidad retailers como Walmart, Coppel y Liverpool han incursionado en este negocio.

En México se calcula que 50 millones de personas requieren de alguna corrección visual, pero sólo 15 millones usan lentes, por lo que el 70% del mercado se encuentra desatendido, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Facultades, Escuelas, Colegios y Consejos de Optometría (AMFECCO) y empresarios del sector.

Esto representa oportunidades para retailers como Walmart, Coppel y Liverpool que incursionaron en este negocio para competir con cadenas especializadas tradicionales como Devlyn, Lux o Kauffman.

“El mercado se encuentra muy fragmentado y hay una gran participación del sector informal. Se calcula que actualmente las ópticas de cadena atendemos apenas 25 o 30 por ciento de la demanda”, expuso Michael Devlyn, director general de Devlyn Retail.

Con 900 sucursales, Devlyn es el líder en el segmento de retailers especializados con una participación de 13% en el mercado, de acuerdo con datos de la firma. Otros participantes son Ópticas Lux con 90 sucursales y Kauffman con 29 unidades, según información disponible de las empresas.

“Se calcula que al año se venden en México entre 10 y 15 millones de pares de lentes oftálmicos, comúnmente llamados micas, y el mercado crece a un ritmo de 5% anual, pese a la popularidad de las cirugías láser”, afirmó Farid Aouragh, presidente de Essilor México, una empresa de origen francés, con una participación de 30 por ciento en el mercado de venta de lentes.

“Es una alternativa pero la operación no quita la dependencia, sólo la reduce porque en la mayoría de los casos se quedan con algún nivel de graduación”, argumentó el directivo de Essilor.

El valor de las ventas del mercado formal de lentes en México, que incluye variedades como anteojos de sol o lentes para leer listos para usarse, llegó a 2 mil 47 millones de dólares al cierre de 2013, lo que representó un aumento de 10 por ciento, respecto al 2012, según datos de Euromonitor.

El mercado registrará un crecimiento de 35% en el periodo 2013-2018, estimó la agencia. Los empresarios atribuyen este avance al envejecimiento poblacional, que hace que cada minuto aumente el número de clientes potenciales, si no es por enfermedad, al menos por vista cansada.

“Estamos montados en el bono demográfico donde el anteojo se vuelve necesario con la edad. Por eso las grandes cadenas de retail también están interesadas en entrar al negocio”, explicó Devlyn.

Se prevé que el mercado siga creciendo por el surgimiento de ópticas con el concepto de bajo costo, que ha permitido a la población de bajos ingresos adquirir anteojos y armazones entre 30 y 60% más accesibles.

[post-views]
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email