Nacionales
Miércoles, 23 de Septiembre del 2015

Passarela apunta su expansión al interior del Perú

Passarela-Real-Plaza

La cadena de calzado Passarela redefine su estrategia y apuesta por marcas propias para su crecimiento durante los próximos años.

Con 18 años de presencia en el mercado peruano, Passarela –hoy segunda en número de locales a nivel de grandes cadenas de calzado– ha empezado este año la estrategia de crecimiento y consolidación.

De los 76 locales que tiene la firma, 50 están en Lima y la participación en provincias es de 25%, por lo que el plan es que en los próximos dos años la expansión apunte al interior del Perú y la cifra de participación alcance el 50%, indicó el gerente general de la firma César Vargas del Pino.

“Este año no ha sido de expansión en locales sino de consolidación. Hemos abierto el de Minka y un outlet en nuestro nuevo centro de distribución en Ate; negociamos y vemos ubicaciones en malls, y nos interesaría entrar al Jockey Plaza como parte de su nueva ampliación”, sostuvo el ejecutivo.

Sin embargo, lo que tiene en claro es que su estrategia de crecimiento siempre apuntará a seguir penetrando en la clase media, donde ven el mayor potencial, y ser transversales para cubrir a toda la familia.

LEE TAMBIÉN: Platanitos espera alcanzar las 80 tiendas este año

Por ahora, la empresa no busca crecer en locales pero si lo retomarían en el 2016, además de sentar las bases para crecer en provincias y que sus marcas propias tomen mayor participación dentro de sus ventas totales.

“El plan inició por optimizar nuestros espacios de venta y decidimos cerrar algunos locales que no eran eficientes. Ahora contamos con 10,000 m2 de ventas”, precisó el ejecutivo al diario Gestión.

Esto si bien implica 10% menos que lo que tuvo antes, al pasar de 82 a 76 locales, los resultados son óptimos. Así, pese al menor consumo en el país esperan continuar creciendo este año, ya no en los niveles del 2012 y 2013, cuando reportaban tasas de 35% anuales, sino en un 10%.

Para lograrlo, explica Vargas, reacomodaron su estrategia, ya que el impacto en el consumo y el efecto del fenómeno de El Niño no les permitían tener sobrestock.

“Cuando la economía empezó a enfriarse se tomó la decisión de hacer más ligera la compra del producto (trabajan con artesanos locales sus marcas propias) y se acortó la importación. Si se dispara el consumo igual preferimos crecer con cautela”, explicó Vargas tras señalar que esto los ha llevado a que en este invierno atípico el stock de invierno no llegue ni a 10 por ciento.

[post-views]
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email
Etiquetas