Internacionales
Viernes, 17 de Octubre del 2014

Perfil del cliente del futuro

Las nuevas tecnologías y el entorno sociodemográfico dibujan un nuevo consumidor.

La generación de clientes que predominará en 2033 ya ha nacido y, a diferencia del tipo de cliente conocido hasta la fecha, se trata de nativos digitales.

Así lo recoge el ‘Informe Clientes@2033’, elaborado por PwC en colaboración con ICEMD –el Instituto de la Economía Digital de ESIC–, que analiza el perfil del consumidor y las tendencias de consumo del futuro.

En este sentido, más del 90% de los niños españoles de entre 10 y 15 años usa internet hoy en día, y su forma de relación con el entorno está sujeta a una experimentación tecnológica constante.

El estudio indica que el cliente digital ya se forja en la primera infancia. El desarrollo de productos tecnológicos de alta innovación parece imparable y esta tendencia permite vislumbrar un futuro cambiante, en el que muchas de las formas de relación con el entorno se verían modificadas y en el que se materializaría parte de lo que se consideraba futurista en décadas pasadas.

La hiperestimulación cognitiva que ya acusan las nuevas generaciones, que representarán la principal fuerza de consumo en los próximos 20 años, dificulta la concentración de su atención en un único punto, resultando la comunicación de los valores de una marca significativamente más compleja y requiriendo precisión tanto en el mensaje como en el momento de interacción.

El cliente digital es un consumidor que plantea nuevas demandas a las empresas, mucho más exigente e informado, estará acostumbrado a manejarse en un paradigma de transparencia y a ser el protagonista en su relación con las marcas, algo que trasladará de uno a otro sector, acentuando unas expectativas hoy insatisfechas.

Además, el informe advierte que las resistencias al cambio presentes en las ejecutivas españolas deben ir desapareciendo al tender el consumidor hacia una tecnología cada vez mayor.

“En un escenario global se explica, por tanto, la entrada de nuevos participantes en la competición por las cuotas de mercado nacionales; aquellos que conozcan en profundidad a su cliente tendrán una clara ventaja competitiva”, añade el documento.

Este panorama estará enmarcado en un escenario geopolítico totalmente distinto al actual, con un reequilibrio de fuerzas entre Oriente y Occidente y con la proliferación de la clase media como principal motor económico.

El estudio indica que en 2033, la innovación será sin duda uno de los fundamentos de la sociedad y de la economía, impactando tanto en los procesos productivos, y por tanto en el mercado laboral, como en el consumo y la gestión del consumidor.

Por otro lado, el informe menciona como puntos principales para preparar a la empresa de cara al cliente del futuro la transparencia, la innovación, adelantarse a las decisiones de compra con la tecnología, la gestión en tiempo real, la eficiencia en los procesos, la omnicanalidad, la gestión de la reputación, la creación de una nueva idea de marca y la gestión de la comunicación.

[post-views]
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email