Internacionales
Jueves, 1 de Agosto del 2013

Picking por voz, lo último en tendencias en el retail

Realizará las operaciones del centro de distribución mediante órdenes verbales.

Un sistema que estaría en auge se llama Picking por voz. Dicho sistema consiste en poder ejecutar todas las operaciones del centro de distribución mediante órdenes verbales, que provienen normalmente de un WMS.

Las grandes cadenas de tiendas están en constante expansión, abriendo locales continuamente. Para ello requieren una mejora continua en los procesos que se realizan en los centros de distribución para poder abastecer sus tiendas, para ser cada vez más rápidos y precisos, disminuir tiempos y aumentar la eficacia de las entregas. Por ello tienden a informatizar y automatizar cada vez más sus operaciones logísticas.

El sistema de voz le indicará al operador en forma oral todos los datos necesarios, relacionados a la operación que éste deba realizar. Por ejemplo en el caso de un armado de pedidos (Picking) el sistema le indicará al operador la ubicación a la que debe dirigirse y la cantidad de productos que éste debe tomar de allì, para ser agregados al pedido en proceso. Para evitar posibles errores, existen en el sistema una serie de validaciones en línea que son requeridas al operador dentro del flujo de voz.

Una de las grandes ventajas que ofrece el Picking por voz, es que hace posible que el operador tenga liberadas ambas manos, para poder manejar la mercadería.

Si bien esta herramienta parece ideal para mejorar la logística de cualquier empresa, en general es adoptada por supermercados, hipermercados y cadenas de retail de gran envergadura, porque se trata de un desarrollo tecnológico de avanzada, que hoy por hoy todavía resulta oneroso.

Los datos estadísticos presentados por los principales fabricantes de esta tecnología, muestran importantes retornos de inversión (ROI). Nos aseguran la reducción de los tiempos de armado de pedidos entre un 20% y un 35% y una efectividad en el armado de un 99%. Si bien estas cifras aseguran un importante ROI, los tiempos dependerán de la cantidad de operaciones que la empresa tenga que atender en su centro de distribución.

Para grandes cadenas de retail, el solo hecho de alcanzar el piso del 20% en la reducción de tiempos de armado de pedidos, justificará largamente la inversión. Sin embargo, para empresas pequeñas, en las cuales la operación de armado de pedidos no genere un flujo constante de transacciones, el ROI se verá a largo plazo y por eso la implementación del Picking por voz puede resultar muy costoso.

En operaciones con mano de obra intensiva y de alto volumen, las empresas suelen ver un retorno de la inversión directamente en el botton-line en menos de un año.

Aunque parezca de ciencia ficción, en realidad la implementación es bastante sencilla. Estas soluciones proveen los dispositivos para que los operarios reciban las instrucciones por voz, y a su vez confirmen por medio de palabras las acciones que realizan.

También proveen el software que permite integrar el dispositivo de voz con cualquier sistema de gestión de almacenes (WMS). Algunos fabricantes también proveen software de integración directa con los ERP más importantes del mercado (por ejemplo SAP). Entonces es el WMS quien procesa una orden de trabajo, y decide de dónde se debe tomar la mercadería, cuántos bultos y a qué área de picking se debe llevar.

Esta información es traducida en palabras por el sistema de voz, que lo indica al operador en forma verbal. Por ejemplo, el sistema dice al operador: “vaya a la posición 1W12”. Cuando el operador llega, el WMS le pide que indique un digito verificador, para asegurarse que está efectivamente en la posición correcta, y una vez que eso se confirma, le dice “tome dos cajas”. Luego que el operador lo hace; el sistema lo dirige a la siguiente posición, y así sucesivamente hasta terminar de armar el pedido. Una vez que esto sucede, el sistema dirige al operador al área de picking, donde nuevamente realiza una validación mediante un digito verificador, para asegurarse que el operador está en el lugar correcto.

La manera tradicional en que se realizaba este trabajo – y que se sigue efectuando en muchas empresas- era mediante equipos llamados colectores de datos, que el operador llevaba en la mano. Constaban de pequeñas computadoras portátiles, y el trabajo se realizaba mediante la lectura de código de barras. Eso hacía que el operador tuviera las manos ocupadas, pero además surgían dificultades en la lectura del código de barras, que a veces estaba dañado o no era correcto. Como resultado, la performance no era la mejor.

Si bien hay que capacitar al personal, el manejo de este tipo de sistemas es muy intuitivo, y requiere un mínimo entrenamiento. Este se realiza por única vez por cada operador, y tiene por objetivo que el dispositivo pueda reconocer la forma en que cada uno pronuncia las palabras que se utilizan. La gran ventaja es que el sistema emplea una cantidad limitada de vocablos: por un lado los números del 0 al 9, y luego expresiones como “cerrar pallet”, “próxima ubicación”, etc.

Los proyectos de estas características pueden tener distintas complejidades en función de lo que desee el cliente. Básicamente se puede trasladar al sistema de voz cualquier operación normal de un Centro de Distribución: una reposición, un armado, un picking, una entrada de mercadería, etc. En el caso del proyecto mencionado, el trabajo tuvo un desarrollo de entre 3 y 4 meses de implementación.

Otro de los beneficios adicionales de este tipo de sistemas, es que a diferencia de los tradicionales, permite medir la performance del operador, como por ejemplo lo que éste demoró en trasladarse de una a otra posición o los tiempos de ejecución de las tareas. Por esto, también resulta una herramienta muy interesante para las empresas que pagan por producción.

[post-views]
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email