Mercados
Lunes, 23 de Mayo del 2011

¿Qué hay detrás de la adquisición de Skype por parte de Microsoft?

La adquisición previa de Skype por parte de eBay terminó con unas pérdidas contables de US$ 1.400 millones. ¿Lograrán Microsoft y Skype una buena sintonía cultural? ¿Microsoft habría pagado un precio demasiado alto por una empresa que continúa dando pérdidas?

 

Entrevista con Eric Clemons, profesor de operaciones en Wharton.

Knowledge@Wharton: Microsoft acordó pagar US$8.500 millones por Skype. Es la mayor adquisición realizada por la empresa. ¿Cuál es la estrategia detrás de la compra? ¿Cree que va a agregar o destruir valor?

Eric Clemons: La adquisición de empresas de alta tecnología, especialmente cuando hay una gran diferencia cultural o tecnológica con la empresa compradora puede ser muy arriesgado. En este caso particular, tiene sentido para Microsoft. De las tres principales compañías de teléfonos móviles, Microsoft estaba en tercer lugar. Fue la primera en entrar en el segmento, pero algunos dicen que ahora ocupa el tercer lugar después de Apple y Google. Para que el acuerdo tenga éxito, necesitan ofrecer algo de valor único. Esta adquisición podría cumplir esa función. Si Microsoft consigue que Skype se fusione con el teléfono móvil sin grandes problemas, podrían ofrecer el mejor teléfono para el mercado de videoconferencia. Si pueden unirse sin problemas los servicios técnicos de Skype con su servicio de mensajería instantánea, Microsoft también tendrá el mejor mercado de mensajería instantánea.

Es un modelo muy diferente de Facebook, que es central. Skype funciona con un sistema peer to peer. Este sistema es escalable hasta el infinito. Cuando haya dos teléfonos, tres o cinco, inmediatamente se podría formar un núcleo de llamadas de conferencia de Microsoft. Es el tipo de cosas que pueden tener sentido para el teléfono móvil de la compañía. Es una estrategia cuyo objetivo es lograr que la plataforma de Microsoft tenga más matices, sea más potente y competitiva.

Knowledge@Wharton: ¿El precio le ha parecido acertado? ¿Ha pagado Microsoft una prima demasiado alta?

Clemons: Hay preguntas difíciles de responder. Por un lado, el precio pagado está muy por encima del valor real de la empresa, por otro, tal vez Microsoft haya pagado el precio que para ellos tiene Skype. En otras palabras, para una empresa que no tiene una plataforma para conectarse a Skype, la operación no tendría el mismo valor que obtiene Microsoft. Lo mismo se aplica a una empresa que ya posee una plataforma móvil dominante. Si, en la adquisición, la plataforma móvil de Microsoft se vuelve más poderosa, más atractiva para los consumidores y las empresas, el dominio de BlackBerry puede verse amenazado, y permitir a Microsoft competir de forma más eficaz con Android. Desde este punto de vista, el valor de  US$ 8.500 millones, parece una decisión inteligente.

Así que la pregunta no es si otra compañía habría pagado la misma cantidad. Tal vez no. La pregunta es si en dos años, o cinco, el importe le vale la pena a Microsoft. Por lo menos sabemos por qué la empresa cree que sí.

Knowledge@Wharton: Si nos remontamos a hace seis años, cuando eBay pagó US$ 2.500 millones por Skype, la expectativa de la compañía era integrar sus servicios a nuevos negocios y agregar valor, pero eso no fue lo que pasó. En realidad, hubo unas pérdidas contables de US$ 1.400 millones antes de vender Skype a un grupo de inversores. En su opinión, ¿cuáles son las posibilidades de éxito de Microsoft?

Clemons: Lo que voy a repetir aquí no está comprobado, o al menos lo desconozco –no lo he verificado-, pero cuando eBay compró Skype, simplemente compró una empresa. No compró la propiedad intelectual, ni el equipo de desarrollo. Skype es un sistema de mensajería instantánea peer to peer. Este sistema permite al comprador y al vendedor contactar sin pasar por eBay. Si eBay quería Skype como un sistema de infraestructura comercial, tendría que haberlo modificado. Si la compra se ha realizado sin contar con el equipo de desarrollo de derecho de propiedad intelectual adecuado, su utilidad ha sido nula. Repito: no puedo confirmar estas cosas. Si fuera verdad, estoy seguro de que habría alguien capaz de confirmarlo.

Del mismo modo, por lo que sé de Microsoft, la empresa tiene mucha experiencia en la adquisición de tecnología. Lo han hecho antes. Mi conjetura es que si Microsoft está buscando expandir este negocio e integrarlo con sus otros productos, estoy seguro de que también ha contratado al personal adecuado y ha adquirido la propiedad intelectual del producto. Esto no representa ningún problema. La estructura de Microsoft está muy centralizada, y el sistema de Skype es peer to peer. Puede que tenga que hacer cambios tecnológicos. Sin embargo, con respecto a la preparación para la adquisición, creo que la compañía ha hecho todo lo que tenía que hacer.

Knowledge@Wharton: Una cosa que preocupa es que incluso con 100 millones de usuarios al mes, Skype sigue perdiendo dinero. El año pasado, las pérdidas ascendieron a US$ 7 millones. ¿Usted tiene alguna idea de cómo Microsoft puede intervenir para modificar este modelo?

Clemons: Hay varias maneras de generar ingresos. Google, por ejemplo, tiene cientos de millones de usuarios, pero nadie paga nada por usarlo. Debe haber algo que esté profundamente mal en su modelo de negocio. Sin embargo, si nos fijamos en los beneficios o las hojas de balance de la empresa, vemos que de alguna manera se las arreglan para hacer que esto funcione. Hay, pues, dos posibilidades. En primer lugar, Microsoft espera crecer con la actividad principal de Skype que hará que sea rentable. En segundo lugar, la adquisición sería una “entrada” a otros negocios de Microsoft, una manera de crear una especie de red social, tal vez una red social para otros fines comerciales que Facebook. O algo que genere valor para el teléfono. Es algo que va a hacer un negocio rentable mucho más grande y, por lo tanto, más rentable.

No me lo han consultado. Yo no estoy trabajando con Microsoft. No sé cuál es la estrategia, pero hay tres posibilidades. Una es la de cultivar un negocio rentable basado en una plataforma. La segunda consiste en ampliar el negocio. La tercera poner las esperanzas en el destino. Creo que, con probabilidad, se produzca algún tipo de combinación entre las dos primeras opciones.

Knowledge@Wharton: Ha escrito otras veces en contra de la integración vertical en la búsqueda. ¿Por qué crees que esta adquisición es segura ahora?

Clemons: Si ha leído algunas cosas que he escrito en mi blog, entonces sabe que la integración vertical en el segmento de distribución me asusta mucho. Esta última adquisición me parece, posiblemente, un intento de mantener viva a Microsoft.

En otras palabras, si su plataforma de búsqueda domina el mercado y comienza a subordinarle la distribución en múltiples canales, las ventas y las cosas que te permiten dejar fuera a quien quieras, porque eres fuerte en términos de búsqueda, esto me asusta.

Hoy en día, la plataforma móvil de Microsoft tiene una de las más bajas cuotas de mercado. Actualmente no se considera que la empresa innove en alta tecnología. Su participación en el sector de las redes sociales también es limitada. La estrategia de Microsoft es buscar el dominio del mercado que le permita llegar a una situación de segundo, tercero y cuarto orden. Tal vez es un intento muy inteligente para mantener la empresa viva como un contrapeso a Google. Si Google recurriera a tales tácticas, podría superar a la competencia e incluso liquidarla.

Knowledge@Wharton: Ha mencionado varias veces a Google y Facebook. ¿Cómo crees que esto cambia el panorama de la competencia en el sector de búsquedas y redes sociales?

Clemons: No estoy seguro de que esto cambie en algo las redes sociales. Hoy en día, las redes se dedican, en su mayor parte, a la difusión de información. No siempre tienen un perfil de Twitter. Si alguien, por ejemplo, desea un feliz cumpleaños, todos mis amigos verán lo que han dicho otros. Es divertido. Skype tiene una preocupación más objetiva. Si tengo que hacer algún trabajo en colaboración con dos personas en México, una en Beijing y otra en Shanghái, mientras hacemos una videoconferencia. Les muestro una foto, me muestran sus notas. Se trata de una especie de red social muy diferente.

Eso no es lo que actualmente utiliza Facebook. Se trata de algo mucho más colaborativo y enfocado en el trabajo. Sería una fantástica manera de utilizar Skype. Si Microsoft quisiera, podría lanzar una tableta, algo que podría competir con el iPad y luego combinar Skype con algo que sea realmente difícil de hacer bien con el iPad, como es el uso de PowerPoint. Si puedo usar Skype y PowerPoint con dos o tres compañeros, tenemos una red social muy diferente.

Mi predicción es que estas cosas no deben hacer que Facebook entre en pánico, pero debe alegrar a los inversores de Microsoft. El ejemplo que he dado es la prueba.

Google probablemente no tiene nada que temer. Si Microsoft hace un gran trabajo con la adquisición -para poner en marcha su “M-pad”, integrándolo con el software de la empresa- es posible que éste sea el comienzo de la “búsqueda social”. En otras palabras, la cuestión no es quién paga por aparecer por primera vez en la búsqueda, sino más bien, ¿qué les gusta o no les gusta a mis amigos? Si la manera de lidiar con estas cosas deja de ser individual y se convierte en algo colectivo, esto sería una manera de integrarme con mis amigos, porque ahora tengo mi lista de contactos de Skype. Hoy, sin embargo, la lista que tenemos es muy pequeña. Por lo tanto, la búsqueda social, no será una consecuencia inmediata de Skype.

Knowledge@Wharton: ¿Qué significa esto para los consumidores? ¿Las llamadas gratuitas a través de Skype tendrían los días contados?

Clemons: No veo por qué. Si nos fijamos en cómo funciona Google, vemos que cada vez que puedes hacer algo gratis para el consumidor, esto se valora, y por lo tanto vale la pena. Es posible que para ganar dinero con Skype sea necesario aplicar un recargo al producto de forma permanente. Pero si Microsoft vende millones de teléfonos más por Skype, lo que significa millones de sistemas operativos más, y si se pone en marcha el M-pad, con millones de copias más de PowerPoint, la empresa no tiene que cobrar a los consumidores el servicio de Skype. Este puede ser el comienzo de una nueva plataforma estratégica.

Entrevista con Kevin Werbach:


Knowledge@Wharton: Microsoft ha decidido pagar 8.500 millones por Skype. Es la mayor adquisición realizada por la empresa. ¿Cuál sería la estrategia detrás de esta adquisición? ¿Uno espera que agregue o destruya valor?

Werbach: Para Microsoft, en esta etapa, no hay muchas adquisiciones lo suficientemente grandes que puedan crear el tipo de oportunidad que la empresa necesita. Microsoft es muy grande y exitosa. Pero para crear las nuevas líneas de negocio aparte de Windows y Office, necesita encontrar las oportunidades que merecen realmente la pena. La transformación de las comunicaciones es una de esas oportunidades. Microsoft, como mucha gente sabe, tiene numerosos negocios en el segmento de software. Ahora también tiene una parte importante de los negocios con la Xbox. Sin embargo, la compañía está buscando nuevas maneras de generar ingresos y crecer.

Es evidente que la comunicación por voz y vídeo a través de las tecnologías de Internet goza de una inmensa popularidad en todo el mundo. La oportunidad de casar este tipo de comunicación con el software y el contenido con que cuenta Microsoft en una gran oportunidad. Su éxito o fracaso depende de la capacidad de gestionar la empresa. Cuando Skype fue adquirida por eBay hace algunos años, pensé que la operación tenía el potencial y la sinergia para tener éxito, pero no fue así. No porque la estrategia fuera errónea, sino debido a que eBay nunca la puso en práctica con éxito. El reto de Microsoft es encontrar una manera de atraer a la base de usuarios y la tecnología que tiene Skype hacia los productos que la empresa ofrece hoy en día.

Knowledge@Wharton: ¿Qué hizo mal eBay y qué lecciones puede aprender Microsoft?

Werbach: Una cosa que eBay hizo bien fue tomar Skype, que era en ese momento una empresa desorganizada, y convertirla en una empresa bien gestionada que ha crecido en volumen e ingresos y se ha acercado a la rentabilidad sostenible, que no es algo fácil de hacer, especialmente cuando se toma una empresa de manos de sus fundadores y luego se coloca bajo el cuidado de gente nueva.

Sin embargo, eBay nunca supo integrar las capacidades de comunicación de Skype en tiempo real con las actividades de la subasta, el comercio y el pago de línea del producto en eBay. No conozco eBay lo suficiente, desde el punto de vista interno, para decir por qué no ha ocurrido. La empresa tenía un plan en el momento de la adquisición basado en el uso de hablar, [haga clic para llamar], y otras alternativas, pero nunca tuvo mucho éxito.

Gran parte del problema es cultural. eBay, aunque no sea una empresa de tecnología, es en muchos sentidos una sociedad muy tradicional, pero no de una mala manera. Es una empresa, por cierto, muy exitosa. Ella sabe acerca de las pequeñas empresas, ventas y marketing, y también sabe cómo expandir la comercialización de bienes físicos. Skype es una empresa cien por ciento virtual. Es una empresa global con operaciones en Europa del Este y en otros lugares. Ella es una empresa emergente agresiva. Así que creo que nunca hubo una relación cultural buena. La pregunta ahora es si encajará bien con Microsoft.

Sin duda es más fácil ver la conexión con Microsoft, porque es esencialmente una empresa de tecnología. Se puede invertir en esta química, pero no está garantizado el éxito. En las adquisiciones de esta escala, por otra parte, el éxito nunca está garantizado.

Knowledge@Wharton: ¿En cuanto al precio pagado? ¿Microsoft pagó demasiado?

Werbach: En el tipo de escala con que Microsoft está trabajando actualmente, la oportunidad tiene que ser muy buena para meterse con una empresa de su tamaño. Puede que haya habido una prima de unos pocos millones de dólares, pero la oportunidad que busca Microsoft a través de Skype ronda muchos miles de millones de dólares más por año. Al final, no importará si el negocio es exitoso. Si no lo es, que la compañía pague miles de millones más o menos, teniendo en cuenta el dinero en efectivo a su disposición -en retrospectiva, uno puede analizar el precio pagado en términos de creación de valor para los accionistas y si había otro posible uso del dinero- no creo que estratégicamente, sea la variable principal.

Knowledge@Wharton: En parte, la preocupación por el alto precio se debe al hecho de que a pesar de que Skype tiene más de 100 millones de clientes al mes, la empresa sigue perdiendo dinero. El año pasado, las pérdidas ascendieron a 7 millones de dólares. ¿Qué cambios tiene que hacer Microsoft para poner en positivo las cuentas de Skype?

Werbach: Hay dos formas de analizar esta cuestión. Una se refiere al modelo de negocio de Skype. ¿Cuál es el modelo de negocio de las comunicaciones en tiempo real sobre IP? Este es sin duda un negocio que genera ingresos. En el caso de Skype, los ingresos de la compañía son de aproximadamente 1.000 millones de dólares al año. El problema es que, como usted dice, la empresa no es rentable. Esto es en parte una cuestión de escala, y en parte se debe a los importantes costes que la empresa tiene que hacer frente a los actuales operadores de telecomunicaciones para la “última milla” [extremo de la cola de una red de acceso]. La industria de las comunicaciones está madura para que se produzca una ruptura significativa. Esta es una industria de 1.000 billones de dólares de infraestructura construida sobre un legado, los actuales modelos de negocio y los marcos regulatorios.

Skype, ya que no tiene esa situación heredada es tan buena como cualquier otra empresa y puede ser una de las que salga con éxito de esta transformación. Esto no garantiza que una empresa esté destinada al éxito. Sin embargo, el hecho de que Skype tenga escala y sea tan grande o mayor que un operador tradicional, sin la molestia de los modelos de negocio tradicionales, le da una gran oportunidad. En particular, el crecimiento del segmento de vídeo -que representa aproximadamente el 40% del uso de Skype en Europa- es una gran oportunidad porque se le puede agregar un mayor volumen de valor. Hay más oportunidad para cosas como la publicidad, los servicios para los cuales la gente paga y así sucesivamente.

Una gran oportunidad para Microsoft en este acuerdo, sin embargo, no está relacionada con la pregunta “¿Es posible convertir a Skype en una empresa rentable en sí misma?”, sino con “¿Microsoft va a encontrar oportunidades para incorporar Skype a todos sus otros negocios? y la creación de propuestas de valor que les permita obtener un beneficio con sus ofertas de software en la nube, con Bing, etc? Habrá que esperar y ver. No sé exactamente cómo lo harán. Pero son plataformas que permiten la generación de ingresos altos, lo que sin duda permite ver el potencial que hay en estos componentes para añadir voz y vídeo en tiempo real desde el punto de vista de las finanzas.

Knowledge@Wharton: Continuando con esta línea de razonamiento, si Microsoft decide integrar la tecnología de Skype para mejorar la colaboración dentro de la empresa, ¿existe el riesgo de que pudiera terminar por asfixiar los elementos que hicieron que Skype tuviera éxito?

Werbach: Siempre hay un riesgo en las adquisiciones. Microsoft es una empresa que levanta pasiones entre la gente. Así que siempre hay algún riesgo. No olvidemos, sin embargo, que Skype no es, en la actualidad, una empresa pequeña y combativa. Esta es una empresa que ha pasado por el proceso -cuando fue adquirida por eBay, y luego, cuando fue vendida- de contratar a profesionales que saben cómo escalar y gestionar este tipo de negocio. Siempre existe la posibilidad, en operaciones de tecnología de esta magnitud, que no haya ningún conflicto. Sin embargo, lo que motiva a los ingenieros de Skype, en mi opinión, es la magnitud que ofrece esta oportunidad -el desafío técnico y la capacidad de cambiar el mundo mediante la conexión de miles de millones de personas. Eso es lo que quieren. En la medida en que Microsoft facilite esto, creo que estos profesionales seguirán siendo entusiasta. De lo contrario, Microsoft perderá personas.

Knowledge@Wharton: Antes de este acuerdo entre Microsoft y Skype, dijo que existía la posibilidad de adquirir Skype o Facebook por parte de Cisco. ¿Cómo se cambia la competencia entre el teléfono y las redes sociales?

Werbach: Es evidente que las comunicaciones en tiempo real en un vídeo en particular será una pieza importante en el rompecabezas de varias compañías tecnológicas. Si nos fijamos en algunos de los competidores más fuertes, vemos que Google ya tiene YouTube, Google Voice y tiene una vasta infraestructura de red de fibra óptica en todo el mundo. Cisco cuenta con productos de telepresencia, el ex-WebEx, el ex Linksys y también tiene una gran infraestructura. Facebook tiene un componente muy importante en el segmento del mensaje como parte de su red social, pero tiene su propia estructura para el tipo de cosas que estamos hablando. Facebook, sin embargo, es un fuerte socio de Microsoft.

En la medida en que una empresa como Microsoft esté dispuesta a convertirse en un jugador en todas las dimensiones posibles de las comunicaciones y la tecnología, tanto en el lado de los consumidores y de las empresas- que en mi opinión es lo que realmente quieren- es importante que la compañía tenga una sólida cartera de voz y vídeo. Insisto de nuevo, sin embargo, que esto depende de la cultura de la empresa y su posición estratégica en la comercialización. La importancia de Skype para eBay es diferente de la de Skype para Microsoft. Y lo que significa para nosotros es diferente de lo que significaría para cualquier posible comprador.

Knowledge@Wharton: ¿Qué significa este acuerdo para los consumidores? ¿El fin de las llamadas gratuitas a través de Skype?

Werbach: Creo que no, porque la competencia en el mercado aún lo permite. Por otra parte, el componente de voz es muy barato. En un momento en que todo se vuelve digital, la limitación se traducirá en ancho de banda. El componente de voz ocupa poco ancho de banda. Con él existe la oportunidad de poner fin a la red telefónica pública conmutada. Esto es lo que Skype cobra cuando alguien hace una llamada de una red telefónica, que no tiene nada que ver con el principio económico del servicio. Tiene que ver más bien con el sistema de reglamentación, y cómo los puntos finales están más cerca de PCs y dispositivos móviles en que funcionan cosas como el cliente de Skype móvil, esto desaparecerá. Lo que realmente importa aquí es la disponibilidad de servicios de valor añadido. En la medida en que el cliente obtiene un valor mayor, ya sea en el lado del consumidor o la empresa, se negará a pagar por el servicio ofrecido.

Sin embargo, la posibilidad de hacer una llamada telefónica es cada vez más normal. Esta es la transformación, la ruptura. La llamada telefónica es la piedra angular de este sistema masivo de telefonía tradicional en todo el mundo. Este elemento se ofrecerá de forma gratuita. Pero hay otras cosas además de eso: más conferencias y otros recursos, una mayor integración con el software, localización, etc. movilidad. Ahí está la oportunidad para la generación de ingresos.

Knowledge@Wharton: ¿Tiene algún otro comentario al final?

Werbach: Otro aspecto de lo que discutimos aquí es el aspecto político. Aunque creo que no debería haber ningún impedimento significativo de reglamentación para la adquisición, será porque hay más presión sobre los reguladores para hacer frente a un problema que se está retrasando más de una década: ¿cómo ajustar el VoIP [Voz sobre Protocolo de Internet] al sistema de regulación tradicional? He trabajado en la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) en los años 90. En ese momento, la agencia decidió no aplicar la regulación tradicional de la telefonía por Internet, ya que era una industria incipiente y con características diferentes. Pero cuando llega el momento de que Skype tiene un valor de US$ 8.000 millones para una empresa sólida como Microsoft y se utiliza cada vez más como competencia directa con las compañías telefónicas tradicionales -que están cambiando su tecnología de servidor del Protocolo de Internet- hay que hacer frente a los desequilibrios de reglamentación.

¿Esto significa que debemos aplicar las viejas reglas a las nuevas tecnologías? De hecho, le damos una interpretación más lógica del sistema de regulación para evitar que esto suceda por accidente. Aunque esta adquisición no cambia nada objetivamente, pone más presión sobre los reguladores de EE.UU. y otros países, a fin de no retrasar aún más estas cuestiones.

http://www.wharton.universia.net

 

[post-views]
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email