Internacionales
Jueves, 18 de Septiembre del 2014

¿Quiénes reinan en el negocio de las donuts en Colombia?

Donut Factory está concentrada solamente en Bogotá y sus alrededores.

En la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) hay aproximadamente más de 10 marcas registradas bajo la palabra “donut”, pero en la calle lo frecuentes es ver solo la red de tiendas de dos de ellas: Dunkin’ Donuts y Donut Factory.

La primera de las firmas, en manos del operador Donucol Colombia, es más grande que la otra tanto en facturación como en locales, aunque en materia de reconocimiento comercial ambas compañías está en la mente de los colombianos.

Según cifras de la Superintendencia de Sociedades, la comercializadora de Dunkin’ Donuts facturó al cierre del año pasado $57.825 millones, cifra a la que se le debe sumar las operaciones que tienen en otras partes del país como en Medellín, a través de Donuts de Antioquia; Eje Cafetero, con Donucafé; y Cali, mediante Donuts de Occidente.

“El grupo en su totalidad, sumando lo vendido por las filiales nacionales, facturó el año pasado más de $70.000 millones. Somos los líderes en este negocio tanto en experiencia (más de 30 años de operación), en ingresos e, incluso, en unidades comercializadas. Bogotá es donde más vendemos donuts con un total de 1,5 millones de unidades mensuales, pero si sumamos lo vendido en todo el país, esa cifra llega a 1,8 millones de donuts”, indicó el presidente de Donucol Colombia, Miguel Merino.

Otro de los aspectos donde Dunkin’ Donuts gana la pelea es en el número de locales. Con más de tres décadas de trayectoria comercial, la red de puntos de venta ya asciende a 175, frente a los 14 locales que tiene su más cercano competidor: Donut Factory, el cual produce 800.000 unidades al mes.

Esta cadena, representada por Industria Comercial de Alimentos Nutrix, solo se encuentra en la capital del país y la meta es seguir creciendo en esta ciudad, pues su jefe de ventas, Gerzon Camero, comentó que hay planes de expansión para lo que resta del año.

“Acabamos de abrir un punto en la 85 con 14 y otro más en la sede de Teleport. La idea es que como los puntos de venta están concentrados en el Occidente y Norte de Bogotá, podamos tener tiendas en el Centro y el Sur de la capital. Los clientes están pidiendo tener establecimientos en esas zonas”, indicó el vocero.

Camero precisó que la meta para el último trimestre del año es abrir otros tres locales en lugares estratégicos como: centros comerciales, zonas universitarias y el Centro de Bogotá.

En los informes financieros entregados a la Supersociedades el año pasado, la comercializadora de esta marca registró ingresos operacionales de $8.103 millones.

“Frente al principal competidor somos muy pequeños, es cierto, pero ese se debe a que solo estamos concentrados en Bogotá y porque no tenemos el número de locales que tiene la otra firma. A pesar de ello, nos distinguimos por la forma en que hacemos nuestras donuts, pues somos los únicos que hacemos donuts glaseadas y no con azúcar espolvoreada”, precisó Camero.

El punto en que coinciden ambas marcas es en la producción diaria, debido a que tanto Dunkin’ Donuts como Donut Factory operan plantas en formato abierto, es decir, con grandes ventanales donde cualquier transeúnte puede ver el proceso de fabricación.

“Uno de los factores a los que le damos mayor peso es a la calidad y frescura, por eso, estamos produciendo donuts todos los días”, agregó Merino.

Para Camero, la reflexión es muy similar. “Los donuts están en nuestras vitrinas máximo seis horas. Producimos en la noche, para alimentar los puntos de venta desde temprano. Y en la tarde, volvemos a hacer una segunda entrega para garantizar la calidad de nuestro producto”, explicó.

Las que están por llegar

A finales de septiembre del año pasado, se anunció que la marca de donuts estadounidense Krispy Kreme entraría al mercado colombiano de la mano de un grupo con amplia experiencia en el sector gastronómico: Industria de Restaurantes Casuales Ltda. (IRCC), el mismo consorcio que administra Hamburguesas El Corral.

Con un programa de apertura de locales, que planteaba 25 puntos de venta en un plazo de cinco años, el negocio de donuts se convirtió de un día para otro en un negocio altamente competitivo. Tras algo más de 10 meses después, la operación aún no se ha concretado.

“El mercado de los churros y roscas tiene mucho crecimiento y existe un amplio espacio para la expansión. Hoy, el jugador más importante es Dunkin’ Donuts, pero existen otros en el sector como Donut Factory. Pero también hay entradas muy importantes en franquicias, por ejemplo, se alista Krispy Kreme, que será desarrollada por el grupo El Corral (Servicios de Valor Agregado VA!) y en julio se habló algo de la llegada de otras firmas, como Lil’ Orbitz”, indicó Luis Felipe Jaramillo, presidente de LFM SAS y presidente de la junta directiva de Colfranquicias.

Un colombiano se come siete unidades al año

Cuando se piensa en el consumo de las donuts no hay estadísticas oficiales que puedan referir qué tan modesto es el consumo en Colombia frente a otros países.

Fuentes vinculadas al sector indicaron que un estimado hecho en 2012 refería que el colombiano come en promedio entre 460 gramos y 480 gramos en donuts. Si cada unidad pesa entre 60 gramos y 65 gramos, estamos hablando de que se comen un mínimo de siete donuts al año.

En el mundo, Canadá y Estados Unidos son considerados los mercados con los más altos consumo, pues a la semana se comen mínimo cinco donuts, es decir, 20 al mes.

[post-views]
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email