Retail
Jueves, 18 de Agosto del 2011

Ripley y sindicato en fase de conciliación

Esto significa que el ministerio de trabajo no podrá tomar parte ni por el sindicato ni por la empresa.

La firma chilena Ripley y su sindicato de trabajadores, dieron cita a la primera reunión de conciliación el martes pasado luego de seis meses de no llegar a un acuerdo.

Hugo Visosa, secretario de defensa del Sindicato Único de Ripley Perú, señala que la empresa propuso elevar a S/.800 el sueldo de aquellas personas que percibían un salario de S/.600, las cuales representan el 30% de los trabajadores sindicalizados.

Como se recordará, el sindicato realizó huelgas el 5 y 6 de agosto frente a las tiendas de San Isidro y San Miguel demandando el cumplimiento de su pliego de reclamos 2011-2012, el cual incluye mejoras salariales, costos de alimentación y asignaciones familiares, entre otros.

En aquella ocasión, se denunció que desde hace 14 años los trabajadores están cobrando S/.100 como haber básico. Se dijo además que ello podría implicar un incumplimiento en el pago de la remuneración mínima vital.

Ante las denuncias, Eduardo Carriquiry, gerente comercial de Ripley, remarcó que ningún trabajador gana menos de una remuneración mínima vital (RMV). “En promedio, el ingreso mensual de un vendedor de Ripley es de S/.2,300, es decir, 39,5% mayor al del sector servicios”, acota el ejecutivo. Sin embargo, el dirigente sindical Visosa comentó que las cifras no eran tan buenas como se señala.

Otra de las denuncias que hizo el sindicato es la falta de pago de horas extras y la desnaturalización de los contratos a plazo determinado.

Ante ello, Carriquiry negó que se hayan presentado estos problemas en la empresa. Sin embargo, entre el 2010 y 2011, Ripley ha recibido tres sanciones del Ministerio de Trabajo por la desnaturalización de contratos, la última de ellas –de noviembre pasado– se encuentra pendiente de resolución.

Según explica el laboralista Germán Lora, el procedimiento de negociación colectiva tiene las siguientes etapas: el trato directo (solo las partes), la conciliación (con participación de las partes y un conciliador del ministerio) y el arbitraje (solo con acuerdo de partes, resuelve un tercero), o la huelga (decisión de los trabajadores).

En el caso de ripley, las negociaciones se encuentran en la fase de conciliación, por lo que el ministerio de trabajo no puede tomar parte ni por el sindicato ni por la empresa.

Lora explica que en los únicos casos en los que el mintra puede tener un rol fiscalizador o sancionador es cuando se hace una denuncia ante esta instancia.

http://elcomercio.pe

[post-views]
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email