Visual Merchandising
Lunes, 17 de Febrero del 2014

Vitrinismo: El arte de exhibir y vender

Para alcanzar el éxito, se debe crear y mantener una imagen clara, consistente y diferenciada.

Una vitrina debe ser llamativa para que atraiga a los clientes y los anime a comprar. Muchas veces una persona no tiene la intención de adquirir algún artículo, pero la forma como lo ve expuesto la estimula a preguntar y comprarlo. Ese es el objetivo de una buena exposición en las vitrinas.

Por lo general, las vitrinas se dividen en dos grupos: adheridas o empotradas y las de mueble. En las primeras, su tratamiento será muy similar al del escaparate, pues reúnen las mismas características que aquellos, salvo la profundidad.

Los muebles vitrinas, tienen mucha más actualidad porque se dedican normalmente a productos de alto precio y pequeño tamaño, como joyería, relojería, entre otros.

A continuación conoceremos algunas técnicas fundamentales para mejorar el arte de exhibir y vender:

– Visibilidad

Siempre se debe procurar que desde la puerta sean visibles todos los rincones de la tienda. La luz genera alegría, confianza, seguridad, y si queremos que el público lo aprecie, se debe dar una perfecta visibilidad al interior. El establecimiento debe transmitir la sensación de que todo está al alcance del público, que no se oculta nada.

– Iluminar

Hoy en día, la luz no sólo sirve para iluminar, sino que también podemos vender a través de ella. Esto es debido a que la luz es imán de la concentración de la mente.

En nuestro país, las empresas dedicadas a la fabricación de mobiliario comercial cuidan estos aspectos con mucho esmero, conocedoras de su gran importancia, resultando muy fácil adquirir un complejo lumínico total, como un mostrador o góndola.

En los comercios tradicionales raramente la luz es empleada como medio de decoración, quizás porque se consideran medios caros y frágiles. No obstante, si el comerciante se ve en la necesidad de aplicarla, debe procurar tener en cuenta que el medio que emplea se ajusta a lo expuesto, para lo que utilizará un tipo de iluminación que contraste por su efecto y no por suintensidad.

– Decorar

Decorar no es abarrotar las vitrinas, por ello, es mejor utilizar accesorios o adornos que ayuden a exaltarla, sin quitarle la importancia a lo que se está ofreciendo.

Sin embargo, en tiendas y almacenes de variedades es característico ver numerosos artículos, lo que es aceptable dependiendo del orden con que se ubiquen los productos. Los conocedores del tema señalan que en la vitrina no se deben dejar espacios, pero tampoco se debe atiborrar.

Prueba de que esto último puede ser contraproducente es cuando alguien, luego de observar la vitrina, entra y pregunta por un artículo que está exhibido.

– Rotar los productos

Si lo que se quiere es mostrar muchos artículos, una estrategia adecuada es rotando los artículos que se dejan a la vista de los clientes. De esta manera no se saturan las vitrinas. Es mejor tener muestras y los demás productos pueden estar almacenados. Además, la falta de variedad en el comercio deja insatisfecha a la gente.

[post-views]
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email