Retail online
Lunes, 27 de Diciembre del 2010

Weemba: Las redes sociales llegan al sector financiero de la mano de los creadores de Patagón

Weemba funciona desde agosto en Argentina y, desde hace un mes en España, y el ritmo de registraciones es acelerado. En pocos meses más abrirá en Estados Unidos, donde esperan obtener los mismos resultados.

Emprendedores argentinos han dado una vuelta de tuerca más al modelo de las redes sociales y han puesto en marcha un sitio web llamado Weemba, pensado para resolver la frustración del público a la hora de conseguir financiación. Para ello, han invertido el funcionamiento del sistema financiero y ahora, en Weemba, tanto personas como empresas pueden diseñar y publicar su necesidad de financiamiento en la web para que las entidades públicas y privadas les ofrezcan propuestas a su medida.

Es una idea de Constancio Larguía –CEO de Weemba- y Carlos Maslatón –su Director Internacional-, que hace más de 12 años armaron uno de los sitios web que más repercusión tuvo en los comienzos de Internet: Patagon, que nació como una corredora de Bolsa Online Argentina y luego fue adquirido por el Grupo Santander en 2000. La venta de Patagon fue una de las más sonadas del mundo virtual; el Santander pagó 700 millones de dólares apenas un tiempo antes de que explotara la burbuja tecnológica. Hoy en día, la marca Patagon ha desaparecido y la banca por Internet del grupo se llama Openbank.

Weemba funciona desde agosto en Argentina y, desde hace un mes en España, y el ritmo de registraciones es acelerado. En pocos meses más abrirá en Estados Unidos, donde esperan obtener los mismos resultados.

En una entrevista con Universia Knowledge@Wharton, Larguía y Maslatón cuentan cómo surgió la idea de vincular clientes con entidades financieras, y qué esperan lograr de aquí a los próximos 5 años.

Universia Knowledge@Wharton: ¿Cómo funciona Weemba? ¿Por qué lleva ese nombre?

Constancio Larguía:Nosotros hicimos al revés de cómo se maneja el sistema financiero: en lugar de tener las páginas de Internet de los bancos donde las entidades ofrecen sus servicios, en Weemba quien desea consumir un producto financiero arma un perfil social, sea una pyme o individuo. Se puede adjuntar el flujo de caja, el folleto de productos de la tarea a la que se dedica, la declaración impositiva, cartas de recomendación. Se pueden subir archivos digitales de distintos formatos para enriquecer ese perfil, que se puede ir actualizando. Con lo cual en este modelo de negocio el que es activo en todo el proceso es el oferente, el tomador del crédito. Es quien manifiesta, en firme, su intención de contratar un servicio financiero y espera que lo contacten por ello.

CarlosMaslatón:El armado del proyecto comenzó hace un año y medio y recién en agosto de este año comenzó a trabajar en Argentina. Hace un mes se presentó en España y esperamos estar en el aire en Estados Unidos a fin de marzo de 2011. Pensamos en Weemba porque es un nombre que se puede pronunciar en la mayor cantidad de idiomas, tiene colorido y, además, estaba disponible.

UK@W.: ¿En qué consiste su modelo de negocio? ¿Cuál es su mercado objetivo?

Maslatón.:Lo importante es que quien sube su perfil público no muestra quién es, sino que aparece con un seudónimo o nick. Solo pueden acceder a los datos reales quienes son autorizados por el usuario. Y solamente pueden intervenir empresas financieras que estén reguladas por el Banco Central de la República Argentina. Eso se repite para España y Estados Unidos.

Además, el que demanda el crédito pasa por un proceso online de validación de identidad, que en un primer paso es a través de un mail. Luego se ingresan los datos personales y verificamos en la base de datos del Veraz [el informe comercial y crediticio que contiene información sobre comportamiento de pago de personas y empresas, creado por la empresa Equifax] si está bien la situación económica y luego aceptamos o rechazamos a ese usuario. A continuación aparece un cuestionario sobre datos personales y financieros. En el remate final pedimos una cuenta bancaria del usuario para hacer un depósito mínimo, que puede ser de 60 centavos, para comprobar que sea verdadera. Así se chequea que la identidad y la cuenta son correctas y se puede dar el alta de usuario.

Larguía.: En cuanto al mercado, nosotros nos hemos preguntado si hay una segmentación para el producto que ofrecemos. Para mí el mundo cambió para siempre. Lamentablemente el concepto de segmentación, de “le hablo a alguien en especial” es realmente viejo. Hoy un servicio lo puede utilizar cualquier persona, de cualquier edad y que viva en cualquier punto del mundo, sea en su computadora o un cyber café, da igual.

UK@W.: ¿Cómo ha sido hasta ahora la evolución en Argentina y España? ¿Qué esperan para Estados Unidos?

Maslatón.: En Argentina ya tenemos 1.100 usuarios registrados, de los cuales casi un 20% son empresas. Hasta ahora calculamos que hay alrededor de 45 millones de pesos (algo más de 6 millones de US$) de demanda dentro de los usuarios que se han registrado. De las 46 entidades registradas en el Banco Central, 10 ya se registraron con nosotros, tanto públicas como privadas.

A poco más de un mes de comenzar en España tenemos un ritmo de más del doble de registraciones diarias que en Argentina. Allí hay mucha frustración del público por no conseguir financiación y queremos que nuestro mecanismo sea un facilitador y conductor de los intereses de ambas partes. En España hay 320 entidades financieras registradas en la autoridad bancaria.

Una ventaja de España es que ha avanzado mucho en el uso de la firma digital, tanto para individuos como empresas. O sea que en 45 segundos podemos comprobar la identidad del usuario.

Larguía.: Pensamos que va a ser más fácil la tarea en Estados Unidos porque es un mercado donde la permiabilidad de Internet es absoluta y la cultura de consumo de productos financieros es más compleja y sofisticada que en la Argentina. En Estados Unidos un granjero de Dakota del Norte tiene un leasing con su tractor, 6 tarjetas de crédito y conoce perfectamente todas las herramientas financieras. Mientras que acá no se llega a tanta sofisticación.

No obstante en el mercado local creemos que igualmente Weemba va a funcionar y crecer para aportar una opción más dentro del sistema financiero argentino. Es una forma de darle más opciones al consumidor, que a través de Weemba tendrá más probabilidades de conseguir lo que quiere. Del otro lado de la ecuación, las entidades financieras argentinas tienen una fabulosa herramienta de targeteo acerca de los nuevos clientes que pueden conseguir dentro de una red social.

UK@W: ¿Cuáles son las mayores dificultades para la expansión internacional de su negocio? Por que a pesar de que Internet no tiene fronteras, las legislaciones de los países son diferentes…

Larguía.: Correcto. A pesar de no ser nosotros una entidad financiera por no realizar actividades de captación del ahorro público, ni que nuestra existencia impacte en el agente multiplicador de la base monetaria, ni que dentro de nuestra plataforma se transe valor negociable alguno, de todas formas, somos perfectamente conscientes de que brindamos un servicio a las entidades financieras que, como tales, están contenidas por uno o más marcos regulatorios. En este sentido, nuestra plataforma está construida y diseñada en total observación de tales marcos regulatorios a los efectos de que nuestro servicio tenga solo impactos positivos en la industria financiera. Tan estricta es la observación de cada uno de estos marcos regulatorios que, lógicamente, varían de país en país, que al momento bastante satisfechos nos sentimos de haber creado una plataforma que observe las regulaciones de Argentina, España y los EE.UU en simultáneo. Esto es especialmente importante considerando que el derecho Norteamericano tiene sus bases en el Common Law, a diferencia de la Argentina y España que tienen sus bases en el derecho continental así como diferente grado de regulación en áreas como defensa del consumidor, protección de datos personales y habilidad de profesionales para prestar dinero.

UK@W.: ¿Creen que un sitio como Weemba puede ayudar a resolver parte de los problemas de financiación que tienen las empresas en todo el mundo?

Larguía.: Es un concepto nuevo que por ahora no tiene competidores en el mundo. Es pasar el mundo real de las sucursales bancarias y los clientes a una red social on line. En lugar de caminar y visitar cada entidad crediticia, se accede todo desde la computadora y el tomador de crédito decide quién puede venir a “visitar” su perfil para ofrecerle opciones.

Además, quienes están del lado financiero se encontrarán con que la totalidad de las personas que participan de la red social está interesada en contratar ya un servicio financiero. Google, que es el máximo mecanismo de targeteo comercial, muestra en cada búsqueda publicidades afines a esa temática. Pero no siempre coinciden con el interés de esa búsqueda, hay un margen de error. En Weemba quienes participan tienen una única intención, que es contratar un servicio financiero.

Maslatón.: Es importante aclarar que nosotros no le cobramos nada al usuario que se registra pero las entidades financieras nos pagan $ 150 (unos 27 €) por el acceso a cada perfil completo de los usuarios que les interesan, o sea, posibles clientes. Además, nosotros no vendemos bases de datos sino que dejamos visitar los perfiles una vez que los usuarios aceptaron la solicitud de la entidad financiera interesada.

UK@W: ¿Cómo ven el sector bancario en América Latina en estos momentos. ¿Son mayores las dificultades de financiación? ¿Hay diferencias notables de bancarización entre países? ¿Cómo afectará esto a la expansión de su negocio en la región?

Maslatón: Opino que, en concordancia con la economía latinoamericana, el sector bancario se encuentra en clara y fuerte expansión. Al partir su actual tendencia positiva desde niveles bajos de bancarización hace 10 ó 15 años, tiene todo para crecer. Sin duda se requiere para ello que coincidan no sólo las tendencias naturales y positivas en la economía sino que, en parte, la misma sea acompañada por políticas económicas que la favorezcan. En este sentido, son aleccionadoras las señales que emanan de Brasil, México, Colombia Perú y Chile. Otros países, como Venezuela, Ecuador o Bolivia (países con gobernantes populistas) no constituyen ejemplos a seguir. Argentina se encuentra en el medio. Sin duda con todo para crecer, mas se requiere cierto compromiso del sector político para lograr la expansión real necesaria luego de la catastrófica recesión deflacionista (con corrida bancaria) de los años 1998-2002.

UK@W.: Ustedes fueron los creadores de otra idea financiera con Patagon. ¿Qué aprendieron de esa experiencia?

Larguía.: La industria en la cual trabajamos no tiene más de 12 años. Y nosotros nacimos con ella. Por eso creemos tener la experiencia de los primeros grupos que empezaron en Internet.  Hemos acompañado los cambios culturales de estos años y hemos visto cómo los consumidores fueron adaptándose a cierto tipo de productos y servicios. Técnicamente hablando era posible armar un perfil social en 1999, pero posiblemente no hubiera tenido el éxito que tuvo a partir de 2005. Por eso haber transitado toda la historia de Internet nos hace tomar perspectiva sobre lo que necesita el consumidor.

Maslatón.: Nosotros decimos que esta propuesta no surgió antes porque, si bien en el 2000 era tecnológicamente posible, todavía no se había dimensionado la importancia del perfil social en Internet. Faltaba una asimilación cultural por parte de los usuarios en general sobre ciertas dinámicas de interrelación y consumo.

UK@W:¿Ven algún paralelismo entre el auge de las punto.com hace 12 años y el actual boom de las redes sociales?

Larguía.: Pensamos que los excesos del auge de la época punto.com de hace 12 años han dejado un aprendizaje sólido y perdurable. No nos da la sensación que estemos viendo excesos bursátiles en este sentido tal cual se observaban antes del mes de marzo del año 2000.

Maslatón.: Claramente es diferente 1999 a 2011. La manía alcista bursátil de doce años atrás fue también un hecho natural de mercado que siempre se ha manifestado a lo largo de la historia financiera con cada industria nueva cuyo impacto psicológico se empezaba a expandir sobre del gran público. Greenspan la llamó “exuberancia irracional”. Esos procesos tan bullish desde el punto de vista de la capitalización de mercado que los inversores le asignan a las acciones de las compañías, son corregidos a la baja con un crash. Pero tras el mismo, quedan viviendo sobre la superficie del desastre un montón de nuevas innovaciones revolucionarias. En la siguiente oleada bullish, se vuelve a repetir la expansión pero con mucha más y real solidez. Es en ésta en la que ahora nos encontramos y donde no se ha generado aún, por suerte, la euforia típica de 1999 que precede al crash.

UK@W: Dada su experiencia como emprendedores en el sector de la tecnología, ¿cuáles son sus recetas o recomendaciones para otros empresarios o emprendedores tecnológicos en América Latina? ¿Qué recomendarían a alguien que tenga una idea y desee poner en marcha un proyecto?

Larguía: Yo recomendaría procurar concentrarse en diseñar un modelo de negocio que tenga una clara estrategia de monetización. La promesa de la venta de publicidad una vez que el sitio web alcance suficiente masa crítica, puede llegar a ser difícil de cumplir o alargarse en el tiempo. Nosotros somos partidarios de que los proyectos se concentren en lograr una facturación real y concreta en base a una actividad transaccional.

UK@W.: ¿Cómo se ven de acá a 5 años? ¿Qué esperan para Weemba?

Maslatón y Larguía.: Pensamos que de acá a cinco años vamos a ser una plataforma de préstamos y servicios financieros por medio de la cual se va a canalizar un importante porcentaje de la negociación de estos servicios en cada país en el que tengamos presencia. Ya con imaginar el 1% estamos hablando de un número importantísimo de entidades financieras.

Este inicio se puede replicar en el futuro en otros servicios, como el de los seguros, un leasing, en turismo etc. La lista de cosas para hacer es interminable.

http://www.wharton.universia.net

[post-views]
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email