Especial
lunes, 27 de octubre del 2014

¿Cuáles son las principales tendencias que se han desarrollado dentro del comercio minorista durante este 2014?

Las cadenas deben entender que para llegar a ser líderes de la industria o creadoras de tendencias es necesario asumir ciertos riesgos.

Hace 15 años, las cadenas minoristas se estaban rascando la cabeza, pensando cómo iba internet a transformar su negocio.

Hoy, el papel del universo digital en el entorno mundial de gestión de compras determina en gran medida cómo las empresas minoristas acometen el mercado y cómo los consumidores interactúan con las marcas.

La gran distribución desde entonces no ha dejado de evolucionar en cuestión de formatos, estrategias de venta y conceptos de tienda en su lucha por aumentar su volumen de negocio y atraer al consumidor a sus establecimientos.

El uso del smartphone en el punto de venta, el auge del concepto drive o la desaparición del formato “hard discount” son algunas de las tendencias que marcarán el futuro del comercio minorista de alimentación en el mundo, según el análisis elaborado por el World Tour by Sial.

Por su parte, Deloitte sintetizó este fenómeno en su reporte Global Powers of Retailing 2013: Retail Beyond. Allí señala: “el paradigma de las ventas minoristas se ha transformado, de relaciones basadas en puntos únicos de contacto físico con los clientes a enfoques multifacéticos que abarcan una gran cantidad de canales tanto físicos como digitales”.

El equilibrio de poderes en el sector retail se ha inclinado a favor del consumidor quien hoy ejerce un nivel de control nunca antes visto.

Por ello, las cadenas deberían recordar que para llegar a ser líderes de la industria o creadoras de tendencias será necesario asumir ciertos riesgos. También, que el uso de nuevas tecnologías (o el de tecnologías existentes de maneras innovadoras) podría representar la diferencia entre ser líderes o seguidoras dentro de una industria con un panorama cambiante y altamente competitivo, por lo que los retailers no tienen más remedio que entender la mentalidad de los consumidores en este nuevo universo multicanal y abocarse a determinar el momento, la manera, el motivo y el lugar donde estos realizan sus compras.

También deben interpretar las influencias que pesan en la decisión de compra y en la elección de los canales a ser usados y las vías para predecir la demanda. En todo el mundo florecen singulares modelos de ventas minoristas, pero su éxito estará sujeto al dictamen de los consumidores.

Estos cambios que se producen a escala mundial son claves para entender cómo es y en qué se está transformando el comercio minorista. En estos últimos tiempos se han detectado grandes tendencias que marcarán la evolución del retail mundial y que a continuación podrás conocer:

1.    El concepto “drive” se extiende por todo el mundo

Este sistema de compra por Internet y recogida del pedido en el centro comercial mediante el vehículo particular del comprador está en pleno desarrollo. Sus principales ventajas para el cliente son, fundamentalmente, el ahorro de tiempo, así como su practicidad.

El primer drive vio la luz en Francia, en el año 2004, país que en estos momentos cuenta con más de 3.000 drives que movieron 1.500 millones de euros de volumen de negocio en 2013, lo que supone un 3,5% del gasto en alimentación de los franceses.


2.    La guerra de precios se mantiene

Con la reducción del consumo, la lucha por atraer a un cliente cada vez más sensible a los precios se recrudece y, en consecuencia, incrementa el nivel de competencia en el comercio minorista.

El precio se ha convertido en el arma más importante para ganar esta batalla, así supermercados como Tesco, en Inglaterra, ofrecen a sus clientes el reembolso automático de la diferencia de precio con respecto a otras cadenas. En países como Canadá o Estados Unidos, la comparación de precios en las tiendas es una fórmula habitual de exponer los productos.

3.    Se buscan formas de atraer al cliente a la tienda

El auge del comercio electrónico y los formatos nuevos como el drive han reducido el número de personas que se desplaza a los supermercados e hipermercados a hacer sus compras. Por ello, las empresas de distribución buscan fórmulas que mejoren la experiencia de compra en la tienda, con el fin de motivar al consumidor para que se acerque al establecimiento. Muchos retailers han optado por mejorar la presencia y oferta de productos frescos, así como renovar la estética de las tiendas y ofrecer asistencia personalizada.

Se observa, por tanto, el renacer de las zonas de mercado donde las secciones de frutas, verduras, panadería, charcutería, pescadería y carnicería vuelven a recobrar su importancia. También se recobra el concepto “hecho en casa” y un gran número de tiendas vuelve a elaborar productos de panadería o comidas preparadas en el propio establecimiento, para ofrecer a sus clientes la máxima garantía de frescura.

Ejemplos de ello son Eataly en Milán o Whole Foods en Brooklyn, Nueva York, dos tiendas que cuentan incluso con invernaderos propios instalados bajo el mismo techo o cocina, para preparar in situ las recetas que ofrecen en sus establecimientos.


4.    La integración del smartphone en el acto de compra

El teléfono móvil inteligente o smartphone es uno de los dispositivos móviles que acompaña al consumidor allá donde va, por ello las empresas de distribución y gran consumo están empezando a aprovechar las posibilidades que ofrecen este tipo de terminales para mejorar la experiencia de compra del cliente.

Así, por ejemplo, el teléfono móvil puede ser una herramienta útil para ampliar información sobre los productos, anunciar promociones, interactuar con las marcas o escanear códigos de barras o códigos QR.


5.    El concepto hard discount se suaviza

Se percibe cierta decadencia del modelo de descuento en países como Francia, donde suma cuatro años de caída. Cadenas como Lidl o Aldi están evolucionando hacia un hard discount muy suavizado, donde se pueden encontrar productos nacionales, bodega de vinos, mayor surtido de marcas, etc.

6.    La internacionalización del comercio minorista

Las grandes marcas de la distribución alimentaria abren tiendas en varios continentes. Para compañías como Walmart, Tesco o Carrefour su volumen de negocio fuera del mercado doméstico es cada vez más importante, especialmente en América, Europa y Asia. África empieza a posicionarse como destino de interés para algunas cadenas como Walmart, que posee en Sudáfrica uno de sus principales mercados.


7.    Los gigantes del ecommerce entran en la distribución alimentaria

Amazon se introduce en el comercio electrónico de alimentación con Amazon Fresh, un proyecto que aún está en fase de pruebas en las ciudades de Seattle, San Francisco y Los Ángeles, pero que podría convertirse en un nuevo gigante del comercio alimentario global en el futuro.


8.    La tecnología en el punto de venta

Desde los escáneres de producto o las etiquetas electrónicas hasta los quioscos de venta o los terminales de pago, la tienda se transforma en un espacio donde el cliente puede completar una compra de forma completamente autónoma y el retailer puede controlar todo el proceso de forma segura y efectiva.

La posibilidad de interactuar dentro del mismo comercio o el uso simultáneo de varios canales tanto físicos como virtuales están configurando un modelo de establecimiento nuevo y con gran potencial.


9.    Más oferta de productos ecológicos

El medio ambiente y la salud son dos aspectos que influyen cada vez más en la decisión del compra. Sin embargo, para gran parte de los consumidores el surtido de alimentos ecológicos que ofrecen las marcas es muy escaso, según un estudio de Tiendeo.com. La preocupación medioambiental se ha convertido en un aspecto importante que puede influir en la decisión de compra del consumidor.

Entre los factores que más llaman la atención del consumidor destaca la seguridad alimentaria, aspecto decisivo para el 49% de los encuestados. El valor nutricional del producto es fundamental para el 27%, mientras que una parte importante de ellos prefiere adquirir alimentos producidos localmente (13%) o productos en cuya elaboración se tenga en cuenta el bienestar animal (11%).

Sin embargo, muchos consumidores detectan una escasez de productos respetuosos con el medio ambiente en los supermercados.


10. Nuevos modelos de negocio al por menor

Sin duda, la competencia minorista se pone cada vez más difícil. Los alimentos frescos ya no son del dominio de los supermercados ahora están presentes en clubes de compra, tiendas de conveniencia, farmacias, e incluso las tiendas de dólar.

Además, los jugadores a través de la cadena de valor están invadiendo lo que solía ser el área exclusiva de los minoristas. Más fabricantes están vendiendo directamente a los consumidores, quienes utilizan alta tecnología también están luchando por los dólares de los consumidores minoristas y empresas como Craigslist, eBay y Etsy (el hogar de casi un millón de pequeñas empresas) están creando mercados donde los individuos y los empresarios puedan vender sus productos a las masas.

Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.
[contact-form-7 id="55196" title="¡Suscríbase a nuestro boletín!"]