Especial
lunes, 27 de agosto del 2012

La crisis de los Inventarios: ¿Cómo afianzar la relación entre los stakeholders?

Alimentar de información clave del entorno a la gestión del proceso en cada punto de la cadena de suministro contribuye a minimizar las crisis y sus efectos.

Por Fernando Arce Cerda

Cursando la rama de Logística en la Universidad me topé con la teoría de Peter Serge, que explica el efecto látigo en su libro “La quinta disciplina”, allí describe “El Juego de la Cerveza”, que es un modelo dinámico de un sistema real de producción y distribución de cerveza. Este modelo nos permite conocer cómo la estructura del sistema, formada en gran medida por las interrelaciones entre sus componentes y el todo, determina la conducta del sistema independientemente de las decisiones que los individuos tomen dentro de ella.

Guiados por el profesor de curso inmediatamente la pusimos en práctica mediante la utilización de formatos y cuadros elaborados especialmente para la clase. Al comprender el efecto producido en el abastecimiento dentro de la cadena de suministros cuando los puentes de comunicación entre los actores son deficientes o no se han construido, como Logísticos, siempre se guarda la esperanza de que si alguna vez nos vemos en esa circunstancia, podremos adelantarnos a las consecuencias y ser parte de la solución estando ante el colapso en la capacidad de respuesta debido a la fluctuación de la demanda.

Sin embargo, la realidad se encarga de demostrar que los recursos desplegados por las empresas para configurar la cadena de abastecimiento también tienen que analizar y tratar la “conducta” del sistema. El “efecto látigo” surge cuando no tenemos visibilidad de lo que ocurre “aguas arriba” ni las herramientas para que los del otro extremo o cada actor dentro de la cadena, como son los fabricantes, distribuidores, mayoristas y detallistas tomen previsiones y reaccionen a tiempo, así una variación imprevista y constante de la demanda hace que los requerimientos de stocks de un minorista hacia su proveedor o mayorista, paulatinamente se tornen caóticos, este caos escala por cada etapa de la cadena hasta llegar al fabricante u origen del proceso, en esta etapa el sistema logístico intenta reponerse de la fluctuación imprevista que llega desde “aguas abajo”, no pasa mucho tiempo y el fabricante se encuentra con la disminución de sus pedidos y en consecuencia con sobreproducción. Lo rodea la incertidumbre al igual que a cada componente de la cadena.

En este punto, cada componente de la cadena ha tenido su propia perspectiva del problema, lo que determina que los inventarios producidos no puedan ser absorbidos a tiempo por el mercado. Los inventarios oscilan incrementándose hacia “aguas arriba” y en un segundo momento retornando “aguas abajo” saturando el sistema.
Dada la estructura del proceso, esta influye forzosamente sobre la conducta del sistema, y esta a su vez está determinada por las decisiones tomadas por cada individuo que dentro de la cadena es el responsable de tomarlas.

Las personas trabajan para obtener resultados y estos resultados nacen y se conservan insertos en “el carácter” de la estructura. Y esto ocurre porque los puntos de vista dentro en la estructura a menudo no tienen correspondencia con puntos de vista externos que hagan ver el escenario del todo y también de las partes, así que con frecuencia los sistemas generan sus propias crisis, las que no están vinculadas a variables externas ni a factores relacionados con individuos.

Las posibilidades de prevenir o enfrentar exitosamente un problema de oscilación de inventarios, son mayores cuando se construyen enlaces y puentes de comunicación entre los actores de la cadena tanto internamente (los individuos que toman decisiones) como con el exterior (el entorno, el mercado). Alimentar de información clave del entorno a la gestión del proceso en cada punto de la cadena contribuye a minimizar las crisis y sus efectos. Construir estos enlaces no es tarea fácil dada una estructura previa, pero es necesario hacerlo. Es labor fundamental para la supervivencia del sistema obtener la información e inyectarla adecuadamente en él, de este modo controlar mejor la conducta.

Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.
[contact-form-7 id="55196" title="¡Suscríbase a nuestro boletín!"]