Especial
Saturday, 26 de December del 2009

Los 6 pasos para un negocio exitoso

Realizar un plan de negocios es esencial para que una nueva empresa pueda concretarse.

 

Pensar en un negocio en medio de la crisis podría parecer un riesgo incomprensible, pero la etapa de recesión también se puede aprovechar para descubrir nuevas oportunidades y nichos de mercado.

Un paso importante es contar con un plan de negocios que permita minimizar la incertidumbre en ese proceso de emprender.
“Este documento te sirve como referente constante de cómo se desarrollará un negocio, y funciona como carta de presentación para situaciones como solicitar un apoyo financiero.

Esto te permite no sólo definir el rumbo que toma una empresa, sino también obtener clientes clave que se emocionen al ver un negocio con rumbo fijo; se utiliza para conseguir financiamiento; mantener claridad sobre los objetivos de la empresa e, incluso, tener empleados hechos a la medida del perfil que requieres.
“Los negocios que se consolidan no surgen de buenas intenciones, sino del conocimiento a detalle de la empresa.

Escribir un plan ayuda a definir el modelo de operación del negocio.

Lo que diferencia a una empresa que perdura por años de aquella que se queda en el intento es la habilidad para preveer las situaciones que se puedan presentar o podrían obstaculizar su crecimiento.


Los 6 fundamentales
En 1998, Larry Page y Sergey Brin, creadores de Google, trabajaban en iniciar la búsqueda de capital para acabar de pagar el material que habían comprado para crear su servidor.

 Inversores como David Filo, uno de los fundadores de Yahoo, los animó a pedir apoyo. ¿Cuál fue su primer paso? Trabajar en un plan de negocios enfocado a ello.
Si tienes una idea de negocio en mente y quieres ‘aterrizarla’ empieza por desarrollar este documento:

 
1. La base de un buen plan es preguntar-responder, empieza ese ejercicio con la definición de tu mercado, que es el corazón del plan de negocios. Al responder preguntas como: ¿por qué interesa este producto o servicio?, ¿quiénes son mis clientes potenciales?, ¿cuánto están dispuestos a pagar? y ¿quién es mi competencia?, identificarás si tu proyecto es viable desde la perspectiva comercial y cuál es su ventaja competitiva. Estos datos, junto con el análisis financiero resultan de interés para los inversionistas.
2. En cada capítulo que integre el plan señala los puntos importantes, el tiempo y los recursos que utilizarás para obtener la información que necesites. Por ejemplo ¿requiero investigar más sobre mi mercado? Anota la fecha de entrega de esa información y cómo la conseguirás. Poner un plazo para cumplir con esa tarea ayuda, desde un inicio, a enfocarte aún más en tu labor.
“Quien demora más de tres meses en la elaboración del plan no está dedicando el tiempo suficiente a esta actividad”.
3. Sé precavido, si bien es muy positivo que quieras generar tu propio empleo, hay que prever qué situaciones podrían afectar a tu producto o servicio y las medias para reducir ese impacto. Si planeas para el fracaso estarás preparado con estrategias para resolver el problema. Incluye al final de cada capítulo una sección de riesgos internos (que pueden presentarse en el día a día) y externos (los que no puedes controlar).
4. A su vez, es valioso que compartas tu plan con las personas que son parte fundamental de tu negocio y pídeles su opinión al respecto; pueden ser clientes, proveedores e inversionistas.
Además, busca asesores en temas técnicos, procesos productivos o en finanzas, porque son las áreas en las que generalmente menos dominio se tiene.
5. Un plan cambia según la fase en que se encuentre la empresa y sus requerimientos. Para atraer inversionistas de capital hay que modificarlo diario porque las condiciones del mercado cambian continuamente.

 Si son otras los objetivos, lo puedes revisar dos o tres veces al año (o más en esta época de crisis, sí así lo demanda el negocio).
6. La sección financiera es una de las principales en este documento, porque muestra el potencial de tu empresa. Asegúrate de presentar los indicadores que garanticen el desarrollo de tu empresa (como costos, expectativas de gastos contra ingresos y precios).
Esta información es indispensable para pedir un financiamiento, porque las instituciones asumen parte del riesgo y desean comprobar que, como empresario, operas en escenarios reales. Evita las estimaciones muy optimistas para ‘lucirte’, eso puede restar credibilidad.
No olvides incluir al principio del plan un resumen ejecutivo, de dos hojas máximo, en el que realices una descripción de la empresa y producto; su estructura organizativa; iniciativas y objetivos primordiales; oportunidades de mercado; ventajas competitivas y proyecciones económicas.

 

Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email
Etiquetas