Especial
domingo, 25 de abril del 2010

Low Cost o Better value

Hace pocos años parecía lógico que en cada categoría tendríamos un ejemplo de low cost: Electrodomésticos, trasporte aéreo, restaurantes..hasta servicios legales "low cost".

A finales de los 80 una serie de compañías demostraron que es posible ofrecer un buen producto a un precio más bajo si cambiabas radicalmente el modelo de negocio que se impone en una determinada categoría.

Reinventando las reglas del juego, el modelo de diseño, fabricación y distribución IKEA puede ofrecer un producto de diseño de calidad razonable a un precio bajo. Del mismo modo ZARA es posiblemente el primer gran ejemplo masivo en el mundo de la moda.

Gracias a una serie de compañías realmente inovadoras que supieron centrarse en los aspectos clave que el consumidor valoraba y desprenderse de todo aquello que era superficial, para ofrecer un mejor precio muchos productos hasta entonces selectivos se hicieron masivos y la sociedad empezó a identificar esta propuesta de valor con el término «Low Cost».

Hace pocos años parecía lógico que en cada categoría tendríamos un ejemplo de low cost: Electrodomésticos, trasporte aéreo, restaurantes..hasta servicios legales «low cost».

Este año hemos podido ver como las compañías aereas «low cost» empiezan a tener problemas con su modelo de negocio, por otro lado la famosa crisis ha convertido en «low cost» cualquier oferta o comunicación de las marcas y por este motivo me parece pertinente esta reflexión. ¿A caso no estamos confundiendo Low Cost con Cheap Price?

No soy el único que esta inquieto con este fenómeno, recomiendo leer este artículo de «El País» que ofrece un punto de vista interesante.

Una cosa es competir en precio a costa de recortar costes, dejar de ofrecer servicios o características básicas, hacer descuentos o querer tener percepción de baratos. Otra muy distinta es ser una Low Cost tal y como se entendía el concepto inicialmente. Una Low cost no parte de la premisa de cómo puedo ser más barato, parte de la premisa de cómo puedo mejorar la forma de hacer las cosas en mi negocio, desprenderme de todo aquello que lo engorda, cuestionarme lo que es ineficiente y repercutir todas esas mejoras en el consumidor.

Ikea es más un Better Value que una Low Cost y compañías que han ayudado a democratizar productos más caros como los relojes, los vinos, los coches o los teléfonos móviles. Seguro que estrictamente no es la terminología correcta, pero me ayuda a diferenciar aquellas compañías construidas sobre el valor al cliente y las que simplemente recortan precio a base de rebajar cada vez más la prestación de sus servicios o la calidad de sus productos.

 

http://brandjazz.typepad.com/

Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.
[contact-form-7 id="55196" title="¡Suscríbase a nuestro boletín!"]
Etiquetas