Especial
miércoles, 21 de julio del 2010

Que la oficina no acabe con tu espalda

Una agenda que te impide levantarte del escritorio, puede tener efectos negativos en tu bienestar; los problemas lumbares representan la primera causa de ausentismo en las empresas.

 

Resulta paradójico que con sólo levantar un bolígrafo, quienes están muchas horas sentados tienen más posibilidades de sufrir una hernia discal (problema en el disco que amortigua los movimientos de la columna) que un empleado que hace trabajo pesado, o que se levanta de su lugar, por lo menos, para tomar un café. Y es que, al estar varias horas en una misma postura, los discos intervertebrales sufren la misma presión que si cargaras un objeto pesado.

La lumbalgia, también conocida como dolor en la parte baja de la espalda, se presenta en ocho de cada 10 personas. En la mayoría de los casos, aparece por problemas posturales, malos hábitos al dormir, tensión y contractura en los músculos, y hasta estrés. Por eso, es más fácil que un profesionista sometido a fuertes presiones laborales, desarrolle este problema

Alrededor de siete de cada 10 personas que laboran en oficina han reportado, alguna vez, dolor de espalda, cuello o en extremidades superiores (brazo, antebrazo, mano), refiere un informe del Departamento de Ergonomía de la Asociación Chilena de Seguridad.

Lo interesante, es que la mayoría de la gente se preocupa por su postura sólo al hacer ejercicio, sin pensar que  las actividades cotidianas pueden ser más peligrosas para la espalda, indica Solís.

Para evitar que tu salud se ve perjudique por un mal hábito de postura, te presentamos estas sugerencias, las cuales puedes aplicar en tu oficina:

  • Mantén los pies en la tierra. Evita estar sentado con las piernas cruzadas por periodos largos, esto afecta la columna vertebral. Lo ideal es mantener los pies apoyados al piso el mayor tiempo posible.
  • Deja que tu mundo gire. Debes utilizar sillas giratorias, con respaldo para tener soporte lumbar y descansar la cintura. El asiento no debe ser plano, ni rígido. Necesita poder inclinarse, moverse en diferentes ángulos y responder al peso de la persona
  • No atosigues al monitor. La pantalla de la computadora debe estar a unos 45 centímetros. de distancia, frente a los ojos (no a la izquierda ni a la derecha), a tu altura.
  • Levántate con cuidad. Cuando necesites cargar algo, dobla tus rodillas y cargar tu cadera hacia atrás al levantarte. Esto permite que tus piernas, en vez de tu espalda, soporten el peso. Mantén tu cabeza arriba de tus hombros y nunca te arquees al levantarte.
  • Las muñecas rectas y ambidiestras. Las muñecas y los antebrazos deben estar rectos y alineados con el teclado, con el codo flexionado a 90 grados. Si usas prolongadamente el mousse, alterna (durante el día) la mano con la que lo manejas. Busca aquellos modelos que te permiten trabajan teniendo la muñeca en posición semi-flexionada.
  • Sube de posición. Trabaja en tu postura, si todo el día estás jorobado presentarás molestias en el cuello, en la espalda baja, lesiones de disco y fatiga visual.
  • Muévelo todo. Evita los giros parciales, lo correcto es mover todo tu cuerpo a la vez. Además, procura darte un rato de relajación, 10 minutos para levantarte de tu lugar y caminar por la oficina.
  • Nunca hay tiempo… sino lo planeas. Organiza tu tiempo para realizar un programa de ejercicio que te ayude a fortalecer los músculos de la espalda, como trotar.

Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.
[contact-form-7 id="55196" title="¡Suscríbase a nuestro boletín!"]
Etiquetas