Especial
jueves, 29 de diciembre del 2011

Vender al mercado moderno es asomarse al mundo.

El retail moderno tiene una serie de requerimientos y estándares que exige a los proveedores para poder comercializar sus productos.

Por Manuel Miranda*

Recuerdo haber recibido hace algunos  años en mi oficina a un grupo de entusiastas empresarios del interior del país quienes  presentaron algunos productos del agro que deseaban comercializar en el supermercado.

Lo que tenían era unas bolsas de polietileno transparente con  menestras cosechadas con cariño, las bolsas no tenían descripción, y si la tenían solo indicaba el nombre de la menestra que había en el interior.   

Hablaban de sus productos como si fueran lo mejor del mundo y mostraban con sus palabras y ademanes el cariño que habían puesto para presentarlo y comercializarlo en las tiendas, en cada una de estas personas  se veía  el esfuerzo de las familias que habían intervenido para conseguir lo mejor y el deseo de querer venderlo y encontrar sus productos en establecimientos reconocidos en el mercado.

Aquella vez empezamos un trabajo coordinado, de mucha comunicación, paciencia para mejorar el envase, la nomenclatura, los registros que todo producto alimenticio debe de tener, lograr el código de barra, y todo lo que se necesitaba para que puedan ingresar a las góndolas y sobre todo poder competir.

Han pasado varios años y hoy estas personas pertenecen a empresas constituidas que no solo tienen una variedad de productos de calidad con presencia en los supermercados del país, sino que participan en las Ferias Internacionales con nuestra querida marca PERU.

Casos como estos hay y seguro que innumerables, esto nos dice que los detallistas son pilares importantes para impulsar el mercado informal a la modernidad, no quiero usar la palabra ayuda, sino que se  orienta a los productores, artesanos, pymes , etc. para incorporar conocimiento, tecnología, para tener un producto del agrado del consumidor.

El mercado moderno tiene una serie de requerimientos que exige para vender los productos, estas exigencias dan como resultado que si una empresa es capaz de ser proveedor de un negocio que tiene centro de distribución, ISO 9,000, HACCP, etc., por lo tanto estandarización de normas de calidad y gestión entonces es capaz de vender a cualquier negocio en el mundo.  

(*) Manuel Miranda es Gerente de Abarrotes  de Supermercados Peruanos SA.  Cuenta con más de 20 años de experiencia en el retail, expositor en seminarios, eventos y colaborador de Perú Retail.

Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.
[contact-form-7 id="55196" title="¡Suscríbase a nuestro boletín!"]
Etiquetas