Especialista
Miércoles, 27 de Junio del 2018

¿Cuál es el auténtico drama del retailer?

Por Amancio Junior Managing, director de Analyticalways.

Que uno de sus clientes no encuentre la talla porque tiene el producto en la tienda equivocada. Si esto sucede, nos arriesgamos a que el shopper deje de sentirse atraído por la marca, visitará otras tiendas perdiendo cada vez más interés y creará nuevos hábitos de consumo.

El impacto de las redes sociales y el pulso de la omnicanalidad hacen que, cada vez más, el daño sea mucho más relevante, visible y persistente.

Todavía más doloroso que la falta de stock y quedarse sin producto de los artículos de mayor rotación en el almacén, es tener el producto ubicado en tiendas donde sus rotaciones no resulten las esperadas una vez introducido el producto.

Si esta circunstancia no se previene o se identifica y rectifica, se acabará generando un exceso de stock muy difícilmente liquidable aun a costa de perder parte de su margen con promociones o rebajas.

¿No tienen mi talla?

No tener stock suficiente de un producto a lo largo de la campaña de ventas representa un “drama” para cualquier retailer que quiera mantener su imagen de marca, fidelizar a su consumidor y maximizar la rentabilidad de sus inversores.

La venta perdida no solamente merma el Cash Flow, si no que impide valorar correctamente el potencial de ventas de un producto en una tienda y limita la posibilidad de poder seguir las tendencias reales del mercado, llegando a afectar a la temporada en curso e incluso a las siguientes, si no se adoptan las medidas correctivas oportunas.

De no adoptarse soluciones de tecnología adecuadas en la fase de planificación de una nueva campaña, existe el peligro que el error inicial se vaya propagando, habiéndose subestimado el potencial real de venta por categoría de producto en tiendas que ya habían sido mal abastecidas anteriormente.

Prevenir las roturas de stock para remediar a tiempo el problema

Igualmente, pese a todos los esfuerzos en ejecutar una planificación según las best practices, es necesario poder contar con la capacidad de identificar todas las casuísticas que, por ejemplo, por el efecto de retrasos en las entregas de los proveedores o restricciones en la distribución a los puntos de venta, puedan llegar a determinar situaciones de roturas de stock inminentes.

Los algoritmos que permiten dar con el stock ideal facilitan aplicar, día tras día y semana tras semana, los correctivos posibles y necesarios para mantener el nivel de producto adecuado: sin excesos de “stock de seguridad” que puedan convertirse en sobrante en caso de no cumplirse el forecast de venta.

Igualmente, es importante tener la capacidad para detectar ágilmente cambios de tendencias en los consumidores, así como seguir la estacionalidad típica de cada familia en el mercado.

Para poder conseguirlo, necesitaremos llevar a cabo acciones de gobernanza sobre las coberturas de stock que se vayan perfilando según los picos de ventas, y para anticiparnos a la fase de caída final de ventas en el ciclo de vida del producto.

Vigilar el desempeño del surtido

El planificador va a poder elegir entre surtirse con envíos desde el almacén, devoluciones o balanceo entre tiendas.

Si la complicación logística de las grandes distancias hace poco viable utilizar el almacén como fuente de reaprovisionamiento, la tecnología permitirá al retailer poder crear el concepto de “tiendas pulmón” que vayan concentrando stock y, en las que, en cada momento, se pueda vigilar el desempeño del surtido.

Para ello la tecnología aplicará KPIs que permitan detectar si todos los productos están teniendo el número de rotaciones esperado en los distintos puntos de venta.

Inteligencia planificadora

La tecnología permite a los equipos de planificación poder aplicar experiencia, sabiduría y capacidad de resolución a los problemas, teniendo en cuenta a todos los actores en juego que se manejan como: almacenes, transportes o tiendas entre otros.

En una empresa de retail, gracias al hecho de que todas las casuísticas que necesitan atención resultan rápidamente disponibles en pocos clics, hace que finalmente los planificadores puedan jubilar las farragosas plantillas, o los tan peligrosos cruces de tablas, evitando muchas de las manualidades que suelen desenfocar la capacidad de reacción de los valiosos profesionales que forman parte de su equipo.

La clave será siempre la necesidad de actuar con la mayor rapidez posible.

El retail nunca duerme

Cada vez que no se llega a detectar rápidamente la necesidad de llevar a cabo una acción correctiva ante la posible falta de producto en tiendas, se pueden perder ventas o, en el mejor de los casos, reducir el margen con la consiguiente pérdida de competitividad respecto a las demás empresas del sector competentes.

Analyticalways, gracias a su capacidad de analítica predictiva y machine learning, permite obtener un forecast específicamente pensado para el Retail que aplica soluciones cuyo resultado es medible y comprobable.

 Esta previsión es el resultado de las especificidades y de las metodologías de los consultores y expertos del sector que analizan y solucionan las casuísticas concretas en cada uno de los negocios de Retail de nuestros clientes.

Poder anticiparse a las necesidades de producto que tienen las tiendas es la clave para conseguir notables mejoras en sus tasas de roturas de stock.

Métricas muy relevantes para inversores y controladores financieros como el ROI y el GMROI ya están directamente implementadas en las soluciones de Analyticalways.

El hecho de que se actualicen al momento con los datos de stocks, ventas, pedidos, etc., permiten al planificador en el retail poder medir las mejoras a partir ya de la temporada en curso o In-season.

De acuerdo, quiero este producto, pero… ¿cuánto va a tardar en llegar?

En este momento, y gracias a la rápida evolución de la tecnología para el retail, ya no hay que esperar semestres ni cruzar los dedos para que un “Big Project” salga según lo planificado, ni tampoco para que pueda sincronizarse con los tiempos de las colecciones.

La rápida implementación de la plataforma cloud y su fácil integración con los sistemas ERP o DWH de las empresas, dan lugar a que en menos de un mes ya haya una respuesta rápida y contundente ante la necesidad de contar con el stock adecuado en tienda.

Las herramientas de tecnología, cada vez más, empiezan a contribuir de forma clave y distintiva en el mercado ayudando a que se pueda conseguir mayor satisfacción y mejor experiencia por parte de los consumidores con respecto a la marca.

Nos encontramos ante una apuesta ganadora en el corto plazo gracias a su ayuda con el Cash Flow, y a medio o largo plazo gracias al beneficioso impacto en la percepción de marca y al mantenimiento de niveles de tráfico que aseguren que el consumidor sigue teniendo siempre touch points, o puntos de contacto con el producto, incluso más allá del resultado de las ventas.

Las herramientas de planificación de stocks, reposición y traspasos de Analyticalways, cuentan con funciones de analítica predictiva, un forecast pensado para el Retail y capacidades de cálculo de stock ideal, reposición, balanceo y gestión del ciclo de vida del producto en tienda, entre otras muchas más funcionalidades creadas por expertos del Retail.

El asesoramiento de sus consultores, en todo momento va a ayudar a los retailers a anticiparse a las necesidades de producto de sus tiendas y a conseguir notables mejoras en sus tasas de roturas de stock.


Este artículo es auspiciado por:

Resumen
Fecha de revisión
Artículo revisado
¿Cuál es el auténtico drama del retailer?
Rating del autor
41star1star1star1stargray
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email
Etiquetas