Especialista
viernes, 11 de septiembre del 2015

Cultura de Productividad Laboral

Marco Guzmána PR BN

Por Marco Guzmán Barahona. Ponente de Convex 2015. Socio Director de GGV Empresas (Training & Consulting) de Chile.

El beneficio que resulta de aplicar la cultura de productividad laboral y mejora continua en la empresa, permite enfocarse más en la atención al cliente y en la innovación permanente de los procesos, debido a la eficiencia en todas las actividades de la cadena de valor. Sin embargo, lo que realmente marca la diferencia para cualquier empresa, son los beneficios que genera para todos sus clientes e integrantes:

– Más tiempo para el cliente, lo que permite a todos llegar de manera más sencilla a las metas y objetivos propuestos.

– No hacer labores improductivas mejora el clima laboral, eso les ayuda a todos a generar mayor valor y sentirse más valiosos para la empresa.

– Ser productivo significa mantener alineadas estratégicamente las competencias laborales de todos sus colaboradores.

– Mientras más productivas sean las organizaciones, más oportunidades tendrán para desarrollarse.

Erróneamente se confunde utilidad con productividad. La utilidad se entiende como el retorno sobre la inversión, y, la productividad se entiende como una forma natural de trabajar en forma sincronizada y eficiente para que la rentabilidad sea constante, lo que la transforma en un proceso relevante dentro de la innovación.

Por lo tanto, la pregunta espontánea que nace a partir de este planteamiento es, ¿Cómo realizar este proceso de manera eficiente? y ¿Qué relación se puede hacer entre trabajadores – productividad – mejora continua – utilidad

La aplicación de un modelo de productividad laboral permite explorar en los diferentes niveles de la organización, para descubrir y mejorar errores de procesos, de cara al cliente. A su vez, posibilita visualizar fortalezas y debilidades de una forma más precisa, haciendo posible una intervención más ajustada.

Por otro lado, permite definir cuáles son los perfiles de cargo necesarios para realizar el trabajo en forma exitosa y, por último, entrega una visión comercial relacional del comportamiento futuro esperado (variabilidad y tendencia), usando para todo esto, costos adecuados de operación lo que es una visión opuesta a las actuales estrategias corporativas de optimización de costos.

La receta universal del siglo XXI habla de la productividad laboral como un factor aplicado que permite minimizar u optimizar los gastos de personal y de operaciones, y, además, mejorar la performance de la empresa en su conjunto, pero la realidad de este proceso indica que nada es así de simple.

Ser productivo e innovador significa cumplir constantemente con un buen número de factores, por ejemplo: Estar cada vez que se necesita, para satisfacer al cliente, dar una atención de calidad, dar respuestas que el cliente necesita, atender quejas y reclamos, pero además darle solución, entre otros muchos.

De acuerdo a lo anterior, se puede concluir que la gestión adecuada de las personas en la empresa, es la clave para que las organizaciones puedan gozar de las bondades de la productividad laboral que, definitivamente, más que un modelo o una moda, hoy es una verdadera necesidad.

Si se es riguroso en el constructo, se puede determinar que la productividad laboral es el resultado que se obtiene sobre factores aplicados, pero la realidad indica que es el producto de la aplicación constante de innovación y revisión permanente de los procesos y de las personas que trabajan en una organización las cuales, por sí solas, serán capaces de entender por qué deben ser productivas.

En la misma línea, se encuentra la directa relación entre productividad laboral y desempeño productivo de los trabajadores, que finalmente es el desempeño organizacional.
Entonces, bajo este esquema, ¿Se podrá estar en presencia de la esencia de la productividad laboral y el desempeño productivo?

Poner toda la responsabilidad del éxito de la productividad laboral en sistemas informáticos predictivos y matemáticos, sin considerar el personal, puede generar importantes diferencias, situación que las organizaciones buscan en forma frenética para su funcionamiento productivo ideal.

Existen hoy innumerables software de productividad laboral (WFM), verdaderos optimizadores matemáticos que después de ingresarles modelos de estándares y nomenclaturas, calculan la cantidad de horas que se necesitan para satisfacer la demanda que entrega un pronóstico. Estos pronósticos están basados en la historia, en las mediciones de tiempo de trabajo y los estándares de trabajo definidos para cada cargo.

Aún con todo el avance tecnológico con que se dispone actualmente, es difícil encontrar en un solo software, todas las necesidades que cada empresa pueda tener en materia de productividad laboral.

Por ejemplo, los softwares deben estar localizados para nuestra América latina, en las aplicaciones de distribución horaria o mallas de turno de trabajo, puntualmente por las restricciones legales laborales que cada país de la región tiene. Este es un tema complejo y de difícil comprensión para desarrolladores de software de países en los que estas restricciones no existen.

Es por esta situación que muchas veces las empresas toman la decisión de desarrollar “in house” sus propios sistemas de productividad, que por mucho que se afinen a la necesidad puntual de cada organización, siempre dependerán del desempeño de las personas asignadas para cubrir una demanda esperada.

Para terminar con la idea, se debe mencionar lo siguiente:

1. Las expectativas que una organización tiene sobre las personas que desempeñan un cargo, se relacionan con:

• El perfil que se ha confeccionado para ese cargo.
• La selección adecuada de la persona que lo ocupará.
• La inducción adecuada que se haga antes de ocupar cada cargo.
• La información oportuna que se genere del cargo (gestión del desempeño).
• La capacitación constante para desempeñar correctamente el cargo.
• Una compensación acorde al mercado laboral local.
• La revisión de las propias expectativas que el trabajador tenga sobre el desempeño del cargo y de la organización.
La suma de todo lo anterior, da como resultado un desempeño de alto estándar, que es necesario para la aplicación de modelos de productividad laboral.

2. Cualquier modelo de desempeño y de productividad laboral que se aplique, debe ser adecuado para cada organización. Los modelos no son repetibles en forma estándar, ya que cada organización cuenta con identidad propia, procesos propios, problemáticas propias, clientes propios y, lo más importante, personal propio.

Entonces, la invitación es a comenzar con la aplicación de un modelo de gestión que permita a su organización innovar y mejorar continuamente sus procesos y a su personal, para que todos se desarrollen y finalmente, todos ganen.

CONVEX 2015

La Convención & Exposición Retail “CONVEX 2015” que se realizará el 16 y 17 de septiembre en el Hotel Atton de San Isidro (Lima-Perú) tendrá como uno de sus principales ponentes a Marco Guzmán Barahona, socio director de GGV Empresas de Chile., quien disertará sobre el tema “Claves para mejorar la rentabilidad en retail gestionando adecuadamente al personal”.

Esta noticia es auspiciada por:
convex-twitter-retail2

Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.
[contact-form-7 id="55196" title="¡Suscríbase a nuestro boletín!"]
Etiquetas