Especialista
martes, 10 de febrero del 2015

Estrategias retail que crean valor de marca

Por Gonzalo Brujó, Chairman Latin America & Iberia, Interbrand

En el mundo informativo en que vivimos, cada vez más fragmentado y disperso, resulta imprescindible que todos los puntos de contacto de una marca con el cliente estén coordinados entre sí y alineados con la estrategia global de la marca. De este modo se consigue que el consumidor tenga una experiencia positiva de marca 360º y se evitan las incoherencias y la falta de claridad de la identidad de la marca. Esta coordinación coherente entre todos los puntos de contacto de una marca con el cliente implica una planificación y estrategia previos, con un propósito claro, también trasladados al entorno retail y a la experiencia física que viva el consumidor.

Para definir una estrategia retail de éxito, que cree valor de marca, se deben cumplir dos requisitos: el primero, que la marca se “respire” en todos los aspectos del entorno retail creado de modo que, el consumidor, inequívocamente, perciba una diferenciación positiva en su marca y el segundo es que la experiencia retail alcance o incluso supere las expectativas iniciales planteadas por el consumidor, pues de sentirse defraudado podremos perder su implicación.

Cierto es que conseguir que un consumidor se implique con tu marca en el entorno retail es cada vez más complicado, requiriendo más esfuerzo, energía e innovación, pues cada entorno retail debe conceptualizarse para que trasmita la esencia y promesa de marca de manera excepcional, diferenciándose de la competencia. Cuando los entornos retail están estratégicamente planificados y creados de manera imaginativa, dichos entornos no sólo refuerzan los mensajes transmitidos por medio de otros canales de marketing, comunicación y publicidad, sino que proporcionan la oportunidad de inspirar lealtad y atraer y construir relaciones con nuevas audiencia

Como el reparto de poder ha evolucionado a lo largo de los años, las expectativas y la demanda por parte de los consumidores a sus marcas ha aumentado a todos los niveles: desde la calidad del producto y el servicio, el impacto medioambiental, la innovación y la relevancia del entorno retail. La necesidad de una implicación proactiva y directa, para conseguir una interacción significativa con los consumidores, está en aumento por lo que el reto es mayor para las marcas pero los resultados, si salen bien, son inmensamente más satisfactorios y beneficiosos para el consumidor y los gestores de la marca.

Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.
[contact-form-7 id="55196" title="¡Suscríbase a nuestro boletín!"]
Etiquetas