Especialista
Monday, 7 de June del 2021

La inteligencia artificial está permitiendo crecer a los retailers del mundo

Lucas Barros - Teamcore - bn

Por Lucas Barros Puertas, Chief Growth Officer para Latam de Teamcore. Experto en el crecimiento y desarrollo de nuevos mercados en Latinoamérica.

Cuando un consumidor quiere adquirir determinado producto, sea por un ecommerce o una tienda física, y no lo encuentra disponible, se necesita de una herramienta tecnológica que esté por detrás y que garantice que todo el equipo comercial que tiene que trabajar para lograr esto, lo haga de la manera más óptima.

Esta herramienta, que debe estar basada en Inteligencia Artificial y Machine Learning para lograr la velocidad necesaria, permitirá una coordinación entre áreas más rápida y fluida, porque por un lado ofrecerá indicadores predictivos de demanda y de abastecimiento y por otro lado permitirá la excelencia operacional de gestión y automatización de las tareas y planes comerciales, así como toda la parte operacional que tiene que ver con la gestión de punto de ventas.

Primero, todas las tareas automáticas que nacen de la comparación de la venta real con la venta proyectada por los algoritmos, potencian la disponibilidad de producto en góndola de manera automática, mejorando la experiencia de compra.

Por otra parte, todas las tareas de ejecución que pueden ser programadas por alguien desde la oficina central para que, por ejemplo, implemente una nueva promoción, una nueva punta de góndola, se cercioren que estén los precios bien implementados o cualquier tipo de checklist o encuesta que necesiten hacer al punto de venta a través de su equipo.

De esta manera, con toda esta gama de tareas ´customizables´, el cliente gana dos grandes cosas: La primera es el poder coordinar, a través de una herramienta centralizada, todos los esfuerzos que van desde la estrategia de la oficina hasta el punto de venta; y la segunda, también el poder levantar información, en tiempo real, desde el punto de venta hacia la oficina que anteriormente no tenía.

Pero la incorporación de la tecnología presenta varios desafíos: Primero para poder utilizar Inteligencia Artificial y Machine Learning, son necesarios los datos, información con un flujo constante, el cual les permita a los algoritmos detectar variaciones de manera automática y no tener a personas haciendo el mismo trabajo y utilizando el 100% de su tiempo en eso.

En el ecommerce, antes de la pandemia, el peso de venta que tenía era irrelevante. Lo que sucedió durante y después a la pandemia fue que las empresas de este segmento se dieron cuenta del gran crecimiento que ha experimentado, llegando a aumentar en un 250% en algunas categorías alcanzando hasta un 15% de sus ventas totales, por lo tanto, ahora es un canal relevante para ellos y empiezan a invertir recursos aquí.

Cabe señalar que más del 90% de las ventas del ecommerce de los CPG y Supermercados son abastecidas desde las mismas tiendas.

Eso quiere decir que si un consumidor compra un producto desde una tienda virtual ese producto no va a venir desde un centro de distribución sino desde la tienda asignada a la ubicación de la venta y es aquí donde cobra tanta importancia la disponibilidad de producto en góndola y una gestión omnicanal del canal digital, ya que más del 30% de los productos que no están disponibles en el ecommerce, si lo están en la góndola donde serán abastecidos.

Por lo tanto, aquí vienen los puntos más importantes: Por un lado, se tiene una oferta digital que pueden ser los mismos “last millers” o ecommerce de los retailers y, por otro lado, el abastecimiento desde la tienda. El punto clave, es trabajar ambos canales en conjunto y contar con indicadores predictivos que nos permitan accionar a tiempo.

El único requerimiento real para que las empresas implementen este tipo de soluciones, además del flujo constante de datos, es que las mismas tengan acceso a la información de venta y stock de sus clientes y que puedan ejecutar las tareas que las herramientas de IA o ML les entregan.

Por ejemplo: Una fuerza de repositores propia o tercerizada pero que tengan acceso al dispositivo móvil, también que tanto las empresas sean grandes, medianas o pequeñas estén desarrollando estos canales.

El desafío está en empoderar a todas las personas con tecnología, que no le tengan miedo a la tecnología, sino que estas son herramientas que les van a dar mayor poder para gestionar mejor su trabajo y crecer.

Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.
[contact-form-7 id="55196" title="¡Suscríbase a nuestro boletín!"]
Etiquetas