Especialista
Lunes, 4 de Mayo del 2020

Los seres humanos no tenemos suficiente capacidad de previsión

Gabriel-Farias

Por Gabriel Farias Iribarren, especialista en aprovisionamiento de ropa en América del Sur, Europa y Asia.

La comunidad científica, dirigentes gubernamentales occidentales, reputados profesionales, los llamados “gurús”, especialistas en distintos contactos y hasta los medios de comunicación, subestimados desde un principio la crisis sanitaria que se había desatado en China.

Con la propagación del COVID-19 y con un análisis rápido, lo invisible o “decretado” que solo afectaría al gigante asiático.

En nuestro sector, posiblemente por otro análisis rápido o directamente un “NO análisis” solo se estimó su efecto negativo en la cadena de suministro; sin observar que cuando la propagación del virus pasa de epidemia a pandemia, su impacto nocivo afecta directamente a la columna vertebral de las marcas y el comercio minorista de moda.

Esto sucede debido al cierre inmediato de todas las tiendas y los centros comerciales, por los confinamientos obligatorios necesarios (ahora sí) por los distintos gobiernos.

Mecanismo de defensa para detener la propagación del virus que forzosamente tuvieron que utilizar ante su falta de previsión y por recursos de recursos sanitarios; incluidos los hipernecesarios prueba para llevar adelante otra estrategia más elaborada y eficiente.

“El mundo iba a cerrar y nosotros seguíamos embriagados de rutina y normalidad”

Así fue como en un par de semanas se dio una circunstancia histórica y totalmente paradójica tras la escena de la moda.

Los departamentos de compra y aprovisionamiento pasaron de exigir el envío urgente de los embarques atrasados ​​a los proveedores chinos a cancelar la mayoría de las órdenes de la próxima temporada a sus proveedores globales.

Y aunque les parezca increíble, en el medio de esta circunstancia circunstanciada, se generó otra contradicción.

Cuando los proveedores chinos tienen sus fábricas cerradas y no existen una determinada cierta de reinicio de actividades, la mayoría de las órdenes fueron posicionadas en otros orígenes específicos “libres de virus” para garantizar su viabilidad.

Como los hechos terminan siendo más complejos de lo que nuestro análisis previos pueden prever, esas son las órdenes que ahora mismo estarían afectadas por la llegada de la pandemia a Bangladesh, India y otros países del Sudeste Asiático.

No obstante, les recuerdo que la mayoría de ellas han sido canceladas y las que no pueden cancelarse por cuestiones comerciales son relocalizadas en el que se ha vuelto a transformar en “el actual origen más confiable”, China.

La pandemia de Coronavirus-COVID19 nos ha confirmado que los seres humanos no tenemos suficiente capacidad de previsión para hacer frente a una crisis porque creemos que nada o muy poco va a cambiar.

No es necesario que sea de esta magnitud, podría ser menor.

Preferimos creer que se mantendrá la normalidad o que con el pequeño cambio que hemos hecho ya ajustamos lo que se debía ajustar.

Incluso, a ese pequeño ajuste que nos proporciona seguridad inmediata y al que normalmente le confiamos el éxito futuro de nuestra organización, le denominamos grandilocuentemente: La nueva estrategia.

GRANDES ESTRATEGIAS

En esta crisis sobran los ejemplos de “grandes nuevas estrategias” repletas de imprevisión humana en todas las empresas del sector, incluidas las líderes globales.

Esto no significa que no podamos hacer nada ¡Todo lo contrario! Tenemos la opción de dejarlo a la AI (inteligencia artificial) o debemos aceptar de una vez por todas, nuestra poca fiabilidad a la hora de prever situaciones futuras con el fin de desarrollar y utilizar eficientemente otras aptitudes como el análisis asertivo, la prospección profunda y la aceptación y adaptabilidad al cambio.

Esta última y coincidiendo con Charles Darwin, creo que es la más relevante de nuestras capacidades a la hora de enfrentar una crisis.

En esta misma línea, considerar fundamental trabajar nuestra relación con el miedo y no resistirnos a sentirlo ante una situación desconocida, para que nos dirija a través de nuestro instinto de supervivencia al mejor nuevo destino posible.


Este artículo es auspiciado por:

Banner Suscriptores 528 x 113 2 - Los seres humanos no tenemos suficiente capacidad de previsión
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email
Etiquetas