Especialista
miércoles, 22 de abril del 2020

Noé y el Coronavirus

Gabriel-Farias

Por Gabriel Farias Iribarren, especialista en aprovisionamiento de ropa en América del Sur, Europa y Asia.

 

Estamos viviendo una situación extrema en todo el mundo y por supuesto, la prioridad de cada uno de nosotros en este preciso momento es cuidar la salud de nuestra familia, la de nuestros semejantes y la propia.

Esta pandemia nos ha forzado a asumir el rol protagónico de una obra real y macabra que muchos de nosotros, por una cuestión generacional y por suerte, desconocíamos.

Mientras esto sucede, creo conveniente analizar el transcurso de los acontecimientos y rever algunos puntos que considero relevantes.

El objetivo que me he planteado al escribir este artículo es llevar adelante un verdadero ejercicio retrospectivo, mirar hacia dentro con sentido crítico, para comprender la situación en toda su dimensión; aprovechando la perspectiva que otorga el tiempo y que nos ayudará a entender los hechos más fácilmente.

También, pretendo reflexionar sobre las decisiones ejecutadas o lo que es más importante, sobre aquellas decisiones que se debieron tomar y sin embargo, quedaron pendientes.

Como es común en este espacio, relacionaremos ese ejercicio para vislumbrar como esas acciones o esa parálisis ante la crisis desatada han afectado el proceso de sourcing y aprovisionameinto del retail de moda.

Y como complemento, elaboraremos una suerte de escenario estimado que espero sirva para afrontar nuestro futuro inmediato, que será muy diferente a nuestra realidad pre-Coronavirus.

¡Confirmado! Los seres humanos preferimos que todo siga igual

En octubre de 2019 tuve una video conferencia con otros profesionales de la industria de la moda que había sido organizada para debatir una serie de temas que clasificamos como relevantes.

La consigna era que cada uno de nosotros debía preparar un tema, exponerlo en un tiempo de 10 minutos y luego lo debatiríamos entre todos.

Yo elegí un tema que a mi parecer, por supuesto, resultaba extremadamente relevante. Cuando tocó mi turno comencé a hablar de la extrema volatilidad que observaba en el sector y en la industria de la moda.

Hice referencia a una inestabilidad y una inercia hacia cambios profundos y desconocidos que nunca había observado con anterioridad. Honestamente y para mi sorpresa, no obtuve demasiado eco por parte de los demás integrantes de la reunión.

Por el contrario, mi sensación es que les resultó irritante que les hablara de inestabilidad, de cambios, de posibles y futuras situaciones desconocidas. Percibí que no había mucho interés en querer debatir el tema, así que propuse pasar al siguiente.

Observando que mi realismo molestaba, no tuve demasiado valor como para insistir y quedar, ya no calificado como extremadamente realista, (los realistas resultan aburridos) sino como un verdadero pesimista. Por esta vez, era mejor que otro Noé comenzara a armar su barca.

La pandemia de Coronavirus-COVID19 nos ha confirmado que los seres humanos preferimos que todo siga igual.

No queremos ver siquiera la posibilidad latente de que cambie nuestra situación actual. Nos negamos a analizar la realidad si eso significa que, tal vez debamos cambiar nuestra habitualidad.

Llegamos al extremo de argumentar (en las reuniones de empresa es común percibirlo) a favor de procesos que hemos establecido hace ya muchos años, diciendo que vienen dando muy buenos resultados a la compañía, sin permitirnos observar que ya no están aportando valor ni a la propia organización y mucho menos al mercado.

Preferimos sentirnos relajados por un momento y seguros por siempre, estimando que “ese virus es un tema que concierne solo a China y que no llegará a las puertas de nuestras casas y nuestras tiendas”.

Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.
[contact-form-7 id="55196" title="¡Suscríbase a nuestro boletín!"]
Etiquetas