Especialista
Viernes, 16 de Noviembre del 2018

El nuevo lenguaje de los datos del retail para mejorar el ‘cashflow’

Analyticalways-62-Peru-Retail-2

Por Amancio Junior, managing director de Analyticalways, compañía española especializada en soluciones tecnológicas para el sector retail.

 

El Big Data, la transformación digital y la tecnología están más que integrados en el día a día del mundo empresarial de hoy.

La urgencia por medirlo todo y encontrar la máxima eficiencia en los procesos de producción, abastecimiento y distribución y venta de los productos se ha convertido en el axioma en el que los directores de operaciones están focalizando sus recursos.

El retail no se ha quedado atrás, y se ha convertido en uno de los sectores a la vanguardia de esta transformación.

Las llamadas tiendas del futuro –con probadores digitales, cajas móviles, sensores de afluencia por zonas, etc.-, el descubrimiento de nuevas tendencias y la omnicanalidad se constituyen como los vectores principales por los que discurren las estrategias de los retailers.

En este sentido, una de las máximas para llevar a cabo esta transformación comienza en la trastienda de las empresas. La toma de decisiones ha ido evolucionando hasta convertirse en una determinación basada en datos. Este proceso pasa por la medición de cada uno de los parámetros que influyen a la hora de tomar una decisión.

En concreto en el mundo del retail, el objetivo es tener en cuenta todas las variables para aprovisionarse de forma inteligente: minimizar las pérdidas y maximizar la eficiencia de procesos y  margen de productos.

Sin embargo, las variables del nuevo retail son cada día menos constantes y más complicadas.

Especialmente en los productos relacionados con la moda, joyería, relojería, deportes, juguetes, etc. Es decir, aquellos no perecederos y sobre los que las empresas renuevan sus stocks con cada vez más frecuencia.

Tradicionalmente estos sectores obtenían un margen elevado de ingresos por sus productos, pero la inmediatez, las tendencias y la multicanalidad llevan a estas compañías a invertir cada vez más recursos en la actualización de sus catálogos, lo que conlleva una necesidad en la mejora de la rotación de stock. Y aquí los retailers tienen un gran recorrido por delante.

Por este motivo, cada día tienen más éxito herramientas tecnológicas que permiten medir en tiempo real el aprovisionamiento  de sus tiendas proporcionando un análisis visual y predictivo de lo que sucede en cada momento.

A esto hay que añadir la complejidad de la venta online, más sensible a las roturas de stock, por estar el producto a disposición del consumidor 24/7.

NUEVAS TENDENCIAS

Este análisis continuo del estado de nuestros productos viene marcado también por las políticas de precios y las relaciones con los proveedores y distribuidores. Estos factores influyen decisivamente en el modo en el que el retailer gestiona sus stocks.

Por un lado, los proveedores tienden a tener métodos de pago y distribución diferentes. Aunque cada vez más flexibles y ágiles, suelen tener ritmos de trabajo diferentes. Tener en cuenta sus hábitos es una de las claves para no interrumpir la cadena de suministro a sus tiendas.

Por otro, el importe de los productos tiende a determinar el tiempo que dichos productos permanecerán en stock. De esta forma, según el modelo de negocio en cada caso, los productos de menor precio acostumbran a tener mayor rotación que la de los productos con un precio más elevado.

Siguiendo las nuevas tendencias, el panorama actual que ya empieza a llamarse Retail 4.0, trasciende a las clásicas colecciones del año según las estaciones.

Nuevas fechas clave se han convertido en momentos más importantes incluso que los cambios de colecciones cada temporada o introducción de nuevos modelos.

El Black Friday, el Día de la Madre, San Valentín, el Single Day o el Cyber Monday, por ejemplo, son oportunidades de ventas para los retailers.

Pero también pueden constituir una amenaza. La falta de previsión y los picos de demanda que se producen en estas fechas señaladas pueden provocar roturas de stock, con su consiguiente pérdida de ventas.

LA “BRÚJULA” DEL NUEVO RETAIL

Las nuevas tecnologías aplicadas a la monitorización de stocks y ventas en tiempo real de los productos evitan que se produzcan este tipo de circunstancias.

Hoy en día es fundamental para un retailer contar con un software de análisis predictivo que, según experiencias pasadas y gracias a sus algoritmos, pueda facilitarle la gestión de sus stocks y así evitar perder cualquier oportunidad de venta que se presente.

La transformación digital tiene su primer paso en la necesidad de optimizar los procesos internos de una empresa. Si queremos mejorar esa experiencia de cliente, antes deberemos ser más eficientes en nuestras operaciones y tener la capacidad de reacción que el cliente de hoy reclama al retail.

Además, muchos retailers viven en una lucha constante contra el desaprovechamiento de productos que pasan temporadas en almacenes sin tener salida y quedando desfasados. En muchas ocasiones se debe a que se ha hecho una compra poco adecuada a la política de rotación más eficiente, frente al ritmo de demanda real.

REDISTRIBUIR ANTES DE COMPRAR

Controlar el inventario de todas las tiendas de una cadena es esencial. Contar con un sistema de inventario para la redistribución del stock entre diferentes tiendas antes de realizar un pedido es la mejor manera de hacer frente a extra costes innecesarios.

De esta manera, podremos dar salida a productos que no funcionan en algunos establecimientos trasladándolos a otras tiendas donde tengan una mayor aceptación y se vendan.

DECISIONES BASADAS EN DATOS

La aplicación de la tecnología a este sector aumenta la capacidad de reacción del retailer. Las decisiones, en muchas ocasiones, se toman basadas en la propia experiencia de los profesionales. Pero en muchas ocasiones, nada es más certero que los datos.

Apoyarse en este tipo de herramientas es fundamental para la toma de decisiones del retailer, ya no solo para reducir los stocks, sino para incrementar las ventas, mejorar el ROI de la compañía, disminuir el coste del seguro de stocks o mejorar de la gobernanza corporativa en la gestión de stocks.

La inmediatez en la toma de decisiones a la que se ven obligados muchos retailers durante el día a día de su trabajo precisa de poder tomar esas decisiones con la mayor seguridad posible.

El mercado se mueve constantemente, lo que lleva a actuar con rapidez y a decidir desde cualquier parte ante situaciones que se presentan. La tecnología basada en analítica predictiva y visual facilitará de manera extraordinaria este proceso, pudiendo incluso tomar decisiones desde un smartphone o una tablet en mitad de un viaje de negocios.

La postura de los profesionales del nuevo retail debe enfocarse a afrontar estos nuevos retos tecnológicos. En la medida en que se introduzcan y adopten nuevas tecnologías que faciliten su labor, la eficiencia en los procesos y los beneficios económicos para su empresa serán espectaculares.

Haga clic para conocer las soluciones para retail de Analyticalways

Resumen
Fecha de revisión
Artículo revisado
El nuevo lenguaje de los datos del retail para mejorar el ‘cashflow’
Rating del autor
41star1star1star1stargray
Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email
Etiquetas