Especialista
martes, 3 de febrero del 2015

¿Por qué “gritan los jefes”?

Por Fernando Marañon, socio y consultor de Findtheway Perú, empresa dedicada al desarrollo directivo y de organizaciones.

Hay muchos jefes que con demasiada frecuencia pierden los papeles, gritan, tiran los informes  al suelo o dan portazos sonoros, algunos también dejan de saludar a sus empleados para que se atormenten pensando que les van a despedir y sentirse “poderosos”. Hay jefes muy complicados, todos los que hemos trabajado en empresas en algún momento hemos tenido alguna experiencia con un jefe autoritario, gritón, maleducado, grosero……que nos ha dado mucho sufrimiento emocional y nos hemos sentido impotentes, indefensos y sin saber cómo defendernos.

Yo he pensado mucho sobre estas cosas y he llegado a la conclusión de que muchos jefes gritan sencillamente porque no saben ser jefes, el problema es que no hay escuelas para hacer buenos jefes, en la Universidad se enseña conocimiento teórico pero nada que ayude a ser jefe y en las maestrías pasa lo mismo, algo de inteligencia emocional –que está ya muy pasado de moda- y poca cosa más. En ningún sitio se enseña a ser jefe, así pues los jefes improvisan. Normalmente los nuevos jefes, a los que llaman un día y les dicen que al día siguiente van a ser jefes –imitan las conductas de su jefe anterior- y si el jefe anterior era déspota, autoritario y gritón, pues se convierten en lo mismo porque es la única referencia que tienen.

Es verdad que ser jefe es “complicado” y que pasar de empleado a jefe es una transición que las empresas nunca han resuelto, los conocimientos operativos son accesibles a todo el mundo, pero liderar equipos es otra historia. Y los jefes en muchos casos se frustran, no aguantan la presión y gritan o asumen comportamientos maleducados.

Sin embargo, todo esto es posible cambiarlo con la metodología adecuada, conociendo y descubriendo las capacidades propias y los puntos débiles, y acompañado por un coach experto que ayude en esa transición de convertirse en un buen jefe. Todo lo relativo a la gestión de las emociones propias y de los demás se puede aprender. He trabajado muchos años en empresas de retail y se perfectamente que trabajar en retail es muy exigente y que los jefes tiene una presión constante en muchos frentes, por eso es importantísimo ayudar a formar a los jefes pues un jefe bien formado aporta mucho valor agregado al negocio en todas sus facetas y sobretodo en la gestión de equipos.

Todo se puede aprender. En las semanas sucesivas iremos viendo cómo superar la presión, aprender a enfrentarse a las dificultades con una actitud diferente y dejar de gritar.

*Fernando Marañon es coach ejecutivo, profesor y conferencista internacional en España, Perú, Bolivia, Colombia y Ecuador.

Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email
Especialista
martes, 3 de febrero del 2015

¿Por qué “gritan los jefes”?

Por Fernando Marañon, socio y consultor de Findtheway Perú, empresa dedicada al desarrollo directivo y de organizaciones.

Hay muchos jefes que con demasiada frecuencia pierden los papeles, gritan, tiran los informes  al suelo o dan portazos sonoros, algunos también dejan de saludar a sus empleados para que se atormenten pensando que les van a despedir y sentirse “poderosos”. Hay jefes muy complicados, todos los que hemos trabajado en empresas en algún momento hemos tenido alguna experiencia con un jefe autoritario, gritón, maleducado, grosero……que nos ha dado mucho sufrimiento emocional y nos hemos sentido impotentes, indefensos y sin saber cómo defendernos.

Yo he pensado mucho sobre estas cosas y he llegado a la conclusión de que muchos jefes gritan sencillamente porque no saben ser jefes, el problema es que no hay escuelas para hacer buenos jefes, en la Universidad se enseña conocimiento teórico pero nada que ayude a ser jefe y en las maestrías pasa lo mismo, algo de inteligencia emocional –que está ya muy pasado de moda- y poca cosa más. En ningún sitio se enseña a ser jefe, así pues los jefes improvisan. Normalmente los nuevos jefes, a los que llaman un día y les dicen que al día siguiente van a ser jefes –imitan las conductas de su jefe anterior- y si el jefe anterior era déspota, autoritario y gritón, pues se convierten en lo mismo porque es la única referencia que tienen.

Es verdad que ser jefe es “complicado” y que pasar de empleado a jefe es una transición que las empresas nunca han resuelto, los conocimientos operativos son accesibles a todo el mundo, pero liderar equipos es otra historia. Y los jefes en muchos casos se frustran, no aguantan la presión y gritan o asumen comportamientos maleducados.

Sin embargo, todo esto es posible cambiarlo con la metodología adecuada, conociendo y descubriendo las capacidades propias y los puntos débiles, y acompañado por un coach experto que ayude en esa transición de convertirse en un buen jefe. Todo lo relativo a la gestión de las emociones propias y de los demás se puede aprender. He trabajado muchos años en empresas de retail y se perfectamente que trabajar en retail es muy exigente y que los jefes tiene una presión constante en muchos frentes, por eso es importantísimo ayudar a formar a los jefes pues un jefe bien formado aporta mucho valor agregado al negocio en todas sus facetas y sobretodo en la gestión de equipos.

Todo se puede aprender. En las semanas sucesivas iremos viendo cómo superar la presión, aprender a enfrentarse a las dificultades con una actitud diferente y dejar de gritar.

*Fernando Marañon es coach ejecutivo, profesor y conferencista internacional en España, Perú, Bolivia, Colombia y Ecuador.