Estudio
jueves, 4 de septiembre del 2014

Apuestas e inversiones de Falabella en la región

La empresa se mantiene como la de mayor capitalización bursátil con un valor de u$s18.490 millones.

El gerente general de la compañía, Sandro Solari, expresó que será necesaria una mayor prudencia, revisar planes de inversión y reducir inventarios.

La expansión emprendida por la minorista Falabella en América Latina le permitirá enfrentar de mejor manera un sombrío panorama regional, aunque será necesaria una mayor prudencia, revisar planes de inversión y reducir inventarios en mercados clave, dijo el gerente general de la compañía, Sandro Solari.

Además, el dirigente afirmó que la compañía le teme a los cambios del dólar en nuestro país, aunque las medidas a tomar no serán drásticas: “hay que tener una mayor prudencia, revistar planes de inversión y recudir inventarios”, añadió.


La diversificación de sus negocios y un rápido crecimiento en mercados como Colombia y su operación en Brasil han permitido a la empresa mitigar hasta ahora un empeoramiento del entorno macroeconómico, especialmente para sus tiendas por departamento en Chile.

Con presencia en seis países, Falabella salió ilesa en el segundo trimestre y obtuvo utilidades estables por US$190 millones y un alza en sus ventas del 15,1%, aunque analistas advierten cierta presión a futuro por una mayor desaceleración de la economía que podría afectar sus márgenes.

Solari, con dos décadas de experiencia en una compañía de 125 años de existencia, dijo que estaba “optimista” tras los resultados del segundo trimestre en la firma que participa en el negocio de tiendas por departamento, mejoramiento del hogar, banca minorista, supermercados y centros comerciales.

“La bola de cristal no la tenemos, pero debemos reducir el riesgo, tenemos que preocuparnos de la productividad y reducir los inventarios. El hecho de tener múltiples formatos (de negocios) y estar en varios países reduce mucho el riesgo de la compañía (…) Estamos en una muy buena posición”, agregó el ejecutivo.

Las acciones de Falabella han caído casi un 18% en el último año. Pero la empresa se mantiene como la de mayor capitalización bursátil con un valor de u$s18.490 millones, más del doble que su principal competidor local, Cencosud.


La apuesta en la región

La compañía, controlada por un pacto entre familias chilenas, posee unidades de operación en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Perú y Uruguay.

“El mejoramiento del hogar, supermercados y la parte inmobiliaria son (negocios) bastantes más estables. Uno no deja de comer y si en tu casa se echa perder la calefacción, lo más probable es que la arregles el mismo día”, destacó Solari.

Sin embargo, su tienda de departamentos ancla ha debido aplicar más descuentos que hace un año, dijo Solari, al recordar “días muertos” durante el Mundial de fútbol y un clima inusualmente cálido en Perú por el fenómeno del Niño.

Bajo este panorama, analistas estiman que las operaciones de Falabella podrían resentirse algo en los próximos trimestres por la desaceleración en Chile y Perú, mientras que los ingresos en las mismas tiendas mostrarían una caída.

“No deberíamos ver una baja relevante en los márgenes operacionales, pero si en las ventas. Si bien la compañía aún no siente la desaceleración, creemos que se debe nada más que a un rezago”, dijo Martín Antúnez, analista de CorpResearch.


Inversiones

Falabella, segunda minorista en América Latina según valor de mercado después de Walmart México, ha definido inversiones por un total de u$s4.100 millones entre el 2014 y 2017.

Pero el complejo escenario previsto en este semestre y 2015 sugieren algo de moderación en el crecimiento ya delineado.

“Nosotros tenemos una estrategia de largo plazo, pero el corto plazo también influye (…) todo indica mayor prudencia, pero dado que este ejercicio (revisión de inversiones) está en estudio, no puedo adelantar conclusiones”, dijo el ejecutivo.

Pese a la sobre-expansión de tiendas por departamento en Perú que resalta en su último informe la corredora Banchile Inversiones, el gerente general de Falabella destaca que el vecino país tiene un enorme potencial de crecimiento y un alto porcentaje de comercio informal, al igual que en Colombia.

En el caso de Chile, que representa un 63% de los ingresos, el ejecutivo enfatizó que se debe ser prudente, reducir los riesgos y crear nuevas estrategias de suministros.

“Ojalá se pudiera aumentar la compra regional y no depender tanto de China para tener tiempos de respuestas más cortos. En Colombia y Perú hay muy buenas fábricas textiles”, dijo.

Aunque la exposición de Falabella en Argentina es pequeña, el ajuste en ese país del tipo de cambio podría afectar negativamente las ventas y márgenes, según analistas.

“Si hay o no default, uno tiene que ver qué están haciendo los consumidores. Eso es lo que también estamos aprendiendo a hacer en Brasil”, resaltó el ejecutivo después de la adquisición hace un año de la cadena de mejoramiento del hogar Dicico en Sao Paulo y en momentos en que alista la apertura de dos tiendas del mismo rubro bajo la marca Sodimac.

“Si bien la economía brasileña no está en el mejor minuto, como lo estuvo hace cinco años, el mercado en Brasil es tan grande que la oportunidad depende más de nosotros”, dijo Solari.

Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.
[contact-form-7 id="55196" title="¡Suscríbase a nuestro boletín!"]