Estudio
viernes, 2 de mayo del 2014

Consumo masivo en el Perú: El 2014 es el año de la recuperación

Entre los principales drivers de crecimiento, figuran las estrategias de expansión de empresas chilenas como Cencosud y Falabella, y la peruana InRetail.

El sector será impulsado por el alza de los ingresos de los consumidores de los estratos medio-alto, y por la baja probabilidad de un aumento del precio de los alimentos y servicios.

Las ventas del sector consumo masivo se expandirán 5% en volumen en el 2014, de acuerdo con Apoyo Consultoría, cifra por encima de lo registrado el 2013 (2.5%). Ello responderá a la ausencia de los factores que limitaron su desempeño el año anterior, como la volatilidad en el mercado de materias primas agrícolas.

Entre los principales drivers de crecimiento, además, figuran las estrategias de expansión de algunas compañías –como las empresas chilenas Cencosud y Falabella, y la peruana InRetail– y el incremento de la demanda de bienes duraderos por parte de los sectores con mayor poder adquisitivo. Sin embargo, la mayor competencia en el sector y los probables cambios regulatorios son sus principales riesgos este año.


Consumo diferenciado

El consumo privado crecerá a tasas cercanas al 5%, impulsado principalmente por los aumentos salariales a los trabajadores del sector público, así como por las mayores presiones salariales en el sector de trabajadores calificados. Ello debido a una mayor competencia entre las grandes empresas por conseguir a este tipo de personal y las altas tasas de rotación que tiene.

El hecho impactará positivamente en la recuperación de la confianza de los consumidores de los hogares medio-altos y altos, por lo que se espera una mayor recuperación del consumo en los NSE A y B.

En contraste, la desaceleración del empleo seguirá afectando a los trabajadores menos calificados, así como a la demanda de trabajadores en las microempresas y pequeñas empresas. Ello afectaría las posibilidades de consumo de los NSE C, D y E, dado que casi el 65% de estas familias son trabajadores independientes u obreros.

Asimismo, el endurecimiento de los requisitos para otorgar créditos a las familias de menores ingresos también afectará las principales fuentes de ingreso en este segmento de la población y, consecuentemente, las ventas en consumo masivo.

Clima favorable

A diferencia del 2013, este año se descartaría la presencia de algunos factores limitantes del crecimiento del consumo masivo, como el incremento en el precio de algunas materias primas agrícolas. En tanto, se espera también un crecimiento liderado principalmente por bienes menos esenciales (jugos, derivados lácteos, tocador, limpieza, snacks, artículos de tocador) a causa de las mayores posibilidades de crecimiento por parte de la clase media.


Expansión a la vista

Una mayor expansión al interior del país figura entre las principales medidas de las empresas este año por el bajo nivel de penetración de diversas categorías de consumo masivo y formatos de retail moderno en provincias, sobre todo en la zona oriente. De esta manera, el área arrendable de centros comerciales por la apertura de nuevos malls crecerá cerca de 15%.

Estas inversiones servirán para la entrada de supermercados, tiendas por departamentos, tiendas de menor tamaño, entre otros, e impulsarán el sector retail moderno que crecerá entre 10% y 12% el próximo año.

La lógica de los centros comerciales continuará enfocada en abordar las ciudades de 100,000 a 200,000 habitantes, con lo que se apunta a los NSE C y D (sectores que conforman una masa poblacional que funciona como bisagra hacia la clase media) mediante formatos como los power center y los strip center.

Otra de las estrategias a nivel sectorial consiste en lanzar productos o presentaciones con mayor valor agregado (premium) orientadas a satisfacer a los consumidores de ingresos medios y altos, además de una labor de posicionamiento de marcas y el desarrollo de productos más rentables en los diferentes segmentos del mercado.

Por otro lado, las estrategias de reducción de costos serán cada vez más importantes entre las empresas del sector. Éstas consistirán principalmente en un menor ritmo de contratación de personal, una mayor optimización de los costos operativos y logísticos, así como la búsqueda de mayores eficiencias en la fuerza de ventas y distribución.

Riesgos latentes

Los principales riesgos que enfrentará el sector estarán ligados a una mayor competencia entre las empresas –marcada por el ingreso de nuevos postores y por los mayores montos de inversión por parte de las firmas–, así como a posibles cambios regulatorios, como el asociado a la reglamentación de la ley de comida chatarra, que afectará la comercialización de productos calificados como no saludables.

Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.
[contact-form-7 id="55196" title="¡Suscríbase a nuestro boletín!"]