Estudio
viernes, 8 de agosto del 2014

El sector minorista: Talón de Aquiles de Warren Bufett

La rápida transformación que ha causado la bonanza de Internet desconcierta al ‘Oráculo de Omaha’.

Según Warren Bufett, este es el único rubro donde su historial de inversión es “espantoso”, “bastante malo” o “realmente malo”.

El pequeño grupo de empresas minoristas de Berkshire Hathaway Inc. —desde See’s Candies a Ben Bridge Jeweler y Nebraska Furniture Mart— recibe poca atención de inversionistas y analistas, aunque las empresas son rentables.

Sin embargo, el sector minorista sigue desconcertando al inversionista multimillonario y su socio Charlie Munger. Se quejan desde hace años de su mala suerte al invertir en este rubro y han hablado de sus “fracasos” minoristas en reuniones anuales y entrevistas.

Más recientemente, el dúo —famoso por su aversión a invertir en tecnología— se ha lamentado por la rapidez con que Internet está cambiando los hábitos de consumo y afectando a los minoristas que posee Berkshire de formas que no preveían.

En la reunión anual de Berkshire en mayo, Munger señaló el negocio minorista como un rubro bajo amenaza. “Creo que la nueva tecnología será muy disruptiva (…) el sector minorista en particular enfrenta grandes amenazas”, sostuvo.

Eso es mucha atención para nueve empresas que representan apenas 2% de los US$182.000 millones en ingresos anuales de Berkshire y muestra lo consciente que está Bufett de la mancha poco habitual en su admirable historial de inversión.


El inversionista de 83 años, que convirtió a Berskshire, con sede en Omaha, en el estado de Nebraska, en un gigante con US$316.000 millones en valor de mercado, prefirió no hacer comentarios.

Las dificultades de Bufett en el sector minorista datan de los comienzos de Berkshire. En una carta a inversionistas en 1989, afirmó que un acuerdo de 1966 para comprar la tienda por departamentos Hochschild Kohn, de Baltimore, había sido uno de los mayores errores del conglomerado hasta ese momento.

Bufett ha dicho que el rubro minorista es un desafío porque los hábitos de compra y los canales de venta cambian constantemente, lo que dificulta que una empresa construya y mantenga ventajas competitivas, o lo que él llama “fosos económicos”. A lo largo de los años, Bufett ha comprado una serie de pequeñas empresas minoristas que parecían tener al menos cierta protección, pero debido a Internet, esos fosos corren peligro de secarse.

Como muchos otros inversionistas, Bufett —conocido como el “Oráculo de Omaha”— aparentemente no anticipó “este cambio tecnológico sísmico”, que sacudiría el sector minorista, señala David Kass, un accionista de Berkshire y profesor de finanzas en la escuela de negocios de la Universidad de Maryland en College Park.

De la misma forma que critica su propio historial, Bufett habla de forma efusiva sobre alguien que, a su parecer, lo entendió hace años: Jeff Bezos, de Amazon.com Inc.

El año pasado, cuando Bezos negociaba la compra del diario The Washington Post de manos de Graham Holdings Co., Bufett, asesor de larga data del periódico, le dijo a su presidente ejecutivo, Don Graham, que Bezos era el “mejor presidente ejecutivo de Estados Unidos”, según comentarios que hizo Graham en ese momento.

Más recientemente, Bufett llamó a Bezos “atrozmente inteligente”. Consistente con su estilo de propiedad de no intervenir en sus subsidiarias, no hay indicaciones de que Bufett esté presionando a sus gerentes para que se parezcan más a Amazon.


De todos modos, varios de ellos indicaron que están tomando medidas para protegerse de rivales en Internet y conseguir negocios fuera de los canales tradicionales.

Brad Kinstler, quien dirige See’s Candles, sostiene que la empresa presentará un nuevo sitio web a comienzos de 2015 y ha ampliado su presencia en medios sociales.

“Estamos abordando la forma en que quiere comprar el consumidor”, ya sea haciendo el pedido en línea y retirando la mercadería en una tienda, o con un envío a domicilio, afirma Kinstler. El comercio electrónico representa sólo 5% de los US$400 millones en ventas de la empresa pero crece con rapidez, agrega.

Ed Bridge, copresidente ejecutivo de Ben Bridge Jeweler, señala que la cadena de joyerías, que opera tiendas en centros comerciales, está intensificando marcadamente sus esfuerzos de marketing digital para compensar en parte una “caída” en el tránsito de clientes en los centros comerciales donde hacen sus compras personas de ingresos medios y bajos.

En 2007, ocho negocios minoristas de Berkshire generaron US$3.400 millones en ventas y US$274 millones en ganancias antes de impuestos. Para 2012, los ingresos ascendieron 8% a US$3.700 millones y las utilidades subieron 11% a US$306 millones.

El grupo minorista registró un considerable aumento de los ingresos y las ganancias el año pasado, principalmente debido a la compra en 2012 de Oriental Trading, un vendedor de productos de bajo costo para fiestas con sede en Omaha, informó Berkshire.

Buffett no se ha explayado sobre la manera en que Internet está afectando sus empresas minoristas, pero en su carta anual de 2013 a los inversionistas, afirmó que algunas empresas en el grupo de manufactura, servicios y minorista de Berkshire “tienen retornos muy débiles, resultado de algunos graves errores que cometí en mi tarea de asignación de capital. No he sido engañado; simplemente me equivoqué en mi evaluación de las dinámicas económicas de la empresa o la industria en la que operaba”.

Incluso el historial de Berkshire en inversiones bursátiles en minoristas es irregular: si bien grandes apuestas en Wal-Mart Stores Inc. y Costco Wholesale Corp. han rendido sus frutos, el holding redujo su participación en la cadena británica de supermercados Tesco PLC, que ha sufrido una pérdida de participación de mercado.

Las cuatro marcas de muebles para el hogar de Berkshire —Nebraska Furniture Mart, R.C. Willey, Star Furniture y Jordan’s— se destacan en su grupo minorista. Con dos tiendas y una tercera que abrirá en Dallas el próximo año, el minorista de descuento Nebraska Furniture Mart obtuvo unos US$900 millones en ventas el año pasado, un aumento de 12,5% frente a 2012.

A pesar de su éxito en mercados locales, “es difícil imaginar que las marcas (de muebles) de Berkshire no sientan la presión en cinco, 10 o 15 años” de rivales en Internet, sostiene Matt McGinley, un analista del sector minorista de la firma de investigación ISI Group.

Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.
[contact-form-7 id="55196" title="¡Suscríbase a nuestro boletín!"]