Estudio
martes, 18 de junio del 2013

El sector textil europeo y su suerte incursionando alrededor del mundo

Algunas compañías no tienen tanta suerte como otras.

Daniel Galván, director de GBS Finanzas, lo explicó así: “En este momento hay dos tipos de empresa textil: aquellas cuyas ventas dependen en un 100% del mercado nacional y aquellas que tienen un porcentaje creciente de facturación en el extranjero”.

Las primeras, no pasan por su mejor momento; y las segundas, están capeando el temporal, con mejor o peor fortuna. Así de simple. En el segundo caso se encuentran grandes como Inditex (que el año pasado registró un crecimiento de 22%, aunque en este primer trimestre frenó su crecimiento hasta el 2% por un mal tiempo) o Mango, cuya facturación depende en un 84% del mercado extranjero, y que en el 2012 incremento sus beneficios casi en 80%.

Sin embargo, la tónica general del mercado español en nada se parece a la situación del grupo de Zara o el de Isak Andic. Según un reciente informe de la patronal del sector, Acotex, el volumen de negocio textil ha caído un 30 por ciento desde 2006. Concretamente, los españoles han dejado de gastar 735 euros en este tipo de productos por efecto de la recesión económica.

Y el asunto es que, de acuerdo con Borja Oria, presidente de Acotex, no parece que se haya tocado fondo. Según relató recientemente en la presentación del informe, el sector había comenzado a recuperarse a mediados del año pasado, cuando llegó la subida del IVA y puso freno a la recuperación. El resultado fue la pérdida de 4.540 empleos y una caída adicional del 1,12 por ciento el año pasado, que llevó la facturación a niveles de hace veinte años. Y 2013 no ha comenzado mucho mejor. El IVA sigue afectando negativamente a las ventas, que también se han visto castigadas por el mal tiempo. Así las cosas, desde Acotex vaticinan una caída adicional de entre el 4 y el 6 por ciento para este ejercicio.

Así, uno de los cambios que ocurrió en los últimos años es el auge de los outlets (tiendas donde se venden productos de marca de temporadas pasadas, con descuentos). Estos establecimientos apenas representaban un 0,1% de la cuota de mercado en el 2001; hoy atraen a casi el 15% de los compradores.  Oria detalla que los precios reducidos en tiempos de estrecheces son uno de los motivos de su éxito, así como el hecho de que las tiendas de marca hayan reducido sus ventas durante la temporada, lo que provoca que haya más variedad y tallas en los outlets.

Moda a bajo precio

De igual forma ha sucedido con las tiendas de moda «low cost» como Primark, Lefties (de Inditex) o Shana, que cuentan con la ventaja de que, junto con sus precios modestos, ofrecen una «experiencia de cliente» similar a la de una cadena de un segmento superior. «Este tipo de tiendas, que tienen un precio bajo pero no descuidan el consumer experience, ya venden dos de cada diez prendas», relata Daniel Galván, director de GBS Finanzas. Galván pone el ejemplo de las zapaterías MaryPaz, cuyas tiendas están bien situadas, con una decoración «más o menos mona» pero «con un precio más bajo. No es lo mismo comprar ahí que en tiendas de saldo, donde los artículos están apilados en montones». Su modelo está siendo un éxito, con más de cien millones de facturación, según Galván.

El proceso inverso lo están viviendo las tiendas multimarca, que han perdido el liderazgo en los últimos cinco años y se sitúan desde 2011 en el tercer lugar.

La incursión en Internet

Otro de los factores que está modificando los usos de consumo es la penetración creciente de los canales online. Si bien Acotex señala que sigue siendo una vía minoritaria -el 2 por ciento de las ventas totales-, su subida está siendo vertiginosa: la facturación se incrementó en 2012 en un 45 por ciento hasta los 700 millones de euros, según la consultora DBK.

Además, el sector espera llegar al 10-12 por ciento del volumen total de ventas (similar a países europeos acostumbrados a la venta por catálogo) en el plazo de cinco años, como asevera Marta Panera, directora de comunicación de Showroomprive, uno de los grandes clubs de ventas online en Europa. Panera sí es optimista en cuanto al comportamiento de su segmento: «A nivel analógico, la moda está pasando un mal momento, pero a nivel electrónico es muy potente, hay margen para crecer tanto dentro como fuera de España», dice esta profesional.

En general,  se resalta que «buena parte de la solución (a todo lo anterior) pasa por internacionalizarse más, y esto es algo que no suena raro a muchos empresarios del sector, ya que países como España han sido tradicionalmente exportadores de diseño y moda», recomienda un reciente informe de GBS Finanzas.

Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.
[contact-form-7 id="55196" title="¡Suscríbase a nuestro boletín!"]