Estudio
Jueves, 5 de Marzo del 2015

Fast food: cambio global en el modelo gastronómico

En Estados Unidos los restaurantes de comida rápida están perdiendo terreno ante las nuevas cadenas de restaurantes de “casual food” o “fast casual”.

El fast food tradicional pierde terreno en los Estados Unidos ante la arrolladora pujanza de cadenas de casual food con una oferta más sana y elaborada.

Cuando allí se redibuja desde hace tiempo el panorama gastronómico de las ciudades y de los centros comerciales, en España los centros comerciales mantienen, en líneas generales, una oferta basada principalmente en el fast food.

¿Continuaremos con esta tendencia durante mucho tiempo, o veremos una redefinición de la oferta de restauración de nuestros centros en un futuro cercano?

Dándonos cuenta o sin querer hacerlo, los cambios los tenemos bien a la vista desde hace unos pocos años, y ya han empezado a calar en nuestras propias costumbres. Es lo que tienen la globalización y las redes sociales: hacen que ciertos virus se propaguen como la pólvora.

Hace poco, un profesional del marketing negaba la necesidad de un cambio en la identidad y funcionamiento de las zonas de restauración en centros comerciales, alegando que son así porque así lo demanda el público familiar, y que McDonald’s vendía ahora más que nunca.

Pues sí, es bastante probable que sea cierto. McDonald’s ha salido reforzado con la crisis en España, pero no hay que perder de vista que cuando hay crisis, la gente reduce gastos en ciertas cosas. Gracias a ello, probablemente los establecimientos de comida rápida han captado a una gran cantidad de público que antes visitaba establecimientos con un tique medio más elevado, y que no quiere dejar de experimentar el placer de comer fuera de casa.

Dicho esto, cabe preguntarse si estas personas, una vez que estabilicen su poder adquisitivo, van a seguir yendo a establecimientos de comida rápida, o se van a decidir por otras fórmulas que viren del fast food al fast casual, indica el informe de “food court spain”.

En Estados Unidos los restaurantes de comida rápida están perdiendo terreno a pasos agigantados ante la pujanza de las nuevas cadenas de restaurantes de “casual food” o “fast casual”, con un ticket medio que prácticamente dobla al de las cadenas de fast food.

Es de esperarse que eso suceda en diversas partes del mundo por los siguientes motivos:

shakeshack5 - Fast food: cambio global en el modelo gastronómico

Las redes sociales, el cine, la globalización son vehículos que transportan costumbres a una velocidad vertiginosa.

La concienciación sobre la obesidad, los efectos de la vida sedentaria, y la necesidad de una alimentación sana calan mucho más que las inútiles frases amenazadoras en las cajetillas de tabaco.

Estamos concienciados en que hay que comer menos y mejor. Y hasta les ha dado la fiebre a los españoles por ponernos a correr. Por eso, cierto tipo de comida empieza a ser descartada por un creciente número de personas.

En el momento en que a la gente le da por ir en masa a los mercados de productores y pagar por unas cebollas de cultivo biológico el triple de lo que cuestan en el hipermercado, o cuando somos felices comprando las frutas y verduras online directamente al productor porque sabemos que no han sido refrigeradas, enceradas, fumigadas, y se han cogido en el punto óptimo de maduración es evidente que mucha gente va a empezar a exigir ciertos cambios en lo que nos sirven en un restaurante.

Y la producción en la cadena del fast food no es, que digamos, atractiva para aquellos que buscan calidad en lo que ingieren.

Y es que millones de españoles han aprendido que un restaurante puede servir comida “rápida” de calidad. Esto es, platos de preparación sencilla, con una presentación cuidada, y un sabor sobresaliente, que nutre no sólo nuestro estómago, sino también nuestros ojos, sin dañar el bolsillo, y elaborados en el restaurante. No hay nada como saber, para poder exigir.

En el caso de McDonald’s, un icono del fast food que ha construido su imagen en torno a las hamburguesas y las papas fritas, estos cambios en los gustos del consumidor le están costando caros: los últimos resultados en Estados Unidos han reflejado una caída del 15% en el beneficio, y este modelo de restauración (en el que se incluye Burger King, Taco Bell o KFC) está mostrando ya indicios de agotamiento: el mercado está saturado, y las jóvenes generaciones prefieren pagar un poco más por un producto de mayor calidad, en nuevas cadenas de casual food, como las exitosas Chipotle, Panera o Shake Shak.

Ante el descenso de aperturas en EE.UU., el remedio para el fast food llega, únicamente, por la vía de la expansión internacional en países emergentes.

Cuando marcas como Coca-Cola o McDonald’s están revisando de arriba abajo su oferta de producto y su imagen de marca para poder adaptarse al gran cambio de conducta que han mostrado los consumidores en los tres últimos años.

Es indudable que los establecimientos de fast food aún tienen un recorrido y un público muy importante en España. ¿Pero lo conservarán durante mucho tiempo? Es la pregunta que muchos nos hacemos, mientras contemplamos, expectantes, un cambio en el paisaje gastronómico.

mcdonald food peru retail - Fast food: cambio global en el modelo gastronómico

Esta noticia es auspiciada por:

6 convex 891x160 - Fast food: cambio global en el modelo gastronómico

Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email