Estudio
miércoles, 24 de julio del 2013

¿Qué ventajas tendrán las tiendas físicas frente a las tiendas online?

Existen claras diferencias entre ambos campos. Pero la tecnología está haciendo su trabajo.

Al igual que en una pelea de boxeo equilibrada, el comercio electrónico y las tiendas físicas se encuentran en armonía actualmente. Aunque ambos tienen sus propias fortalezas, también tienen deficiencias evidentes.

Las compras en línea ofrecen inmediatez en cuanto al proceso de selección de productos. Los usuarios pueden buscar su artículo, localizarlo al instante y hacer el pedido. Además, también almacenan información para un próximo servicio personalizado. Mientras que la espera en el comercio electrónico es rápida, en las tiendas físicas existen las colas eternas.

Por otro lado, las tiendas físicas pueden ofrecer un gran servicio al cliente, y otorgan inmediatez en la propiedad del cliente con su producto: el cliente paga, y rápidamente puede irse satisfecho con su nueva compra en mano. Sin embargo, la ruta que un cliente toma a una tienda física puede ser ardua y, a veces, llena de obstáculos.

El crecimiento del comercio electrónico parece indicar que las personas están más dispuestas a realizar sus compras en la comodidad de sus propios hogares. Pero allí está el detalle: las tiendas físicas obtienen una gran ventaja ya que comienzan a incorporar tecnología inteligente en los establecimientos.

He aquí el como la tecnología puede dar a las tiendas físicas la ventaja en tres áreas claves de la venta minorista. Por ejemplo:

Personalización:

El comercio electrónico puede ser altamente personalizado. Los usuarios inician sesión y son recibidos inmediatamente por su nombre y ofertas de productos de referencia. Las tiendas online pueden recopilar información del cliente, comportamientos, preferencias, intereses, inclinaciones -y pueden utilizar esta información para atraer a sus clientes con ofertas específicas y personalizadas, y sugerir productos relevantes a los que han comprado en el pasado.

Por el contrario, las tiendas físicas generalmente no tienen la capacidad para saludar a cada cliente por su nombre, y saben exactamente lo que son y lo que pueden desear. De acuerdo con el estudio de Motorola, Annual Holiday Shopper, el 85% de los retailers indicaron que no podían personalizar una visita a la tienda. No obstante, los minoristas pueden ahora conectarse con sus clientes a través de aplicaciones para teléfonos móviles, ofreciendo al cliente ofertas o cupones, o ser capaz de enviar anuncios dirigidos directamente a los consumidores.

Esto significa que las tiendas ya pueden coincidir con la personalización del comercio electrónico, además de ofrecer valiosa interacción cara a cara.

Producto:

Cuando los clientes están comprando un producto en línea, tienen acceso inmediato a presentaciones de marketing, demostraciones y otra información a su alcance. Se puede encontrar el producto en un instante, y compararlo con otros productos similares -o incluso el mismo producto en diferentes tiendas online- y determinar el mejor precio. También puede observar al instante si el artículo que desea está disponible.

Pero las tiendas físicas también pueden ofrecer el mismo tipo de servicio. Los clientes pueden obtener información de productos mediante el escaneo de códigos de barra. Se puede acceder a las herramientas de redes sociales y encontrar comentarios.

Pago:

Pagar por un artículo en línea no requiere mayor esfuerzo. Simplemente se digita un número y la operación se lleva a cabo. El proceso es tan sencillo que parece intangible, y por lo tanto el cliente es susceptible a realizar más compras.

En cambio en una tienda física el cliente puede sufrir interminables colas. Esto no es solo molesto para el cliente, sino que también les da el tiempo suficiente para tener dudas acerca de su compra.

Sin embargo, las tiendas físicas ya pueden ofrecer capacidades de cajas móviles que ayudan a erradicar las colas. De acuerdo con la Encuesta Retail Visión de Motorola Solutions, en cinco años los retailers esperan que más de la mitad de todas las transacciones de los clientes se completen con self-chekout en sus propios dispositivos móviles.

Una vez más, las tiendas físicas de ahora pueden coincidir en las ventajas del comercio electrónico.

En diversas áreas, la tecnología puede llenar el vacío que existe ahora y poner a las tiendas físicas no solo por encima del comercio electrónico, sino a dos cabezas de éste.

Y cuando el cliente está físicamente dentro de una tienda, realmente puede ‘conectarse con los artículos’, con la marca, con la gente. El comercio electrónico puede ser rápido y fácil, pero puede hacer susceptible al cliente a renunciar a esa “sensación” que lo lleva a elegir a una marca.

Los clientes en las tiendas físicas podrán apreciar el gran servicio que han tenido, y convertirse en defensores de la marca, si se maneja de manera eficiente, fomentando las ventas adicionales por medio de sus propias redes

 

Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.
[contact-form-7 id="55196" title="¡Suscríbase a nuestro boletín!"]