Estudio
lunes, 16 de noviembre del 2015

¿Cuál es la razón de la solidez del holding chileno Falabella?

falabella 3

Falabella se está expandiendo en forma constante en una región que se encuentra en medio de una turbulencia económica.

El rendimiento de Falabella ha sido animado en forma positiva en medio de un contexto de turbulencia económica en la región.

La cadena de tiendas por departamentos de 126 años de antigüedad, ahora emplea a 100,000 personas en todo el continente y vende de todo, desde bolsos hasta herramientas de mano.

El 10 de noviembre anunció un beneficio neto de 95,000 millones de pesos (US$ 136 millones) en el tercer trimestre, un aumento de 16% respecto al año anterior. Los ingresos aumentaron en casi 13%.

A principios de ese mes, en medio de un mar de rebajas de calificación de las empresas en la región, Fitch elevó la calificación crediticia de grado de inversión de la compañía en un escalón, a BBB+.

La razón de la solidez de Falabella es su variedad de negocios, diseminada en forma criteriosa en seis países.

Además de sus 101 tiendas por departamentos, administra 102 supermercados; en conjunto, estos generan cerca de la mitad de los ingresos minoristas del grupo. La otra mitad proviene de 246 grandes tiendas de bricolaje (como resultado de una fusión con Sodimac, otra empresa chilena, en el 2003).

Las fortunas de los tres negocios no se superponen exactamente, ayudando a facilitar el proceso de ventas durante el ciclo.

Falabella también dirige 39 centros comerciales, donde sus tiendas son los locatarios “ancla”. Y en tanto los clientes pasan de una tienda por departamentos de Falabella a un supermercado de propiedad de Falabella, ellos pueden pagar con su tarjeta de crédito Falabella o retirar dinero de uno de los cajeros automáticos del Banco Falabella.

ENFOQUE ECONÓMICO

El segmento de servicios financieros, con montones de datos sobre los hábitos de consumo de los clientes, es considerado uno de los prestamistas más sofisticados de la región.

Su cartera de créditos de US$ 5,700 millones es “impecable”, dice Joaquim Ley, del banco de inversión Itaú BBA. También goza de financiación barata, gracias a las bajas tasas de interés de Chile y la buena calificación de la empresa.

También ha ayudado el enfoque de Falabella en las economías andinas favorables al mercado, el cual continúa creciendo, y no en densos lugares intervencionistas como Brasil.

Chile, Perú y Colombia (donde ocupa el primer lugar tanto en tiendas por departamentos como en almacenes de mejoras para el hogar) representan el 52%, 24% y 14% de sus ventas, respectivamente.

El resto proviene de Argentina y Brasil, donde un minorista chileno más grande, Cencosud, se ha ampliado con más entusiasmo y por lo cual tiene una buena razón para lamentarse.

Argentina y Brasil no aportan ningún beneficio neto para Falabella en este momento. Pero, como señala Ley, juntos tienen 250 millones de consumidores, por lo que vale la pena tener puntos de apoyo allí, que podrían ampliarse siempre y cuando las perspectivas mejoren.

Falabella el retailers más sobresaliente de la región pese a desaceleración

LEE TAMBIÉN: Falabella obtuvo ganancias por US$136 millones durante el tercer trimestre

EL ÉXITO DEL RETAILER CHILENO

Jordi Gaju, gerente de Desarrollo de Falabella, atribuye el éxito de la empresa a su comprensión de los hábitos de compra, que pueden variar enormemente de un país a otro.

Gisele Bündchen, la modelo brasileña, es el rostro de las tiendas por departamentos de Falabella en toda la región. Pero no tenía sentido lanzar una en su tierra natal, donde este tipo de formato comercial es prácticamente inexistente y los consumidores sensibles a las tendencias prefieren proveedores dedicados de moda pasajera.

En Chile, las ferreterías Sodimac del grupo están dirigidas a los aficionados al bricolaje de clase media. A sus contrapartes en Brasil no se les ocurriría levantar un martillo, así que las tiendas allí están diseñadas para atraer más a los constructores, gasfiteros y similares.

Cuando Falabella se expande, nunca se apresura. A veces, luego de entrar en un país y familiarizarse con él, la firma compra una empresa local y la combina con sus propias filiales, para reducir costos y tentar mejores ofertas con los proveedores.

El año pasado, por ejemplo, la filial peruana de Sodimac se fusionó con Maestro.

DESAFÍOS DE FALABELLA

Aparte del entorno macroeconómico, el mayor desafío de Falabella puede ser la creciente sofisticación de los compradores de la región.

Falabella planea invertir US$ 1,000 millones para el 2018 en sistemas informáticos y logística, para impulsar su negocio de comercio electrónico en tanto los consumidores de la región se acostumbran a comprar en línea. Por ahora, muchos todavía disfrutan de ir a las tiendas físicas todo en uno, como los almacenes de Falabella, pero eso también pasó con los estadounidenses y europeos hasta que empezaron a volcarse a tiendas especializadas antes de migrar a la Internet.

En ese sentido, América Latina “está 15-20 años por detrás de las economías avanzadas”, señala Esteban Bowles de A.T. Kearney, una consultora de gestión. Eso le da a la cautelosa firma chilena mucho tiempo para adaptarse.

collage-falabella-peru-retail

Fuente: © The Economist Newspaper Ltd, London, 2015.

Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.
[contact-form-7 id="55196" title="¡Suscríbase a nuestro boletín!"]
Etiquetas