Estudio
Martes, 16 de Julio del 2013

Retailers utilizan tu propio smartphone para detectar comportamientos de compra

Una práctica utilizada por algunos minoristas estadounidenses, hasta donde se sabe.

Quizás, a estas alturas de la tecnología y el nivel de “privacidad” de las cosas, es más factible imaginarse esto: las tiendas están espiando cuánto tiempo pasan en el pasillo de los electrodomésticos, si miran o no las ofertas en música o películas, qué tipo de alimentos compran, qué tan rápido los eligen, etc.

Recientemente, esto se hizo realidad en EE.UU., la cadena Nordstrom quería conocer más a sus clientes, así que decidió “seguir” sus movimientos. Pero no fue tan simple como usar cámaras de video; por otro lado, a tienda optó por rastrear nada menos que las señales wi-fi de sus smartphones.

El experimento de esta compañía no es un hecho ajeno, sino que también se ha puesto en práctica por retailers como Family Dollar, Cabela’s o Mothercare, interesados en recoger datos sobre el comportamiento y estado de ánimo de sus clientes. Así, averiguaron el número de minutos que pasan en determinados pasillos o cuánto tiempo miran un tarro de leche antes de comprarlo.

Sin embargo, ¿es posible rastrear un teléfono con su wi-fi? De acuerdo con el director de Educación de Eset España, “es técnicamente muy complejo y más con la precisión con la que lo están haciendo, pero sí se puede”. “Si tienes varias antenas puedes calibrar la intensidad de señal que se recibe de un teléfono y a partir de allí sacar una trayectoria”, explicó.

Pero cuando los usuarios de las tiendas se enteraron de estos experimentos en Nordstrom, se mostraron en desacuerdo y se quejaron inmediatamente. La compañía quizó calmar los ánimos y recalcó que toda la información obtenida era de clientes anónimos, pero aún así tuvieron que dar por terminado el experimento.

“La idea de que estés siendo acosado en una tienda es, como poco, espeluznante,” explicó al medio estadounidense Robert Plant, profesor de la Escuela de Administración de Negocios en Miami. Sin embargo, los minoristas argumentaron que no están haciendo nada que no se haga habitualmente en internet.

“Las tiendas físicas están en desventaja con las online ya que reciben tan solo unas migajas de información de las personas”, explicó Guido Jouret, jefe del grupo de tecnologías emergentes de Cisco. “¿Por qué no pueden saber si, por ejemplo, un comprador se ha visto intimidado por el precio de un producto?”, añadió.

“La normativa exige que las páginas web que utilicen cookies informen al usuario, ya que monitorizan su actividad en internet”, ha explicado a Teknautas Joaquín Muñoz del despacho de abogados Abanlex. “En los casos de las tiendas físicas, la información sacada de su teléfono móvil es personal. Para obtenerla hay que informar al usuario y que dé su consentimiento tácito. Esto se obtiene anunciando esta información en la puerta. Si el cliente acepta entrar en la tienda se supone que está dando el consentimiento”, ha añadido el abogado, que además aprecia una analogía con el tratamiento en materia de video vigilancia.

 

Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email