Estudio
viernes, 21 de noviembre del 2014

Sears: El antecesor de Amazon y Walmart

La firma minorista está agonizando ante los efectos del comercio electrónico.

Con una historia centenaria, la cadena de distribución Sears continúa dando pelea en el mercado en el mercado americano, sin embargo con el crecimiento explosivo de los retailers online, esta firma empezó a decaer mientras que otros como el gigante de Amazon cambiaban la forma de compra.


Sears

La historia de Sears comienza en 1886 cuando un joven de 22 años llamado Richard Sears, que era empleado en la Estación de Trenes de Nort Redwood, Minnesota, recibió un embarque de relojes para un joyero local.

Este se negó a recibir el pedido y Richard Sears, en lugar de devolverlo, como lo hubiera hecho cualquier persona sin visión comercial, lo compró y vendió cada uno de los relojes obteniendo una pequeña utilidad. Animado por este éxito, Sears decide dejar su trabajo de la Estación de Trenes y comenzar un negocio de ventas de relojes por correo.

El joven Sears decide trasladarse a una ciudad más grande: Chicago. En respuesta a un anuncio que puso en el periódico, contrató los servicios de un relojero llamado Alva C. Roebuck. Así nace el nombre de la firma que nos distingue como empresa «SEARS ROEBUCK».

Sears, Roebuck and Co. (mejor conocido como Sears) es una cadena estadounidense de tiendas departamentales fundada por Richard Warren Sears y Alvah Roebuck en el siglo XIX. Opera en México bajo Sears México.


La alteración en el cambio de siglo

En los últimos años, los minoristas han agonizado sobre los efectos del comercio electrónico. Esto fue lo mismo que sucedió cuando Sears, Roebuck and Co. desafiaron al minorista tradicional, con su catálogo de venta por correo ofreciendo artículos a precios mucho más bajos.

El negocio de catálogo los llevó a crear tiendas físicas con lo cual Sears abrió su primera tienda en Chicago en 1926  y se expandió rápidamente.

La mayor parte de la venta de Sears durante esos años fue por correo,  permitiendo a los consumidores que puedan hacer las compras desde sus propios hogares y que sus elecciones aparecieran en su puerta.


El apreciado «contenido» de Sears

En 1894, el catálogo de Sears Roebuck era de más de 500 páginas de grosor y contó con más productos, por entonces también se vendían máquinas de coser, sillas de montar, bicicletas, zapatos, e instrumentos musicales.

Richard Sears tenía un aprecio por apelar a los clientes a través de su catálogo, y era famoso por escribir cada palabra durante años.

Edgar Rice Burroughs, quien más tarde escribió «Tarzán», tuvo su inicio por escrito para el catálogo de Sears, y Norman Rockwell creó algunas de las portadas. Actores, modelos y estrellas como Gloria Swanson, Susan Hayward, Lauren Bacall, Cheryl Tiegs, Roy Rogers, y Ted Williams aparecieron en los famosos catálogos de la firma minorista.


¿Éxito o fracaso?

Hoy en día, el presidente y consejero delegado Edward Lampert dice que está poniendo el foco en la tecnología ya que necesita impulsar el segmento de comercio electrónico de Sears.

Si tiene éxito, podría de una manera volver a sus raíces, cuando su catálogo era lo máximo en el mercado estadounidense, además, dicen los expertos, que deben reforzar sus marcas Kenmore y Craftsman todavía admiradas haciendo todo lo posible para mantener los productos indispensables para los americanos.

Sin embargo, algunos analistas sostienen que en gran parte la culpa de la caída del minorista fue la compra de una participación en Kmart, que al combinar las dos empresas se creó Sears Holding Corp. en 2004.


Desde entonces, Lampert ha establecido divisiones corporativas y feudos en competencia que han hecho convulsionar a la minorista en un momento en que había que invertir en sus tiendas y especialmente en el comercio electrónico, diezmando además gran parte de sus activos.

Cuando Sears cerró su tienda insignia del centro de Chicago a principios de este año, fue como admitir la derrota. Hasta ahora el minorista sigue cerrando tiendas, despidiendo a empleados, y deshaciéndose de activos con la esperanza de cosechar algo de efectivo en su lucha por competir o incluso simplemente sobrevivir.

La agencia de calificación crediticia Fitch Ratings en septiembre redujo su calificación crediticia de grado de CCC a CC, y advirtió que el minorista no puede tener el dinero en efectivo para operar más allá de 2016, y señaló que prevén que sus ingresos caigan entre 9% y 10% este año.

A pesar que aún no se sabe si este será el final de Sears, lo que si se conoce es que alguna vez fue una de las mejores compañías antes de que aparezcan Amazon y Walmart.

Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.
[contact-form-7 id="55196" title="¡Suscríbase a nuestro boletín!"]