Nacionales
viernes, 13 de abril del 2018

Herramientas de inventarios y compras: MRP y Just in Time

Para mejorar la gestión comercial en una organización, resulta vital emplear herramientas que controlen, optimicen y mantengan los niveles de calidad del inventario.

La gestión de compras tiene un objetivo estratégico en una empresa. Si se realiza de manera óptima, permite mejorar la logística, manejar mejores proveedores de abastecimiento, incrementar la rentabilidad de la compañía, entre otros logros. Y para que esto sea posible es necesario implementar algunas herramientas importantes, como el MRP y Just in Time.

“El MRP es una técnica, un software que sirve para calcular grandes cantidades de materiales necesarios a partir del desarrollo de productos y de las cantidades que se requieren”, indicó Víctor Tateishi, docente del Diploma Internacional en Gestión de Compras de ESAN.

El término significa “planeación de requerimientos de materiales” (MRP, por sus siglas en inglés). Se trata de un sistema de planificación y gestión de inventarios, cuya finalidad es mantener los niveles de stock de productos permanentemente y con mayor agilidad. Además, asegura que la mercancía siempre esté lista para la producción o distribución, lo cual facilita la planeación de las órdenes de compras, entregas, fabricación, etc.

Tateishi ejemplifica un caso: si un producto terminado tiene un desarrollo de materiales o lista de componentes tanto en cantidad como en especificaciones, se necesitará registrar cada uno de ellos. Por ejemplo, el MRP permitirá controlar todos los componentes necesarios para la fabricación de 100 automóviles en una fábrica de una determinada marca.



En el caso de Just in Time, esta es mucho más que una herramienta.

El experto explicó que se trata de una filosofía, una forma de manejar la organización y lograr un objetivo. Se rige por una sola condición: la de “eliminar todo desperdicio”; es decir, todo aquello que no sea esencial o que no agregue valor a la empresa. Esto puede comprender la sobreproducción, los tiempos de espera innecesarios, los defectos en productos, el transporte deficiente, reprocesamientos inadecuados, etc.

“Es necesario revisar de forma permanente cuáles son estos desperdicios. El ahorro de tiempos forma parte de esta filosofía, que no solo gira en torno a los materiales, sino alrededor de cada aspecto de una compañía”, sostuvo el docente.

El Just in Time puede ser aplicado a cualquier área de una organización, ya que no forma parte de una en específico.

Cuando se habla de gestión de compras, no solo se trata de adquirir los productos o los servicios que una empresa requiere. Esto también implica gestionarlos correctamente verificando la calidad, los tiempos y el precio. De allí la importancia de estas herramientas.

Si quieres saber más sobre el tema, participa del Diploma Internacional en Gestión de Compras de ESAN.

Suscríbete al boletín y recibe el mejor contenido en tu correo.

Benchmark Email
Etiquetas